Revista Comunicación

El vicepresidente de Tussam que recuperó el habla

Publicado el 04 mayo 2012 por Jackdaniels
Son curiosas las zancadillas que te pone la memoria. Cuando menos te lo esperas, ¡zas!, ya te ha jugado la mala pasada. Hoy me he desayunado con la noticia de que alguien ha difundido en Facebook una campaña a favor de la excarcelación de Antonio Fernández, ex Consejero de Empleo enviado a prisión por la jueza Mercedes Alaya por el caso de los ERE fraudulentos. Tal y como está el patio en ese asunto, que alguien se atreva a orquestar una recogida de firmas pidiendo la salida de prisión del ex consejero me ha sorprendido sobre manera. Si los políticos tienen una costumbre anclada con férreas cadenas en la génesis de su comportamiento ésa es la huir escaldados de alguien que está quemado. Y el caso de los ERE fraudulentos ha puesto a muchos políticos andaluces en espantada. Muchos de los presuntamente involucrados se han convertido prácticamente en apestados entre sus compañeros de filas. Por eso me ha llamado la atención que alguien se haya asomado a la osadía poniendo en marcha esa petición pública. Algo que ha hecho, según ha declarado a Europa Press, por pura amistad y sin ningún matiz político. Un gesto que le honra, indudablemente. Lo curioso del caso y la trampa de la memoria estaba en el protagonista de semejante iniciativa: Juan Ramón Troncoso, ex alcalde socialista de San Juan de Aznalfarache y ex vicepresidente de Tussam en la etapa del ex Alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín. En efecto, aquel vicepresidente mudo que tuvo Tussam tras la destitución dimisión del ínclito Guillermo Gutiérrez tras las manifestaciones en la Feria de abril de 2010. El mismo que, mientras los eventuales estaban acampados en la Plaza Nueva reclamando el puesto de trabajo que había ganado con justicia e unas oposiciones, se acercó para decirles que los autobuses que entonces estaban inmovilizados en las dependencias de los talleres de la empresa iban a ser donados a ONGs de países latinoamericanos sí o sí y que, si no se presentaban voluntarios los conductores, pues que se contrataban de la calle y santas pascuas. Hoy, los autobuses están prestando servicio a los sevillanos y los compañeros incorporándose a la empresa con un plan prefijado y aprobado por todas las partes y un horizonte no muy lejano de estabilidad. Afortunadamente. Lástima que entonces Troncoso no tuviese la misma sensibilidad con aquel más de un centenar de familias que la que hoy demuestra con su compañero de partido. Y no es porque me alegre de que alguien esté en prisión, todo lo contrario, sino porque es de seres humanos compadecerse y ayudar a quien lo está pasando realmente mal, aunque sólo sea con unas cuantas palabras alentadoras. Y eso es precisamente lo que hoy me ha traído mi memoria al tiempo presente. Que algunos son más o menos humanos en función de sus propios intereses y según de quién se trate. Algo que desde luego le define mejor que cualquier biografía que sobre él pueda escribirse.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog