Revista Cultura y Ocio

El egoísmo de Karma Ashcroft

Publicado el 07 abril 2016 por Magik
El martes se emitió en Estados Unidos el cuarto episodio de la tercera temporada de Faking it y todavía no lo he visto, así que voy a hablaros de los tres primeros y habrá spoilers sobre esos episodios, sobre todo de Karmyggedon, el tercer episodio. Ya sabéis, quien avisa no es traidor.
El egoísmo de Karma Ashcroft
La cuestión es que esta tercera temporada ha arrancado con una única cuestión, que está afectando a todos los personajes: ¿pueden Karma y Amy ser amigas? Y los guionistas se esfuerzan, intentan vendernos que es un problema con dos lados, quien que suframos, pero yo lo único que me pregunto es: ¿de verdad Amy debería ser amiga de Karma?
Porque desde aquí os digo que yo lo tengo claro:
El egoísmo de Karma Ashcroft
El punto de partida de la temporada es el siguiente: el verano ha terminado, el instituto va a empezar y Amy vuelve a la ciudad, sintiéndose muchísimo mejor por haber tomado distancia con Karma y habiéndola superado. Sin embargo, cuando intenta recuperar su amistad con Karma, descubre que ésta, para variar, ha cambiado su personalidad a propósito para encajar con su nuevo novio y la gente que conoció siendo socorrista.
No sólo eso, sino que se encuentra con una Karma pasivo-agresiva, que le exige que se disculpe por haber actuado mal, algo por lo que Amy, a priori, no va a pasar, ya que no considera que hiciera nada mal. Y ahí se genera el conflicto, el más serio que han tenido y que en tres episodios no han solucionado.
La verdad es que el conflicto que hay entre ellas, me parece bastante consecuente con la personalidad de Karma, lo que pasa es que este año Karma es todavía más egoísta, petarda y tóxica de lo que venía siendo, pese a que intenten vendernos que sufre. De acuerdo, Karma sufre, pero no es la única y eso no le da carta blanca para ser una petarda egoísta. Amy lleva sufriendo desde el episodio piloto, principalmente gracias a Karma, y siempre intenta actuar de forma correcta y no herir a nadie.
El egoísmo de Karma Ashcroft
Por eso precisamente es tan sencillo tomar partido por Amy, ver que ella tiene más razón que un santo y que a Karma no le importa nadie que no sea ella misma. El hecho de que Karma esté tan dolida y tan dispuesta a batallar por quedarse sola un verano es odioso y patético a partes iguales. ¿De verdad es tan difícil comprender que una persona que está enamorada de ti, a la que no solo no correspondes, sino que has besado para llamar la atención una vez más, necesite tomarse un tiempo para sí misma? ¿De verdad?
Pero, claro, como decía es muy típico de Karma, ya que a ella nunca jamás le han importado los sentimientos de nadie que no sea ella misma. A lo largo de la serie ha mentido, manipulado y cambiado drásticamente su personalidad para llamar la atención y salirse con la suya, usando a Amy como seguro por el camino.
Por eso, en Karmyggedon hubo que darle la razón cuando, por fin, habla en serio con Amy y le dice que no sabe cómo ser su amiga sin herirla. Porque es verdad. Karma es la toxicidad en persona y va jodiendo la vida a todos los que hay su alrededor: no deja de destrozar a Amy, sin tener en cuenta lo que Amy pueda necesitar, concentrándose únicamente en ella y en lo que ella quiere; marea a Liam y encima sigue yendo de digna con él, todo eso mientras destroza las relaciones que ambos dos puedan tener.
El egoísmo de Karma Ashcroft
Sin embargo, no estoy de acuerdo en que Amy está en la misma situación, que es lo que ella dice en esa misma conversación. Bromeáis, ¿no, guionistas? Amy lleva toda la serie haciendo de tripas corazón por Karma, salvándola de su propia estupidez e intentando que no cometa ninguna tontería con sus ínfulas de ser popular y agradar a gente que, en realidad, no es amiga.
Sí, es cierto que Amy ha cometido errores como acostarse con Liam, algo que a Karma le encanta usar como justificación a todo lo que hace con ambos. No obstante, Karma necesitaría ser sincera y admitir que no es algo tan fácil de juzgar como a ella le gusta decir: a fin de cuentas, Liam rompió con ella por sus múltiples mentiras antes de que pasara y Amy fue rechazada por ella y, encima, humillada porque Karma ni siquiera se había parado a pensar que tenía sentimientos hacia ella. Sí, es un error, estuvo mal, pero no se acerca ni lo más mínimo a crueldades que Karma sí ha perpetrado como el beso en la piscina.
Sólo hay que ver la diferencia entre las venganzas de ambas: Amy filtra un video tonto que, sí, es vergonzoso para Karma, pero eso no se puede equiparar a repartir por el instituto el diario con las intimidades de una persona, sobre todo una que sabes que no se aclara con su propia sexualidad y que está enamorada de ti. Eso es cruel y bastante horrible.
El egoísmo de Karma Ashcroft
Por eso, pese a los intentos de los guionistas de mostrar que cada una tiene sus motivos y su parte de razón, lo siento, pero yo no compro. Karma no tiene razón, punto, es una niñata caprichosa y egoísta que está enfadada porque, para variar, Amy no hizo lo que ella quería e intentó hacer lo mejor para sí misma. Y el hecho de que no lo vea, no deja más que en evidencia el hecho de la horrible persona que es y que Amy, pese a los intentos de Shane, debería alejarse completamente de ella. Que no va a pasar, eso lo sabemos todos, pero, bueno, al menos tiene a Lauren que se preocupa de verdad por ella.
Y, por cierto, ¿dónde está Felix? Le echo de menos, ¡quiero que vuelva Felix y le alegre la vida a Amy! ¡Lo exijo!
PD: Justo escribo eso, hago capturas del episodio de esta semana porque no tengo otro y va y veo a Felix, ¡qué alegría, madre mía! Ahora voy a tener que ver el episodio en cuanto pueda, xD.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :