Revista Economía

El nuevo arte de la guerra: Teoría, orígenes y futuro de los conflictos bélicos

Publicado el 18 noviembre 2022 por Javier Pérez Caro @JavierPerezcaro
El nuevo arte de la guerra: Teoría, orígenes y futuro de los conflictos bélicos

[email protected]s [email protected]

La guerra es intrínseca a la condición humana. Siempre emprendida como método de conquista, disuasión o preponderancia hegemónica, sus relatos y experiencias han traspasado cualquier frontera temporal.

De todas las disciplinas que la han estudiado, la literatura -desde Sun Tzu a Clausewitz, de Vegecio a Maquiavelo- ha sido la que ha legado las más excepcionales obras que reflexionan sobre los conflictos, sus dimensiones y las consecuencias que aún hoy podemos percibir.

El General Rafael Dávila , con gran profundidad y calado intelectual, acerca al lector este moderna que no solo se centra en el propio hecho bélico, sino que además se adentra en sus enseñanzas y en todas las dimensiones que convergen en su desarrollo y práctica.

"Para ganar hay que tener

voluntad de vencer"

El General Dávila nos invita a través El nuevo arte de la guerra a reflexionar no sólo sobre la teoría, orígenes o futuro de la guerra, sino sobre filosofía, humanística, valores, principios, credo, la dirección de personas, liderazgo, mando, logística.

* ¿Cómo puedo mejorar como general de mi ejercito -> CEO de mi compañía?

* ¿Qué aprendizajes puedo extraer de la logística militar para planificar al black friday?

* ¿Cómo elegir el campo de batalla -> qué estrategia utilizar para superar a mis competidores?

* ¿Cómo arengar a las tropas -> como motivar a mi equipo humano?

Está todo inventado, solo tenemos que innovar.

"Nunca olvidéis que la guerra

Lo militar nace como consecuencia de las luchas tribales y de la necesidad de tener de manera permanente a miembros del grupo dedicados a una actividad única y principal, la que trata de los asuntos del ataque y de la defensa (...)

(...) escogían a los caballeros mirando que tuviesen tres cualidades: "Que fuesen sufridos, para sobrellevar las miserias, fatigas y trabajos que las guerras les deparasen; diestros en luchas, para que supiesen mejor y más presto matar y vencer a sus enemigos y no se cansasen fácilmente, y que fuesen duros, para no tener piedad de robar los de los enemigos ni de herir o matar, y también que no desmayasen por golpe que recibiesen o dieren".

(...) Las principales virtudes van a ser destacadas con fervor y claridad y son hasta hoy el mejor resumen de lo que lo militar exige del caballero, del soldado: cordura, fortaleza, mesura y justicia.

El sentimiento de unidad crea lazos eternos que perduran a través de los tiempos y forja unidades muy sólidas cuyos miembros se sacrifican individualmente en beneficio del grupo (...)

El nombre, el lema, el himno, el guion, la hermandad, el servicio, la fraternidad... Si códigos prodigiosos capaces de hermanar en su síntesis a todos los hombres y hacerles luchar juntos hasta la muerte por un común ideal (...)

(...) son el honor y la honra los sentimientos que han acompañado a las unidades moviéndolas hasta límites insospechados.

El estratega y el táctico. Uno busca más allá y pide colaboración y trabajo en común, respeto, orden y cosecha para todos. El otro sigue buscando la infiltración, la insidiosa penetración, sembrar doctrina en vez de trigo (...)

La guerra pide prudencia para ganarla (...) un general predecible es un general derrotado.

La guerra es un ejercicio responsable donde la del que manda es tan acusada que llegada la derrota o la victoria se sienten de la misma manera, porque solo tú has consumado ruina o salvación (...)

El compañerismo no es dar ánimo al de al lado, sino permanecer a su lado, saber asumir su tristeza y compartirla. Si es necesario se muere con él, y por él, todo antes de dejarlo morir abandonado.

Un general no debe estar muy ocupado. Su única ocupación es pensar y decidir por él, no por los demás, y hacerlo para los demás. Hablar con su gente y palpar el estado de ánimo de sus soldados, antes y después del combate, en la victoria y en la derrota.

(...) nadie sabe lo que es mandar si antes no ha pasado por la escuela más formativa de las almas de los buenos soldados: la obediencia.

(...) mandar es algo más complejo que liderar porque requiere conocimientos, estudio, capacidad de análisis y de decisión (...) viejas virtudes del honor, austeridad, sacrificio, abnegación, camaradería, valor, las que arrastran y convierten en líder al que manda. Para mandar hay que estar preparado y para liderar, además de saber mandar, debes vivir en la virtud (...)

Mandar queda resumido en pocas palabras y una compleja actividad. Tus órdenes han de ser claras, que se entiendan, que se cumplan, que cada uno sepa lo que se pide, y si es posible, por qué se le pide (...)

(...) para dirigir, organizar, investigar, enseñar, mandar u obedecer hay que estar preparado y eso se logra solo con aprendizaje y disciplina.

"A un general que no cuidó de asegurar los víveres se destruye sin pelear [...]. Es gran máxima la de un general que quiere más destruir al enemigo por hambre que a fuerza de armas".

(...) no disponer de la cultura del futuro que simplemente se basa en tener, disponer, llevar más lejos, y en la sencillez y la rapidez de fabricación.

Mientras unos hacen la guerra otros venden los productos con los que se hace (...)

Mientras unos hacen la guerra otros se adentran por los espacios que la misma guerra crea para atender a sus necesidades.

(...) el general debe dominar lo que tiene y saber lo que puede, y hasta dónde puede (...)

Uno destruye, otro destruye.

―Mi debilidad me obliga por ahora a vivir el engaño; penetrare en las defensas de mi oponente infectándolo todo.

Si pierdes la guerra de la información, aunque tus tanques ganen y ocupen grandes extensiones y núcleos de población, de nada te servirá porque la estrategia pierde.

(...) visión de futuro mirando el pasado, pero esta nueva religión no tiene profetas, sino aves de mal agüero que esperan ante el escenario a que se eche el telón.

Es muy llamativo ver cómo siendo personajes de tiempos muy distintos, de culturas que nada tenían que ver, muy distanciados, escriben lo mismo, transmiten las mismas ideas y parecen haberse leído, al menos han entendido juntos este acontecer que nos ha ocupado: la guerra.

"Si el emperador me quiere que me pague,

pues solo el honor de estar con él no me alcanza"

* La buena elección del terreno suele ser más útil que la fuerza. Nacen pocos hombres fuertes, pero la disciplina forma muchos.

* aconséjate de muchos respecto a lo que debes hacer, y de pocos en lo que quieras hacer.

* Los hombres, las armas, el dinero y el pan son el nervio de la guerra; pero de estos cuatro elementos, los más necesarios son los dos primeros, porque los hombres y las armas encuentran el dinero y el pan; pero el pan y el dinero no encuentran armas y soldados.

* Nada es más difícil que el arte de la maniobra. La dificultad en este terreno consiste en convertir un camino tortuoso en la vía más directa y en cambiar la mala suerte en ventaja.

* El valor junta a la reflexión, la oportunidad al lado del planeamiento (...)

* Cuando el mundo está en paz, un hombre de bien mantiene sus espada al alcance de la mano

"Regla número uno en la página uno del libro de la guerra:

El nuevo arte de la guerra

"Amo la vida,


Volver a la Portada de Logo Paperblog