Revista Opinión

El neoliberalismo está destruyendo Europa

Publicado el 19 septiembre 2010 por Jaque Al Neoliberalismo
La austeridad y la represión no va a sacar a Europa de la crisis, necesitamos una lucha social contra la política de libre mercado
Cristiano Marazzi, The Guardian
La crisis europea de la deuda soberana, que fue provocado por el endeudamiento público de los estados miembros, tras su aumento a causa de las acciones emprendidas para rescatar a los bancos después de la crisis de 2008, demuestra al menos tres cosas. En primer lugar, que esa moneda no existe sin un Estado. En segundo lugar, que el capitalismo no puede ser gestionado por el mercado por sí solo. Y en tercer lugar, que las medidas de austeridad no sacarán a Europa de la crisis, y que sí pueden hacer que todo sea mucho peor.
Pero el punto más importante es que la reinvención política de Europa dependerá exclusivamente de la lucha social contra la política neoliberal. El neoliberalismo, la idea absurda de gobierno económico basado únicamente en el mercado y su capacidad de autorregularse, está en la raíz de la gran ilusión de una Europa sin líderes, supuestamente unidos por un euro, que ha controlado las diferencias económicas y sociales internas de acuerdo con la lógica de los mercados financieros.
Y, sin embargo, el neoliberalismo sigue siendo el único idioma utilizado por los políticos europeos para enfrentar la crisis y hacer frente a los conflictos sociales que estallarán en los próximos meses. No existe ningún gobierno europeo que no haya adoptado como gestión única las medidas de austeridad y de represión.
Se sabía que las pruebas de tensión bancarias eran de poca utilidad y sólo respiraban un poco de vida a los bancos franceses y alemanes que habían sido expuestos a la deuda soberana de los países periféricos de la UE. El reciente éxito económico de Alemania dado por el aumento de las exportaciones, en particular a las zonas fuera de la zona euro, no puede invertir la dirección del euro a la crisis.
Las grietas entre los países económicamente fuertes y los que son industrialmente débiles, condicionada por la política del Banco Central Europeo, sólo puede empeorar. Con toda probabilidad, el resultado final de esta crisis será la salida de Alemania de la zona euro - ¡es sólo cuestión de tiempo. La salida de Grecia o la salida de España no curarán las grietas en el interior del bloque central de la UE o la brecha entre Alemania -que se centra más en Asia y los mercados sudamericanos- y Francia, que ha ido perdiendo poder económico y credibilidad social para algunos.
La crisis de EE.UU. y la ralentización del crecimiento en países como China, India y Brasil da el golpe de gracia al euro y a la voluntad política de preservar el proyecto europeo. El agotamiento de los métodos para estimular la economía utilizada por el gobierno de Obama y la Reserva Federal, a la ralentización del crecimiento en China para no reventar la burbuja inmobiliaria, y el aumento de las tasas de interés en India frente a la inflación en alza evitan cualquier intento exitoso para relanzar la economía europea, aprovechando la debilidad del euro y la fortaleza de la economía alemana.
En este contexto, las medidas de austeridad impuestas en todos los países de la eurozona será imposible llevar a cabo. No habrá una estampida lejos del plan de estabilidad de Europa - y muy pronto, ya que Hungría nos ha demostrado - con repercusiones sobre la política económica y social dentro de los Estados miembros. Estamos viendo la des-europeización de Europa.
Si este es el resultado de hacer un capitalismo cada vez más centrado en la financiación durante las últimas décadas, entonces, para enfrentar la crisis debemos encontrar una salida del neoliberalismo, que es su causa principal. La solución no es, al menos por el momento, escribir una nueva constitución europea. Está en el inicio de los procesos constitucionales desde la base, donde los movimientos de lucha contra las medidas de austeridad deben pasar a la práctica.
Tenemos que resistir a la reducción de los salarios, oponernos a los recortes en los servicios públicos, redistribuir la riqueza que el capitalismo financiero se ha apropiado, y convertir el crecimiento económico en un desarrollo sostenible. La Europa se caracteriza por su gente y sus diferencias sólo se guardarán si la Europa neoliberal se destruye.
Cristiano Marazzi, The GuardianUna mirada no convencional al neoliberalismo y la globalización

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas