Revista En Femenino

El parto

Por Mariojj75
El pasado 4 de enero ingresé en el hospital a las 9 de la mañana, ese dia nacería Diego, iban a inducir el parto porque el niño no crecía a buen ritmo, yo tenía la placenta envejecida y el bebé nacería con poco mas de 2`5kg y 37 semanitas...
Total que allí nos fuimos Mario y yo, con mi maletita, la bolsa del bebé y mas miedo que vergüenza. El Asian Hospital es lo que se conoce aquí como "turismo de salud", es decir, tiene mas la apariencia de un hotel que de otra cosa, con su piano de cola en el lobby y sus menús y spa.
LA ODISEA;
Vamos a "Génesis", el área de maternidad. Me tumban en un box...y la primera en la frente. NO SON CAPACES DE PONERME LA VIA. Esto da confianza, eh? allí la enfermera moviendo la aguja dentro de mi, a Mario se le salían los ojos, "no mires cariño, no mires". Para mirar estaba yo. La enfermera se va, trae a otra que finalmente y tras dejar constancia en el suelo y en las sábanas de que no soy de sangre real consigue ponerme la via.
Nos cogemos un librito cada uno y nos disponemos a esperar. Cada uno pasa los nervios a su manera, yo leyendo a Terenci Moix y Mario... resolviendo problemas matemáticos. No se qué de que si Ana se come unas magdalenas y luego le da la mitad a Manuel... si soy yo y las magdalenas son La Bella Easo no hay problema porque no le voy a dar ninguna a Manuel y antes de despejar la X me la he comido.
Total que la oxitocina empieza a hacer efecto, poquito a poco voy notando contracciones suavitas, ahora un poquito mas fuertes, tengo la barriga llena de cables con los que monitorizan la intensidad de las contracciones y el corazón del bebé, le comento a Mario que las noto muy seguidas, que la cosa va rápido... bien, bien.
De repente vienen las enfermeras y me examinan. "hay que pararlas, hay que pararlas". resulta que tenía contracciones cada 2-3min pero no dilataba y el corazón del bebé no respondía bien. Bueeeno, pues se espera un poco... Mario seguía repartiendo magdalenas y yo tenía a Cleopatra surcando el Nilo con velas de luto tras el abandono de Marco Antonio...
Me dejan tomar un poco de gelatina (¡puagh!)y pasan las horas... mas oxitocina... mas contracciones... esta vez el bebé no reacciona mal... pero sigo sin dilatar. Llegan mensajes de ánimo desde España (tengo que dar las gracias a mis hermanos, mi madre, Mayte, Lourdes, Lupe, Esmi... ¡muchas gracias a todos!) y a las 10 de la noche paramos para que me reponga, es evidente que ese dia ya no va a nacer, sigo sin dilatar. Subimos a la habitación para descansar de todo un dia de dolores y nervios. STRIKE UNO.
A las 3 de la mañana del dia 5 me despierto... ¿esto que es? huy, lo mismo que con la oxitocina... ¡CONTRACCIONES!¡PERO SI NO ESTOY ENCHUFADA AL GOTERO!huy huy huy...tranquila, relájate, otras veces las has tenido y se han pasado al rato... bueno, aquí viene otra... a las 4 despierto a Mario, hay que llamar a las enfermeras... CREO QUE ESTOY DE PARTOOOO!
El parto
Nos bajan otra vez a Genesis, me examinan.Me meten en una de las salas de parto porque está todo lleno. Que bien así después ya no me tienen que cambiar, veo la cunita donde mi bebé estará dentro de unas horas...ainsss que nervios... Un poquito mas dilatada. Me monitorizan. Empiezan a bajar las contracciones... ¡noooooooo! pero ya aprovechan y me enchufan la oxitocina(por cierto hacen venir a UN ANESTESISTA para ponerme la via). Ahi vamos otra vez... una, otra... ufff duelen un poquito mas que ayer... ya no son "mild", son "moderate", eso es bueno, con las horas que llevamos ya estoy agotada...(ilusa). Cuando me dejan levantarme (para dilatar mejor) voy viendo como una tras otra, todas abandonan la planta de Génesis con su bebé en brazos...
Me examinan a mediodia... ¡UN CENTÍMETRO!porca miseria...buenostá, dicen que el primero es el mas largo.Pasan las horas, nos miramos ojerosos... ¡Diego hoy tampoco vendrá!¡yo no quiero que nazca el dia de Reyes!¡pobrecito! se va a quedar con sólo un dia especial en todo el año...en fin, me dice la gine que puedo cenar lo que quiera, que necesito fuerzas para mañana.Subimos para la habitación (creo que soy la primera embarazada que entra en la sala de partos y sale 14h después con el bebé todavía dentro) y Mario me trae una mega-hamburguesa del McDonalds. Me la he ganado.Estoy agotada, dolorida y muy, muy asustada. Llevo 2 dias de parto. STRIKE DOS.
Durante la noche no nos dejan descansar mucho, tengo unas decimillas y la tensión bajita (tu verás) así que cuando vienen a las 7 de la mañana a por mi me cuesta contener las ganas de llorar...alguna lagrimilla se escapa y Mario me pilla. Aguanta, aguantaaaaaaaa!.
En Génesis ya conocemos a todas las enfermeras, por suerte hoy no están atendiendo a nadie, sólo estoy yo en la sala. Pregunto a la enfermera "¿cuántos partos tuvisteis ayer?" me responde que siete. "¿Y cuantos esperais hoy?" y con esa franqueza filipina que les caracteriza me responde "ninguno". Se libró porque estaba enganchada a todas las máquinas posibles y sin fuerzas ya, pero la mirada de la cobra asesina sí que se la eché. Algo es algo. Pues hala, contracciones moderadas cada 2-3 min y no he dilatado nada mas. Empezamos a ponernos muy (más) nerviosos... pasan las horas... es el último dia que se puede inducir el parto, después estará el útero muy castigado, y la madre y el bebé no estaránen las mejores condiciones para aguantar un parto natural. Vienen amigos a vernos, se agradece, pero ya nada nos tranquiliza. Se nos acaban las horas. Queremos una eco, una segunda opinión. Hacemos la eco, la otra ginecóloga dice lo mismo, no ha crecido, la placenta está muy vieja, hay que provocar el parto antes de que surjan problemas mas graves. Veo a mi niño encogido en la eco, los pies en una postura antinatural, me da mucha pena, y me anima a tomar la decisión de sacarlo, Mario quiere que nos volvamos a casa y esperemos a un parto natural, yo le entiendo pero no me voy de aqui sin mi hijo, y no me arriesgo a que de pronto no le pase ya nada de comida y no lleguemos a tiempo. Discutimos. Nos abrazamos. Nos desesperamos. Suelto alguna lagrimilla, disimulando para que no se note.
Ya no se puede seguir con la oxitocina. A las 6 de la tarde paramos, necesito descansar... porque mañana toca cesárea. La doctora me permite cenar lo que quiera, Mario me prepara un banquete de comida japonesa y pastel de chocolate. Tengo miedo. No quería que Diego naciese en reyes pero lo de la cesárea... son palabras mayores, ni siquiera  me había planteado esa opción, siempre imaginé que sería un parto natural. STRIKE TRES. Eliminada. Mañana a las 5 nos preparan para quirófano.
LA EPIFANÍA
Esa noche no puedo dormir... para variar. ¿Estaremos haciendo lo correcto? ¿aguantaría mas el bebé ahí dentro? Estamos en la semana 37 de embarazo...
A las 4´30 me meto en la cama supletoria con Mario, tengo miedo, mucho miedo y necesito un abrazo. Así nos pilla la enfermera. No nos importa.
Me vuelven a tomar tensión temperatura etc.
Tardan. Tardan más. Las 5´30. Las 6´00. Otra media hora. Nos desesperamos. Como sigan tardando va a ser parto natural. A las siete y pico se presentan, me tumban en una camilla... y a partir de entonces todo cambia el ritmo, apenas me da tiempo a reaccionar, en seguida me separan de Mario, los dos con lágrimas en los ojos, pero no me puede ver así, consigo sonreir, de hecho entro sonriendo a quirófano. En cuanto cierran las puertas les explico que lo hice por mi marido, que no se engañen que estoy muerta de miedo y sólo quiero llorar, y me pongo a temblar como una hoja, incontrolable. Me traen una manta, dos, tres, me cubren hasta la cabeza, sigo temblando, el anestesista se coloca detrás de mi y me empieza a hablar, poniéndome las manos en la cabeza. Es como un sedante, en seguida me tranquilizo.
Me piden que me ponga en postura fetal y me empiezan a pinchar en la espalda (nunca he llegado a entender lo de pincharme anestesia para poder pincharme la anestesia) tienen que hacer varios intentos porque me sigue doliendo, hasta que finalmente consiguen dormirme de pecho para abajo. Los brazos también los noto entumecidos. Noto que me enredan por ahí abajo, pregunto que si van a empezar ya y me dice el anestesista que ya han empezado, en ese momento todo pasa muy rápido, aparece Mario con cara de susto, le sonrío, le intento tranquilizar, estoy bien, no te preocupes, todo va bien... En ese momento se le desencaja la cara, está mirando por ahí abajo, y LO OIGO, UN LLANTO, FUERTE, INCREÍBLEMENTE FUERTE, LLENO DE VIDA. ES DIEGO.
En ese instante no hay quien me pare, un torrente de lágrimas, un no parar. Son lágrimas de alivio, de emoción, de felicidad... las mas dulces que he derramado en toda mi vida. Me lo ponen encima, respiro hondo... aquí está, por fin... mi bebé...
No soy consciente de que hay una cámara hasta que alguien me dice "mira aquí". Me da igual. Me da todo igual. Menos el trocito de vida que me acaban de colocar en el pecho.
Se lo llevan, "tranquila, está sanísimo y es perfecto, ha pesado 2.788g".
Aquí viene una parte curiosa, que recuerdo con un poquito de aprensión, y en ese momento se libraron todos los que estaban allí incluyendo a Mario porque el ver a mi hijo me había dejado casi casi a la altura del Dalai Lama.
El parto
Oigo a Mario, hablando con la ginecóloga, el cirujano, el personal. Hablan. Por ahí abajo. Como si yo ya sacado el premio no existiera. "Mira Mario" está diciendo la ginecóloga. "Por eso le duele a Marisa el ovario izquierdo siempre, mira, este es el ovario derecho, pues verás, ahora te saco el izquierdo, ¿puedes hacer fotos" mira, este mide un dedo y este dos, Dios la ha bendecido porque un ovario tan grande produce muchos óvulos, a ver, otra foto aquí, mira esto es..." en ese momento desconecté, no quería escuchar, no me importaba. La "Marisa prenatal" la habría armado gorda, aún con las tripas por fuera.
Normalmente justo después de sacar al bebé duermen a la madre, pero yo he pedido que no me durmieran, quería ser consciente de estos momentos y recordarlos siempre. Ahora me arrepiento un poco, escuchando esto...
Me llevan a la sala de reanimación, no me dejan hablar para que no coja gases, Mario está a mi lado. Mi corazón está a menos de 50 pulsaciones por segundo, y eso no es bueno. Me dicen que me van a hacer una transfusión y me niego. Mario vigila el monitor, cada vez que baja de 50 me espabila, "venga, respira, mas rápido, respira". Le explico como puedo que tengo mucho sueño pero que cuando me estoy relajando y durmiendo es como si se me olvidase respirar y es cuando me bajan las pulsaciones. Pero pasan las horas y él tiene que bajar a comer algo,a mi me da mucho miedo...¿y si me quedo dormida y las enfermeras no se dan cuenta del monitor?¿ahora que he conseguido pasar por todo esto me voy a morir? intento mantenerme despierta, no me fío, no me fío, venga, respira, otra vez, otra...
De repente lo veo, MI NIÑO, me lo han limpiado y me lo traen para intentar que coja el pecho, y como en una película americana de sobremesa en Antena 3 mis pulsaciones empiezan a subir, se disparan, mi hijo literalmente me acaba de "arreglar el corazón"...
Nos mandan a la habitación, los hospitales de aquí y sus normas son "curiosas", pero eso pertenece a otro post.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :