Magazine

El guía del cementerio

Publicado el 09 agosto 2012 por Angeles
(Segunda parte)
Una tarde, aunque ya oscurecía, alcanzó a ver la silueta de un hombre que estaba junto a uno de los caminos, sin moverse, como quien espera... Y Mouchet, no podía ser de otra forma, se dirigió solícito a él:
El guía del cementerio-Señor, ¿puedo ayudarle? ¿Se ha desorientado?-Desde luego que sí, buen hombre, desde luego que sí.-Bueno, dígame…-Pues que he salido a dar un paseo y ahora no sé volver.-Ah, pues yo lo acompaño a la salida. En realidad estamos cerca de una de ellas.-No, la salida no, yo no quiero salir.Mientras hablaban, Mouchet tenía la sensación de que aquel hombre le resultaba familiar. Entornó los ojos en un intento de verlo mejor y entonces una idea cruzó por su cabeza. Le pareció una locura, pero casi sin querer, preguntó:-¿Monsieur… monsieur Balzac? -Sí señor, ese soy yo. ¿Nos conocemos, quizás?Y Mouchet, tembloroso y emocionado, contestó:-Yo a usted sí.Entonces el hombre llamado Balzac le tendió la mano:-¿Y a quien tengo el gusto de saludar?-Me llamo Mouchet, -respondió el guía como si estuviera a punto de perder la conciencia.-Pues bien, amigo Mouchet, a ver si puede indicarme el camino hasta mi morada, que empieza a refrescar.-Sí, sí señor, vamos por aquí…
Mouchet echó a andar junto a Balzac sin saber muy bien qué estaba pasando, pero a pesar de su aturdimiento supo dirigirse al lugar requerido. Cuando todavía estaban a bastante distancia, el señor Balzac dijo:-Ah, creo que ya puedo seguir yo solo. Es por allí, ¿verdad? -Efectivamente, señor, allí, –dijo Mouchet señalando a lo lejos. Y para su propia sorpresa añadió: -Junto al sicómoro, aquel árbol de flores amarillas, ¿lo ve? -Bien, bien, -dijo Balzac con una sonrisa de satisfacción-. Entonces, querido Mouchet, aquí nos despedimos. Le quedo muy agradecido. -No hay de qué, monsieur, ha sido un placer.Balzac continuó su camino y Mouchet, atónito, lo siguió con la mirada hasta que desapareció entre las sombras.

El guía del cementerio se quedó allí un rato más, con el paraguas en la mano y el asombro en el rostro. No podía creer lo que había pasado, e incluso pensó que soñaba.
Pero entonces empezó a comprender lo que cuarenta años atrás, en su primer día de trabajo, le dijo el guía que se jubilaba entonces: -Espero que, si algún día lo necesitas, tengas la suerte de encontrarte con alguno de ellos. Será una experiencia maravillosa, aunque quizás en el primer momento, a causa del pasmo, no te des cuenta de lo que ocurre.


Y así fue cómo Mouchet, el diligente y servicial Mouchet, fue recompensado por  su perpetuo amor al cementerio y a sus residentes. Y fue así cómo a partir de entonces lo vio todo con ojos nuevos.
El guía del cementerio


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Sobre el autor


Angeles 33 veces
compartido
ver su perfil
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta