Revista Ciclismo

El Tour de 1992. XXV

Por Rafael @merkabici
Easy AdSense by Unreal

 

En esa situación las tornas han cambiado y Miguel Indurain lucha por mantener las pérdidas bajo control. Bugno, que había llegado a estar más de dos minutos por detrás del navarro, se acercará en la meta a un minuto más o menos. Vona adelanta sin miseria alguna a Indurain. E incluso Chiapucci, con toda su fatiga encima, la mete otro minuto al corredor del Banesto, que está totalmente ido encima de su bicicleta. El calor ambiental, la asfixiante sensación de los tiffosi, con miles de manos rozando y tocando su cuerpo e incluso las sensaciones de fatiga tras siete horas y media de esfuerzo continuo pasan factura a Indurain y le hacen parecer muy vulnerable. Quedan sólo dos kilómetros, pero a Miguel se le hacen cien.

 

Sufrimiento

Sufrimiento

Al final Chiapucci entrará vencedor en esa dantesca jornada de Sestrieres, donde ha estado escapado durante más de 220 kilómetros de los 254 que tiene la etapa, y donde ha pasado en cabeza por todos los puertos puntuables, uno de segunda, tres de primera y otro de especial, con tres ascensiones por encima de los 2000 metros y un total de más de cien kilómetros mirando al cielo. El tiempo del ganador, que se va a las siete horas y cuarenta y cuatro minutos, habla bien a las claras de la dureza y la exigencia de esta jornada. Chiapucci llora, de alegría, sí, pero también de dolor, mientras sus masajistas lo llevan en vilo hasta la zona de recuperación. El diablo no puede dar ni un solo paso, tal es su fatiga.

 

Easy AdSense by Unreal

Detrás de él llega su compatriota Franco Vona, que siempre podrá contar cómo adelanto al gran Miguel Indurain en los últimos kilómetros de Sestrieres. Y poco más tarde entra en meta el navarro, a 1:45 de Chiapucci, después de sufrir como nunca en esos últimos metros. Ha recuperado el maillot amarillo, pero casi se le escapa el Tour.

 

Detrás de él irán llegando, con diferencias gigantescas, Gianni Bugno ( a casi tres minutos de Chiapucci) Andrew Hampsten (a casi cuatro) el gran fondista que siempre fue Laurent Fignon (a un poco menos de seis minutos), Gert Jan Theunisse, Pedro Delgado y Steven Rooks (a casi ocho minutos, y con leves diferencias entre ellos) o el líder, Pascal Lino, que pierde la friolera de doce minutos tras haber defendido con valentía su maillot.

Decepción

Decepción

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas