Revista Comunicación

'El miedo mediatizado'

Publicado el 26 marzo 2012 por Albert Perez Novell

Franklin Delano Roosevelt, presidente de los EEUU tras el crac de 1929, en su discurso de investidura pronunció una frase que, hoy, nos gustaría oirla de boca de nuestros dirigentes: 'the only thing we have to fear is fearitself', que traducido quiere decir que 'Lo único que debemos temer es al miedo mismo'. Frase recogida del filósofo griego Epicteto.

Esa frase vuelve a cobrar vigencia en la actual crisis económica. Una crisis en la que el miedo cobra cada día más protagonismo y se expande exponencialmente con efecto red. Que distinta actitud la de los actuales líderes europeos, que a través de sus voceros mediáticos, nos hacen comulgar con la crisis a diario. Nos acostamos con la prima de riesgo, nos levantamos con la deuda soberana y las estadísticas del paro. 

'Es el tiempo del miedo. Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. Miedo a los ladrones, miedo a la policía, miedo a las puertas sin cerraduras, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión. Miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar. Miedo a la multitud, miedo a la soledad. Miedo a lo que fue y a lo que puede ser. Miedo a morir, miedo a vivir'. Eduardo Galeano.

Miedo al miedo

El poder político, gestiona el miedo en dos direcciones:
Inoculandolo como verdad. La verdad como construcción arbitraria asociada a la fuerza de quien ejerce el poder.  Yotra, más sutil, protegiendo al individuo de los peligros que le acechan, con infinidad de normas de protección y coherción para la protección. El ciudadano es tratado como un adolescente al que  se debe explicar, en todo momento,  los peligros a que se expone, cuidarlo y protegerlo. Es una herencia judeo cristiana que todavía arratramos.  

Los dioses griegos se caracterizaban por ser benevolentes con los humanos, pero de ninguna forma cumplían un rol sobre-protector. El dios hebreo, por el contrario, promovía una protección casi absoluta sobre sus fieles como el pastor con sus ovejas.. y esta concepción la hemostrasladado a nuestros modernos estados democráticos.
Pero pensemos un poco en que es el miedo, como funciona y como lo interiorizamos.Tenemos miedo porque somos sujetos desenates y esto es consustancial al ser humano.

Si el miedo se pudiera embotellar como el agua, convirtiéndose en un producto, el que lo hiciera, se haría de oro. Ningún producto de la historia habría tenido tantas y tan eficaces campañas de relaciones públicas, publicidad y propaganda.

Pero tal como se está produciendo y reproduciendo, sin ser un producto, ya resulta muy rentable.

Miedo al miedo

No es un fenómeno propio de nuestra sociedad, ha existido siempre y se ha explotado siempre por el poder.
Sin el miedo no seríamos como somos, no existirá la religión, ni la guerra, ni la autoridad. En la era moderna, post segunda guerra, hemos asistido al despliegue de múltiples estrategias del miedo. En la llamada guerra fría, miedo al peligro de ataque nuclear, el arsenal que podía destruir al mundo varias veces, cuando con una era suficiente. España no tendría el modelo democrático que tiene, sino se hubieragestado la transición con el miedo al levantamiento del ejército, hasta el golpe vancuna del 23F y así nos va.

Miedo a perder el trabajo. Miedo a no encontrarlo. Miedo a la comida. Miedo al hambre. Miedo en España a recordar. Miedo al terrorismo. Miedo a decir, por si no es políticamente correcto. La última moda es el miedo a las redes sociales que tiene fundamento, pero en este caso, nos puede más la compulsión éximade exhibición, este miedo aún no lo hemos interiorizado.

Todo en la estrategia del miedo es verosimil, cuando no es real. Lo importante son los efectos que tiene en la población, no la realidad de las causas.

Cada día asistimos a la generaciónde formas sutiles de incertidumbre que son la antesala del miedo. Formas, todasellas, de gestión de lo que Freud denomina miedo neurótico y no olvidemos que todos, absolutamente todos, vivimos en el mundo de la neurosis.


Miedo al miedo

El miedo real  se produce cuando existe un peligro real, ante el cual, corre riesgo la integridadde la persona. Es un miedo, de alerta, que pone al sujeto en actitudde huída. Los neuro científicos lo sitúan en el llamado cerebro reptil y losmodernos técnicos del neuromarqueting se apresuran a relacionarlo con elcomportamiento compulsivo del consumo y articulan técnicas para dirigirmensajes directamente al reptil que todos llevamos dentro.
El cerebro reptil, nos sitúa en el puro presente, sinpasado y sin futuro y por tanto es incapaz de aprender o anticipar. No piensani siente emociones, es pura impulsividad. Es el cerebro postmoderno.
Una peli interesante, como caso, es“El teniente corrupto”, remake irónico del fil del mismo nombre de Abel Ferrara (1992) Dirección: Werner Herzog. País: USA.Año: 2009. 

El miedo neurótico, se gesta en corteza cerebral y otras partes del sistema límbico, y es una construcción del propio sujeto. La psicología profunda lo relaciona con un conflicto básico inconsciente no resuelto, ¿y quien no lo tiene? Los conductistas, que no se complican la vida, dicen que es una conducta aprendida.
Es racional e irracional, al mismo tiempo. No hay peligro real que pueda suponer una amenaza para la vida. Se siente ante algo que no existe. Pertenece al orden de la sensación y de la imaginación. La persona comienza a experimentar inseguridad. Su fantasía es que puede pasarle algo pero no sabe ni qué le puede pasar ni qué es lo que le produce el miedo. Esta sensación le hace detenerse o no ejecutar decisiones. Podemos hablar de un miedo al miedo.

Cuanto menos entendemos lo que pasa en el entorno más miedo neurotico generamos. En esta turbocrisis, pocagente conoce las causas y menos las salidas y por lo tanto es profundamentegeneradora de miedo neurótico paralizante.


Como todos llevamos a cuestas este síntomaes fácil que interioricemos los mensajes pesimistas de los mediaincorporándolos a lo que los alemanes llaman Weltanschauung (nuestravisión del mundo). Se refiere a la manera comointernalizamos nuestra individualidad y rasgos culturales, Sabemos que las variaciones de comportamiento, tantoen el ámbito individual como en el social, son una función de la Weltanschauung.
Al principio del post,  me refería a la religión como constructo del miedo, ahora lanueva religión es la ciencia. Hasta hace poco pensabamos que a través delconocimiento científico todo era controlable y que las leyes eran inmutables ynos permitían determinar el presente y el futuro. Se generalizó la idea de quetoda la realidad se reducía a una cadena de causas y efectos de manera tal que,conociendo una parte del sistema, podíamos controlar y prever el comportamientode la totalidad.
Este optimismo se rompió cuando los científicos comprobaron que hay cosas,resultados o hipótesis que son indeterminables. Es decir, cuando aparecen laslimitaciones del determinismo (el indeterminismo). Hoy día, el indeterminismo, ya es una parte importante dela ciencia en forma de la teoría del caos, la estadística bayesiana, la teoríade juegos.
La ciencia ya no es omnipotente y lo resuelve todo.
La física cuántica se encarga de presentarnos paradojas difíciles de resolver, como que vivimos en una especie de metáfora, que puede replicarse infinitamenteen mundos paralelos. A mi esto me supera.


El mundo se complica y el miedo se apodera de los cuerpos y las almas. Sabemos más, pero este saber también es provocador de incertidumbre.
Voy a dar un poco de miedo: No olvidemos que las crisis económicas de los años veinte favorecieron enormemente el auge del fascismo en Alemania e Italia y que dieron pie al estallido de la II Guerra Mundial.
Pero las formas de fascismo mutan con el tiempo, no son rígidas. Nos parecía que Berlusconi era representate de lo que Umberto Eco denomina el urfascismo, y resulta que ahora es substituído por un gobierno de tecnócratas no elegidos. Él si fue, al menos, elegido. Al dictado de poderosas fuerzas económicas en España se cambia la Constitución a golpe de Real Decreto.

Aceptamos soluciones que hace cuatro días hubieramos rechazado, y nos dicen que es para el bien general. El miedo nos paraliza. No sé si se multiplican los indignados, lo que si sé es que semultiplican los asustados, y los asustados pueden ser más peligrosos que el peligro que los asusta.


Miedo al miedo

Siempre puede haber alguien, que atenazado por un miedo insuperable se puede cargar a alguien.
Albert Pérez Novell


Volver a la Portada de Logo Paperblog