Revista Salud y Bienestar

El sangrado por la nariz o 'epistaxis'

Por Anna

S.O.S.: Epistaxis


Para empezar el fin de semana, os dejo con la segunda entrada de esta sección donde, después de tomar en cuenta los principios básicos empezamos a hablar de situaciones más concretas. Y como no vamos a empezar por el final, vamos a empezar con algo sencillito: la epistaxis, que no es más que la palabreja que usamos los sanitarios para referirnos al sangrado por la nariz.


Os puede pasar algo no demasiado importante, porque seguro que a todos nos ha pasado alguna vez... Pero la nariz puede sangran por muchas causas, algunas de ellas graves y, además, creo que es algo que la mayoría de gente intenta arreglar haciéndolo mal. Espero que después de esta entrada recordéis las cuatro cositas básicas, y sepáis qué hacer la próxima vez.


¿Por qué se produce el sangrado? Como os he dicho, las causas son múltiples y tampoco es necesario que las conozcáis todos, pero en último término se produce una ruptura de los pequeños vasos del interior de la nariz, produciendo una hemorragia más o menos cuantiosa y de mayor o menor duración.

 

    S.O.S.: Epistaxis
  1. Lo primero que hay que hacer, y esto es fundamental, es echar la cabeza hacia adelante. Será mucho mejor si nos sentamos: primero, porque es más cómodo y, segundo, porque si se pierde mucha sangre nos podemos marear y así evitamos la caída. No sé por qué, pero todo el mundo echa siempre la cabeza hacia atrás... ¡no! Si lo hacemos así estamos favoreciendo el aspirado y tragado de la sangre, provocando el vómito y, en casos graves, el atragantamiento.
  2. Respiraremos por la boca, porque además ayudar a relajarnos, favorece la formación del coágulo en la nariz (al tener que "trabajar menos" con el paso del aire).
  3. Ahora sí, pinzaremos la nariz por la parte blanda, que resulta más efectivo que hacerlo en la parte de arriba. La pinza ha de ser fuerte, lo que queremos es favorecer que se tapone el punto de sangrado y se forme un coágulo... Lo mantendremos unos 10 minutos e intentaremos no hablar, toser o respirar por la nariz.
  4. Después de estos 10 minutos, soltaremos la presión; si el sangrado ha cesado, estupendo. Si sigue, volvemos a repetirlo unos 10-20 minutos más. El proceso de pinzamiento se puede repetir un máximo de 3 veces.

 

¿Qué pasa si no conseguimos detener la hemorragia? Como siempre, habrá que acudir al médico donde ya se encargarán de llevar a cabo otros métodos más apropiados; de todos modos, no hay que ser cafre, si de primeras vemos que hay mucha sangre y no cede en los primeros 10 minutos, no hace falta apurar el tiempo hasta que la persona se desangre: como siempre, sentido común.


Si el sangrado para, que suele ser lo habitual ya en los primeros 10 minutos, limpiaremos la zona con agua templada e intentaremos mantener todavía la postura hacia delante durante un rato, evitando también esfuerzos o sonarse la nariz en las próximas horas.


Como véis, fácil y para todos los públicos, así que ya no tenéis excusa para no saber qué hacer.
Tengo más o menos pensados los temas de los que os hablaré en esta sección pero, como siempre, podéis dejarme vuestras sugerencias.Si tienes algo que decirme, déjame un comentario :)


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :