Revista Comunicación

El palo para selfies: de revolución a prohibición.

Publicado el 06 abril 2015 por Ecualink
El palo para selfies: de revolución a prohibición.
Es imposible pasear por un lugar turístico y no verlo. Los grupos de turistas se apelotonan para hacerse fotografías en los monumentos con este curioso invento: se trata del palo para selfies.
El palo para selfies es un invento japonés de la década de los noventa. Se trata de un palo extensible de acero que al final posee un soporte para sujetar nuestra cámara o smartphone
Además, el monopod suele traer un mando bluetooth para poder disparar nuestras fotografías de manera automática. Otros palos incluyen el bluetooth incorporado en el mango para que el usuario no tenga que hacer ningún esfuerzo para tomar la selfie. 
Simplemente debes colocar el móvil en el soporte del palo, asegurarlo con la pinza y poner el modo cámara. Cuando el móvil esté sincronizado por Bluetooth, con un simple clic en el botón del mango conseguirá hacer una selfie perfecta.
En su momento el invento pasó desapercibido. No fue hasta el año pasado cuando en Asia saltó la fiebre de los palos selfie, especialmente en Corea del sur y China. Los turistas asiáticos empezaron a llegar a occidente con estos curiosos artilugios y fue cuestión de tiempo que el invento llegase a nuestros países.
En las navidades de 2014 se convirtió en el objeto más regalado. El mercado no estaba preparado para tanta demanda, por lo que era muy difícil encontrarlo en tiendas. 
A día de hoy los palos para selfie están disponibles en muchas tiendas online y físicas. Sólo hay que darse una vuelta por una gran superficie comercial para encontrarlo.
La prohibición del palo.
Pero ha surgido un pequeño problema. Como con todo lo bueno, ha llegado la prohibición. Hay numerosos museos, festivales de música y otros lugares públicos que están prohibiendo la utilización del palo.
¿Por qué se prohibe? En muchos casos es por motivos de seguridad, ya que una vara de acero extensible puede utilizarse como una porra para atacar a otras personas, algo que podría generar reyertas en festivales de música u otro tipo de eventos masivos. 
En los museos se trata de un tema de estética, seriedad y respeto. Es muy molesto ver a cientos de turistas agolpados ante la Mona Lisa con un palo gigante haciéndose una fotografía. Lo que hace imposible fotografiar los cuadros para otras personas, o incluso disfrutar de su belleza entre tantas varas de hierro.
Prohibido o no, el palo selfie es un accesorio perfecto para las personas que quieran experimentar un poco con la fotografía, ya que permite hacer interesantes movimientos de cámara.
Descubre más en: http://paloselfie.org
Grupo EcuaLink - Copyright 2015

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog