Revista Medio Ambiente

El salmón camina imparable hacia la extinción

Por Davidalvarez

Ayer terminó la temporada de pesca con muerte en Asturias y el resultado confirma lo que se lleva diciendo desde hace años, el salmón se extingue y no se está haciendo absolutamente nada para remediarlo. En Asturias, esta temporada se han matado por pesca deportiva 414 salmones, el número más bajo de los últmos 11 años y el tercero más bajo de la serie histórica después de 2009 y 2010.

El salmón camina imparable hacia la extinción
Si nos fijamos en la cifra por ríos, en el Sella se han pescado 54 peces (mínimo histórico), en el Cares-Deva 27 (mínimo histórico), en el Eo 18 (mínimo de los últimos 24 años), en el Esva 6 (5 más que los últimos 2 años, pero una cifra ridícula) y solo el Narcea, con 309 salmones, el 75% de las capturas totales, con 9 salmones más que el año pasado, contiene un poco ese descenso brutal.

¿A qué se deben esas diferencia entre ríos? Existe una relación clara entre el caudal del río y entrada de peces, así como con la temperatura del agua, pero habría que hacer un análisis más en detalle. Lo que parece claro, a pesar de lo que muchos afirman, es que no está relacionado con las repoblaciones, por dos razones principales.

El número de peces pescados de origen de repoblación y con adiposa cortada es ínfimo. Según los datos oficiales, entre 2008 y 2020 se pescaron 11618 salmones, de los cuales solo 98 (el 0,84%) tenían la adiposa cortada. Este mismo año, en el Narcea, de los 309 salmones pescados, solo 3 tenían la adiposa cortada.

La segunda razón que no explicaría esa supuesta relación entre repoblación y número de capturas es que según los datos oficiales proporcionados por la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias, el número de pintos repoblados fue muy similar entre el Narcea y el Sella, incluso más en el Sella, por ejemplo, entre 2010 y 2018 se repoblaron 1.486.028 peces en el Sella, procedentes de la piscifactoria de Avalle, y 1.066.025 peces en el Narcea, procedentes de la piscifactoria de las Mestas.

Este descenso global en el número de capturas en los ríos asturianos está ocurriendo también en el resto de ríos ibéricos que aún mantienen poblaciones de salmón. En Cantabria, a falta de 15 días para que termine la temporada, solo se han pescado 17 ejemplares entre los 4 ríos en los que se peude pescar, en el Bidasoa, solo 23 de un cupo máximo de 51. En Galicia poco mas de 30.

A la vista de estos datos, poco hay más que decir que lo que ya se lleva diciendo desde hace tiempo. Es necesario vedar la pesca del salmón en todos los ríos españoles para dejar que los cada vez menos peces que remontan los ríos puedan reproducirse. Se deben dejar de capturar peces para estabularlos y desovarlos en piscifactorías, porque las repoblaciones no solo no son efectivas sino que causan un daño terrible a las poblaciones salvajes, tal como confirman cientos de trabajos científicos, además de privar a esos peces capturados de la oportunidad de reproducirse en el río. Se deben restaurar los cauces, eliminando los obstáculos obsoletos e inútiles que impiden remontar a los peces a las zonas altas de los ríos y se debe incrementar la vigilancia para intentar reducir los casos de vertidos, furtivismo, etc.

Quizás ya lleguemos tarde y el salmón haya llegado al punto de no retorno, pero al menos se debe intentar. Lo que está claro es que las medidas aplicadas hasta ahora no han funcionado y si se sigue por este camino, permitiendo matar los pocos peces que entran, no quedan muchos años para certificar la extinción de la especie.


Volver a la Portada de Logo Paperblog