Revista Deportes

En Bremen vuelven a respirar

Publicado el 21 enero 2019 por G_artetxe @g_artetxe

El Werder Bremen es uno de los conjuntos históricos de la Bundesliga. Sus últimas campañas han estado repletas de sobresaltos pero ahora parece que vuelven a respirar y a mirar hacia Europa. ¿Volverán?
En Bremen vuelven a respirar
El equipo de la "Ciudad Libre Hanseática de Bremen" fue uno de los socios fundadores de la Bundesliga y siempre ha estado considerado como uno de los grandes conjuntos del norte del país junto al Hamburgo. De hecho, el título liguero aterrizó pronto en el Weserstadion. Fue en 1965, en la segunda edición del torneo.
Tal vez el periodo más exitoso del club llegó en la segunda mitad de la década de los 80 y en los primeros 90. Tras el descenso a 2.Bundesliga en 1980 y de la mano de Otto Rehhagel, los norteños se rearmaron y encadenaron grandes resultados. 3 subcampeonatos y el título de 1988 en el torneo de la regularidad, las DFB Pokal del 91, 94 y 99, la Recopa de Europa de 1992, además de otros torneos como la Intertoto del 98 llenaron las vitrinas del conjunto alemán. La salida del técnico rumbo a Munich en 1995 dejó al Werder en una situación delicada.
En los primeros años del nuevo milenio volvió la estabilidad y con Thomas Schaaf, que llegó al cargo en 1999, en el banquillo llegó el doblete de 2004. Todo parecía ir bien a orillas del Weser pero una serie de malas decisiones llevaron al club a una delicada situación económica y deportiva.
Schaaf dejó el banquillo en 2013, siendo un equipo reconocible por su juego ofensivo y con una defensa adelantada aunque sus últimos meses fueron un tanto caóticos al igual que los primeras jornadas de la campaña 2013/14, cuando el peor arranque de la historia del club en Bundesliga a punto estuvo de devolverle a la 2.Bundesliga. Supieron reconducir la situación y salvaron la categoría.
Poco a poco y tirando de entrenadores forjados en su sistema formativo, el Werder Bremenparece volver a la estabilidad. Tras Viktor Skripnik y Alexander Nouri,es el turno de Florian Kohfeldt al mando de la nave. El joven técnico, nacido el 5 de octubre de 1982, parece estar convenciendo a los dirigentes del conjunto hanseático y fue renovado en abril de 2018 hasta 2021.
Nacido en Siegen y primero de su clase en la promoción de 2015 tiene las ideas claras:“Atreverse con el balón y no tener miedo a perderlo es la idea. Siempre intentar encontrar soluciones, jugando con el dominio de la pelota, salir adelante practicando un fútbol rápido de combinaciones y así llegar a la portería contraria.”
Para sorpresa de muchos, a principio de temporada nombró capitán a Max Kruse y lo explicaba así: “Max juega siempre a su manera. No importa si es en el campo de entrenamiento o en el Weserstadion. Esa forma de afrontar la presión ante miles de espectadores es algo que me gustaría ver en el equipo y es algo que él debe simbolizar.”
Su forma de vivir los partidos en la banda ha calado entre los aficionados. De la mano de futbolistas con talento como el propio Kruse, Davy Klaassen o Claudio Pizarro los hinchas sueñan con volver reverdecer laureles y volver a luchar por títulos. El técnico es consciente de que tras varios años jugando por evitar el descenso haya cierta euforia aunque es realista y sabe que sólo si juegan al máximo pueden ganar a cualquiera pero que si no es así, no lo conseguirán.
Como muestra de su ambición ofensiva, el Werder Bremen es el tercer equipo en la Bundesliga que más remates a puerta intenta y sus tantos están muy repartidos. La espina dorsal del proyecto de Kohfeldt está formada por Jiri Pavlenka en la portería. Una zaga sólida compuesta por Milos Veljkovic, Ludwig Augustinsson, Theodor Gebre Selassie y Niklas Moisander. Un centro del campo donde los baluartes son Maximilian Eggestein y Davy Klaasen. En el ataque la presencia de Max Kruse es indiscutible, aunque sin olvidar la aportación del peruano Claudio Pizarro.
El máximo goleador extranjero en la historia de la Bundesliga no está contando con muchos minutos esta temporada pero su aportación cuando salta al terreno de juego, 2 dianas, y cuando no lo hace es evidente e importante. Su veteranía a la hora de guiar a los más jóvenes está al servicio del grupo.
Con estos ingredientes el Werder Bremen parece estar en disposición de recuperar su puesto entre la nobleza de la Bundesliga y olvidarse de una vez por todas de las penurias de las últimas campañas. ¿Será Florian Kohfeldt el próximo inquilino de larga duración en el banquillo del Weserstadion?
Seguir a @g_artetxe

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas