Revista Arquitectura

El "Trumpismo"

Por Ruymangsicilia
Quien siga o haya visitado alguna vez Arquitectura de Puntillas, se dará cuenta que este post nada tiene que ver con la temática del blog, pero desde la irrupción de Donald Trump en la vida política mundial se hacía necesario reservar un espacio para su persona y su estilo. Todo el mundo habla de él así que, ¿Por qué no íbamos a hacerlo nosotros?
Para quien aún no lo sepa, cosa que dudo, Donald John Trump fue promotor antes que presidente de los Estados Unidos. Toda su fortuna tiene su origen en “The Trump Organization”, empresa propiedad de su padre Fred que se dedicaba a los negocios inmobiliarios, construyendo y comprando edificios de alquiler para la clase media en Brooklyn, Queens y Staten Island. Si señores, Donald Trump no deja de ser un promotor más, pero con un estilo diferente al de otros promotores… ¿O no?El  Donald Trump, ejercitando la musculatura de su cara.Está claro que cada promotor, como cada arquitecto, o como cada persona, en definitiva, tiene sus propios gustos, su propio estilo, es algo natural, pero por un momento imaginemos a alguien que le guste lo recargado, el lujo, lo espléndido …pues eso es solo un 10% de lo que puede llegar a ser el estilo Trump, al que, si me lo permiten, bautizaremos como “Trumpismo”.
Para analizar en profundidad el Trumpismo tomaremos como ejemplo su obra más destacada, su alma mater, el símbolo de su fortuna y poder, su cuartel general, la Trump Tower. Nos centraremos en la situada en el número 725 de la Quinta Avenida, en el Midtown Manhattan de Nueva York, entre las calles 56 y 57, obra del arquitecto Der Scutt, que en aquel tiempo había alcanzado la fama por el One Astor Plaza, un rascacielos de 227 metros en Time Square.El Entrada principal de la Trump Tower, custodiada desde hace años por Vicente, el portero.
Ya desde el principio Donal Trump supo sacarle partido al proyecto, obteniendo beneficios desde el minuto uno, en un solar pequeño donde se situaba la tienda Bonwit Teller, con cierto renombre arquitectónico y estilo Art Decó, y en donde no le tembló el pulso a la hora de demolerlo en 1980. En esta época en Nueva York se premiaba a los edificios que mezclaran diferentes usos, como fue el caso de la Torre Trump, y esto, junto con que convirtió la planta baja de la edificación en un espacio público, con un atrio de tres plantas de altura que permitiera el paso peatonal, fue motivo suficiente para que la ciudad de Nueva York compensara al magnate con la construcción de veinte pisos más de los permitidos. No uno ni dos, sino veinte, algo impensable hoy en día.El Antiguo edificio de la tienda Bonwit Teller, que pasó a mejor vida.
El edificio, terminado en 1982 y coincidiendo con la aparición de Naranjito (por aportar un apunte personal y nostálgico), fue el más alto de la época para uso residencial y hoy en día está entre los cien edificios más altos de la ciudad, con 250 metros de alto.
El arquitecto, siempre con el consentimiento de su promotor, proyectó un rascacielos de hormigón con hileras de vidrio de color bronce, que rompía bastante con la imagen de la zona, en donde abundaban los edificios de piedra caliza. Una manera de reducir este impacto visual fue “pixelar” una de las esquinas en las primeras plantas, a modo de mordida y que, personalmente para mí, es lo mejor que tiene el proyecto, por no decir lo único. Los espacios públicos están cubiertos de Breccia Pernice, un exclusivo mármol italiano de color rosa con betas blancas y en el interior se recarga con espejos de bronce y dorados, el color favorito del presidente. En 2006, Forbes evaluó la torre en la módica cifra de 318 millones de dólares.El Esquina "pixelada" de la Trump Tower.
El beneficio de la construcción fueron sus apartamentos de lujo, que se vendieron en muy poco tiempo, debido en parte a los precios que salieron a la venta en una zona que nada tiene que ver con lo que es en la actualidad, con precios que hoy en día oscilan entre los seis y los catorce millones de euros, unos cincuenta mil euros el metro cuadrado. Como dato propio del mundo rosa, personas famosas como Cristiano Ronaldo tienen uno de esos exclusivos apartamentos.
Pero sin duda el “apartamento” que se lleva la palma, el corazón de la Trump Tower, es el que se encuentra en lo alto del rascacielos, un triplex en el piso 66,y en donde el amigo Donald estableció su residencia habitual antes de que se mudara a la Casa Blanca. El valor del mismo se estima que está en torno a los 100 millones de dólares.El La familia Trump después de merendar.
Según el periódico Daily Mail, la residencia es una alabanza al palacio francés de Versalles. No existe esquina que no tenga alguna moldura, de color dorado como no podía ser de otra manera, y recargada con objetos únicos y exclusivos, entre los que se destaca una edición limitada de mil ejemplares de homenaje al boxeador Muhamed Alí y firmados por el deportista. Techos pintados al fresco, sofás con remates de marfil, cubertería colocada permanentemente sobre la mesa del comedor, son muchas de las cosas que se pueden observar con una mirada fugaz. Por tener tiene hasta una fuente, donde la mayoría de las personas la tienen en el jardín delantero antes de entrar a sus casas, él la tiene dentro de su casa.
Sé que cuesta entender, que el gusto por la arquitectura y el interiorismo de la familia Trump es difícil de digerir, pero, y salvando las distancias, no deja de ser algo que nos podemos encontrar a la vuelta de la esquina. En la arquitectura, el promotor tipo Trump existe, quizás no tan ostentoso económicamente, pero si visualmente … el “Trumpismo” ya está aquí y ha llegado para quedarse.El Donald Trump, al que le importa bien poco su factura de la luz.
Espero que hayan disfrutado leyendo este post tanto como yo escribiéndolo. Un saludo.
@ruymangsicilia

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • El despacho.

    despacho.

    Hay que mirar muchas veces con detenimiento, si merece la pena el porcentaje de euforia que logramos, al conseguir determinados objetivos que nos proponemos en... Leer el resto

    Por  Fran Laviada Francisco Álvarez Arias
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • El parque

    parque

    B ama el parque. Hace unas noches dijo "paaarqueee" con voz casi lastimera, mientras dormía. ¡Soñando! Es de las primeras cosas que menciona cuando despierta y... Leer el resto

    Por  Sylvia
    TALENTOS
  • El Camino

    “Si crees que tu vida termina con la muerte, lo que piensas, sientes y haces no tiene sentido. Todo concluye en la incoherencia, en la desintegración”. Leer el resto

    Por  Gabrielvl
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • El desierto

    desierto

    entra en mis zapatos...en mi garganta, en mi ropa.Quiero llegar a ti A pesar de las grandes distanciasRecorrer palmo a palmotus Dunas y cerrosno hay caminos... Leer el resto

    Por  Mulinandu
    LITERATURA, POESÍA, TALENTOS
  • El cansancio

    cansancio

    Hay cierto tabú hacia el cansancio. Como ese tipo en el Metro tan parecido a Dennis Lavant en aquella película, ya sabes de cual te hablo. Uniforme gris a... Leer el resto

    Por  Clochard
    LIBROS, LITERATURA
  • El regreso

    regreso

    9 septiembre 2016 por evasinmás Por fin. Llegó el día. Han vuelto a sus lamentos. No es que durante estos meses haya estado mal en mi refugio, descubrí un... Leer el resto

    Por  Siempreenmedio
    EDUCACIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • El retorno

    retorno

    Resulta tan difícil volver a empezar, dar de nuevo ese primer paso, que sólo a veces se impone una cierta desazón, la certeza de que la tarea nunca estará... Leer el resto

    Por  Oscar
    SOCIEDAD