Revista Cómics

Elmer

Publicado el 10 febrero 2011 por Alvaropons

ElmerLa verdad, la primera vez que leí algo sobre Elmer, lo primero que pensé es en cuánto mal había hecho Art Spiegelman. Una ficción sobre las vejaciones a las minorías, donde éstas son representadas como pollos inteligentes, parece más una especie de hipérbole desquiciada de los ratones y gatos de Maus que algo original. Lo segundo que leí no mejoró las cosas: los Gallus Gallus adquieren de golpe inteligencia humana y se rebelan contra el hombre… “No, no es Maus. Peor, nueva versión de la Rebelión en la Granja de Orwell habemus. Adiós cerdos, hola pollos” , me temí (lo que me lleva a pensar que no estaría mal que alguien recopilara y publicara la excelente versión que realizó Xots Clapers para la revista Cavall Fort en los 70 y, ya puestos, que se reivindicara la obra de este grandísimo autor y se publicara también una recopilación del genial En Camús que realizó con Mautro)… y ahí se quedó la cosa.
Lo que me sorprendió es que las reseñas positivas se sucedían, a lo que hay que añadir que el hecho de que su creador, Gerry Alanguilan, fuera filipino, me atraía (no por nada en especial, pero uno sigue sintiendo especial cariño por esa segunda invasión Warren protagonizada por autores filipinos como Alex Niño -¡qué maravillosas locuras hacía este hombre!-, Alfredo Alcalá, Néstor Redondo o Tony Dezúñiga). El caso es que, resumiendo, me acabo de leer el famoso Elmer en la edición americana de SLG y no puedo decir menos que es un tebeo muy estimable. Cierto es que no hace nada nuevo, los referentes que citaba al principio están ahí, es evidente, pero el tratamiento y aproximación que toma Alanguilan es lo suficientemente diferente como para que no sean una rémora y, sobre todo, sabe dotar al conjunto de lecturas propias y personales. Más allá de la evidente crítica al tratamiento de las minorías, es posible encontrar interesantes reflexiones sobre los enfrentamientos generacionales y la familia que, si bien quizás adolecen de una visión en exceso condescendiente, no dejan de ser interesantes dentro de una narración donde el dibujante demuestra un excelente pulso narrativo. El sólido dibujo realista de Alanguilan es una base perfecta para la historia que cuenta, destacando precisamente en el planteamiento narrativo de la misma, que si bien peca de un predecible inicio “a lo Gregor Samsa”, va tomando fuerza y resulta en muchos momentos incluso brillante, como en el relato de la aparición de la inteligencia. A lo que hay que añadir cierta humor negro socarrón subterráneo (los Kentucky Fried Chicken -o equivalentes- reconvertidos en genocidas…) que resulta de lo más acertado.
A ver si alguien se anima a publicarlo en España… (2+)
Enlaces:
Primer número (en inglés) de Elmer


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista