Revista Cine

El Safareig - Los amores perros de Dietrich & Garbo

Por Carmen Mingo @carmenmifab
El Safareig - Los amores perros de Dietrich & GarboEl libro "The Girls" de la periodista Diane McLellan en el que trata de las famosas homosexuales de Hollywoood volvió a sacar a la luz la posible homosexualidad de dos grandes mitos de la meca del cine clásico Marlene Dietrich y Greta Garbo.
McLellan asegura que ambas actrices se conocieron en el rodaje del film alemán rodado en Berlín "Die freudlosse Gasse" (1924) donde empezaron una historia de amor que más tarde se convertiría en una pesadilla, sobretodo para la Garbo.
A pesar de que ellas siempre negaran que se conocieran, y que su único encuentro había sido en una reunión organizada por Orson Welles en el año 1945, el hallazgo de unos fragmentos descartados encontrados en el archivo de la Biblioteca del Congreso por McLellan, corroboran dicha información.
Y es que los fragmentos, el único documento que queda ya que nunca ha aparecido el original ni ninguna copia de la película, muestran a ambas actrices haciendo cola frente a una carnicería cuando, de repente, la Garbo se desmaya de hambre frente a la Dietrich...¡¡¡todo un escenón!!!...Eso pasaría a confirmar otras informaciones como las que aseguran que, tras el paso de los años y poco tiempo antes de morir, la Dietrich le reconociera a su confidente David Bret que había participado en el film alemán y que había conocido allí a la Garbo y que su no aparición en la película se debía a que la censura alemana se había encargado de "cortar" la parte en la que ella salía.
El Safareig - Los amores perros de Dietrich & GarboAquella película, en la que Garbo tenía 20 años y Dietrich 24, fue el inicio del romance de las dos divas, historia que acabó "como el rosario de la aurora" sobretodo para la Garbo que tuvo que aguantar los improperios que la Dietrich lanzaba sobre ella en su círculo más íntimo del ambiente teatral berlinés; frases como que "llevaba la ropa interior siempre sucia" ó que "le faltaba sofisticación y buenas maneras" acompañaban a otra muy frecuente en ella siempre que la mencionaba como "esa chica escandinava".Estos improperios no le evitaron sentirse traicionada, herida y traumatizada para siempre.

Volver a la Portada de Logo Paperblog