Revista Filosofía

El pp: última dosis letal en el suicidio de españa

Por Javier Martínez Gracia @JaviMgracia
Existen tantos y tan urgentes problemas hoy en España, tantos y tan imponentes árboles en el primer plano de lo que abarca nuestra perspectiva, que a ratos resulta difícil ver el bosque que forman como conjunto, el grave deterioro al que apuntan finalmente todos ellos y respecto del cual son simples tramos o ramales que conducen hacia un destino final: nuestra desaparición como sociedad. O digámoslo de una forma más precisa a la altura de nuestro tiempo postilustrado: nuestra desaparición como nación, con lo que ello supone de descabalamiento de una entidad social, política, lingüística, jurídica, económica, mercantil, infraestructural, superestructural… humana que ha ido gestándose durante siglos, paso a paso, eliminando barreras una a una, tendiendo puentes uno tras otro desde los tiempos de las autarquías tribales prerromanas hasta estos otros marcados por la globalización y por internet.
El último hito fundamental en este proceso hacia la formación de sociedades humanas complejas, que es lo que permite constatar que la historia tiene sentido, sobrevino con la Ilustración: a partir de entonces, la historia aceleró su marcha en los países de Occidente al servir de cauce a la formación de entidades nacionales que, frente a la fragmentación que, en todos los niveles, las sociedades arrastraban desde los tiempos medievales, se decidieron a favorecer idiomas comunes, a romper las aduanas interiores que ponían trabas al comercio libre, a redactar códigos legales unitarios que pusieran fin a la maraña de fueros y legislaciones particulares hasta entonces vigentes, a generar las fórmulas democráticas y parlamentarias por las que debían de regirse políticamente las nuevas entidades nacionales… La libertad de pensamiento y la tolerancia fueron ingredientes añadidos del nuevo modo de entender las relaciones sociales, y juntando todo ello llegaremos a comprender cuál fue el marco dentro del cual pudo realizarse el gran desarrollo científico y económico cuyos frutos hoy degustamos. Aunque lo hacemos con un sentido de la responsabilidad manifiestamente mejorable, a la vista de la incuria con la que nos confrontamos con quienes, en uno u otro grado, pretenden devolvernos a etapas de la historia cuyas manifestaciones debieran de pervivir hoy tan sólo en los anaqueles de los museos.
En España, como en todos los países de Occidente, el siglo XIX fue definitivo a la hora de consolidar los principios de la Ilustración. La dialéctica entre los partidarios de los nuevos tiempos y los de quienes pretendían regresar al Antiguo Régimen, encarnó aquí como conflicto entre liberalismo constitucionalista por un lado y carlismo y deseo de regresar a las antiguas divisiones forales por el otro. Las tres guerras carlistas que atravesaron longitudinalmente nuestro sufrido siglo XIX no dejaron concluido el paso que la historia entonces demandaba. Por el contrario, tras el pusilánime mantenimiento por parte de nuestros liberales de determinados fueros y de otras formas de fragmentación, quedó agazapado el impulso reaccionario que acabaría cristalizando en los movimientos nacionalistas de finales del XIX, una forma exacerbada del carlismo.
La Cuarta Guerra Carlista ha sido una guerra larga y soterrada, a ratos caliente, hoy ya, a punto de finalizar, decididamente fría. Los herederos del carlismo están hoy celebrando, ufanos, las vísperas de su victoria final. Han conseguido camuflarse ante la opinión pública como representantes del progreso social, mientras que quienes defendemos los principios liberales e ilustrados, y, consiguientemente, y frente a la fragmentación medievalizante, la vigencia de la nación española, somos expuestos en la plaza pública ante una gran parte de esa misma opinión pública como representantes del facherío más casposo. A la paulatina equiparación entre verdugos etarras (la punta de lanza del postcarlismo) con sus víctimas, el vocabulario hoy políticamente correcto lo llama paz o convivencia social. Y a la destrucción del estado y la nación españoles lo denominan acceso a avanzadas fórmulas de soberanía. Somos como aquel desgraciado que, caído en una sentina y cubierto de mierda hasta la barbilla, viendo cómo seguía hundiéndose cada vez más, al intentar pedir ayuda a Dios sólo consiguió recordar aquella oración que decía: “Bendecid, Señor, los alimentos que vamos a tomar”.
EL PP: ÚLTIMA DOSIS LETAL EN EL SUICIDIO DE ESPAÑA
Estamos recorriendo las últimas etapas de este proceso, de esta guerra hoy ya enfriada y ante cuyas consecuencias pocos sentimos la alarma debida. Momentos destacados de esta fase final han sido, entre otros, la toma de posesión como nuevo ministro del Interior del Gobierno del PP de Jorge Fernández Díaz, que se estrenó alabando la gestión de sus predecesores, Alfredo Pérez Rubalcaba y Antonio Camacho, los anteriores gestores de la negociación con ETA cuyos resultados están ya perfectamente a la vista: acceso de ETA al poder autonómico tras las próximas elecciones en el País Vasco y consiguiente puesta en marcha de la fórmula que permita el acceso a la independencia de ese territorio. Que la de Fernández Díaz a sus antecesores no fue una alabanza ingenua y protocolaria empezó a quedar de manifiesto en la subsiguiente entrevista del ya ministro con el ex presidente Rodríguez Zapatero, en la que, atendiendo al contexto, hay que interpretar que este último le puso al tanto del momento en el que estaba el “proceso”. Y todo ha quedado ya definitivamente desvelado cuando Fernández Díaz ha declarado que hay “una indudable dimensión política” en el problema de ETA, y se ha alineado con toda la patulea antinacional para enfrentarse a la propuesta de UPyD de promover la ilegalización de Bildu y Amaiur.
Es evidente que el gobierno del PP sabe hacia dónde vamos. Y sabe que tras la independencia del País Vasco ha de llegar la de Cataluña. Es lo que Mayor Oreja llama al “gran reto” que tenemos a la vista. Sin embargo, este gobierno ha optado por mantenerse en el camino que conduce a tal previsible resultado (todos los demás resultados son hoy, desgraciadamente, menos previsibles). Esto tiene un nombre: alta traición a la nación española. Nuestra nefasta clase política va a ser responsable (¡entre tantas otras cosas!) de la destrucción de la nación y el estado españoles. Y ese gran segmento de la ciudadanía que hoy se siente inmersa en esto considerándolo un gran paso en dirección hacia el progreso social, junto a esa otra que mira indolente lo que pasa o que, como corderos silenciosos asumen tal destino como algo fatal, serán partícipes en última instancia de esta “gran hazaña” que nos ha de conducir a los vertederos de la historia.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • ETA y el PP

    La Alemania de 1933 le concedió el 43,7 por ciento de los votos al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de los Trabajadores (NSDAP). Que Amaiur obtuviera... Leer el resto

    Por  Cronicasbarbaras
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • El PP y su pollo de San Juan

    Cuando a más de uno, nos ha dao por recordarle a un pepero que su partido es heredero del fascismo español, se nos ha tachado de poco menos de rebuscado, ver... Leer el resto

    Por  Burguillero
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Las recetas que estudia el pp, por ignacio escolar

    recetas estudia ignacio escolar

    www.caducahoy.wordpress.com Viene de www.escolar.net Siete de las medidas que está analizando Mariano Rajoy para recortar entre 20.000 y 40.000 millones... Leer el resto

    Por  Atandocabetes
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • El PP tira a la basura su programa electoral

    tira basura programa electoral

    El Partido Popular sigue su carrera de incumplimentos de promesas electorales a un ritmo que empieza a ser frenético. Como dice hoy El País, si a Zapatero le... Leer el resto

    Por  Joaquim
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • El Gobierno del PP sube impuestos a asalariados y pensionistas

    Gobierno sube impuestos asalariados pensionistas

    Ya están aquí las primeras "medidas económicas" (tijeretazos salvajes, en realidad) del Gobierno del Partido Popular (PP), el aperitivo de lo que nos espera par... Leer el resto

    Por  Joaquim
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • ¿se distinguen el psoe y el pp?

    distinguen psoe

    Cada dia parece más evidente que no es una brecha ideológica la que divide a la sociedad sino que ésta parece situarse en otros parámetros muy distintos a los... Leer el resto

    Por  Franky
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Apostar por el suicidio

    Apostar suicidio

    Aguantando el chaparrón. El Roto, en El País Cuando un caballo, por poco bravo y percherón que sea, va a la muerte se le suele poner orejeras o, directamente,... Leer el resto

    Por  Carmentxu
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD