Revista Belleza

El título no importa

Por Maria
EL TÍTULO NO IMPORTA
EL TÍTULO NO IMPORTA
EL TÍTULO NO IMPORTA
EL TÍTULO NO IMPORTA
EL TÍTULO NO IMPORTA
EL TÍTULO NO IMPORTA
EL TÍTULO NO IMPORTA

La vida en las zonas rurales es muy diferente de la vida en las zonas urbanas. Yo nací en un pueblo y aunque lleve ya media vida en Badajoz, recuerdo mis años allí vividos. En un pueblo tienes tranquilidad, aire limpio, casi no existe el estres, se conoce todo el mundo... son muchos los aspectos positivos y la calidad de vida que se puede llegar a tener. Pero también es cierto que suele haber carencias sobre todo en el aspecto cultural ( cine, teatro, etc) Aunque tal vez debería decir que “había” carencias ya que actualmente en muchas zonas rurales existen las universidades populares que desempeñan un gran papel sociocultural.

Y allí donde no hay una UP o incluso habiéndola tenemos las asociaciones de mujeres que a mi juicio son el verdadero motor de un pueblo. Son mujeres activas, ingeniosas, emprendedoras que no se quedan quietas en casa mirando la telenovela de turno. Son mujeres que se apuntan a cursos de cocina, o de baile, o de papel reciclado... de mil cosas porque con ganas se puede hacer de todo y a cualquier edad.

Hace unas semanas una de estas mujeres descubrió mi blog y se puso en contacto conmigo. Quería saber algunas cosillas de cómo se hace el jabón, los colorantes, etc, porque la asociación de mujeres a la que ella pertenece va a ser la anfitriona de un encuentro de mujeres rurales, que se celebrará en abri y han pensado en hacer jaboncitos para tener un detalle con todas sus compañeras. Y como explicar esas cosas por teléfono resulta un poco complicado, le dije que yo iba un día a su pueblo y les enseñaba.

Y hoy ha sido el día. Mi marido y yo hemos ido a Madrigalejo, un pueblo de la provincia de Cáceres. Allí nos esperaban ellas, todas reunidas en un antiguo colegio del pueblo y hemos hecho dos lotes de jabón, básicos de ingredientes pero con un resultado vistoso. El primero es amarillo con unas hojitas verdes, el segundo blanco con remolinos rosa. Y aunque no hemos visto el resultado final en pastillas, seguro que han quedado bonitos.

Después nos han invitado a un restaurante.

Y para terminar sólo puedo decir que me ha gustado mucho la experiencia y que espero que estas mujeres y otras como ellas sigan siendo el alma de las zonas rurales.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista