Revista Viajes

El rugido de Manhattan.

Por Ale

Nueva York, 29 de diciembre de 2009. Son aproximadamente las 7:45 de la tarde. Tras recoger las maletas y sortear algún que otro problemilla en la aduana del aeropuerto (ya os lo contare en otro momento) nos dirigimos a la limusina guiados por Lee, nuestro chofer, un afro americano de dos metros con un cierto parecido entre Wesly Snipes y Chris Tucker (El detective negro de la saga “Hora Punta”) En medio del aparcamiento, solitario, un Lincoln blanco del 79( por lo menos); tras ayudar a Lee con las maletas nos metemos todos de cabeza en el coche. El frío es espantoso, 8 grados bajo cero. A más de uno se le ha ocurrido la genial idea de sacar la cabeza por el techo solar y saludar en plan Richard Gere en “Pretty Woman”, pero la "agradable temperatura" de fuera y la idea de que los mocos se te pegaran en la cara como estalactitas, ha hecho añicos esa fantástica imagen.Todas las ventanas están empañadas y no nos queda otra que apiñarnos los seis en la ventanilla que conecta con el chofer para poder mirar por el parabrisas delantero.La imagen es espectacular, estamos atravesando uno de los magníficos puentes que conectan Queens con Manhattan y al fondo se elevan en la oscuridad de la noche los impresionantes rascacielos iluminados que tantas veces habíamos visto en la gran pantalla. Entre ellos destaca el Edificio Cristler con esa cúpula tan característica en forma de gorro Tailandés (este es un apunte de Lourdes) de la que emanan múltiples aces de luz blanca. Los rascacielos son más espectaculares en vivo y en directo si cabe y da cierto vértigo mirar hacia arriba. Las calles están inundadas de taxis amarillos y el típico humo que sale de las alcantarillas las dota de un cierto toque romántico.
La limusina se para en el 234 de la 52nd street. Hemos llegado a nuestro apartamento. Esta será nuestra casa durante una semana y una dirección que recordaré con cariño. La calle está desierta y mientras observo como se aleja la limusina, hay una cosa que me llama la atención: es el sonido del ambiente, una mezcla entre coches, motor de calefacciones, sirenas de policía, el va y ven de la gente, el metro...ahora si que estamos en Manhattan y esto no es más que su rugido característico.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • El soñador.

    soñador.

    Está claro que a estas alturas no puedo negar que estoy borracho. Ebrio de melancolía, perdido entre los jirones de los recuerdos de sitios en los que nunca he... Leer el resto

    Por  Drgonzo
    LITERATURA, TALENTOS
  • El Coaching

    Coaching

    [Por El Mental Coach] Hola a todos y bienvenidos a este rincón del coaching. Quiero agradecer a ‘La Elástica’ por darme la oportunidad de poder hablaros de lo... Leer el resto

    Por  Anto_laelastica
    COACHING
  • El garbanzo

    garbanzo

    Foto: InternetSaltó de la olla y se quedó enganchado al fogón,se estaba quemando, no tenía salida, alli nadieiba a verle.La dueña de la casa puso el cocido y... Leer el resto

    Por  Pluvisca
    TALENTOS
  • El Scelidosaurus

    Scelidosaurus

    El Scelidosaurus fue un herbívoro del período Jurásico inicial que podría ser el antecesor de grandes dinosaurios del Cretácico como el Stegosaurus o el... Leer el resto

    Por  Enrique
    HISTORIA, MUNDO ANIMAL
  • Manhattan, de Woody Allen

    Desarrollada en el corazón de Nueva York en los ambientes, lugares, bares en los que se movía Allen por aquella época, 1979, Manhattan, en un perfecto blanco y... Leer el resto

    Por  Carmelo
    CINE
  • " el solista "

    solista

    Este viernes se estrena  "EL SOLISTA",dirigida por Joe Wright y protagonizada por Jamie Foxx y Robert Downey Jr. El columnista Steve Lopez ha llegado a un... Leer el resto

    Por  Galeria59
    CINE
  • DdUAaC: Manhattan (1979)

    DdUAaC: Manhattan (1979)

    Diario de una adicta al cine (393)Películas: (7 feb 2009)• Manhattan -1979- (Manhattan). Dirigida por Woody Allen.• Sinopsis: Isaac Davis, neoyorquino de median... Leer el resto

    Por  Gine
    CINE

Revista