Revista Cine

En profundidad: La vida de Pi

Publicado el 28 noviembre 2012 por Pilarm

En profundidad: La vida de Pi

FICHA TÉCNICA:

Dirección: Ang Lee

Guión: David Magee (basado en la novela de Yann Martel)

Producción: Ang Lee, Gil Netter

Fotografía: Claudio Miranda

Montaje: Tim Squyres

FICHA ARTÍSTICA:

Pi Patel: Suraj Sharma

Pi adulto: Irrfan Khan

Santosh Patel: Adil Hussain

Gita Patel: Tabu

Escritor: Rafe Spall

Cocinero: Gerard Depardieu

Argumento:

Tras un naufragio en medio del océano Pacífico, el joven indio Pi, hijo de un guarda de zoo que viajaba de la India a Canadá, se encuentra en un bote salvavidas con un único superviviente, un tigre de bengala con quien labrará una emocionante, increíble e inesperada relación.

En profundidad: La vida de Pi

Uno de los estrenos más esperados del año, la nueva producción de Ang Lee, no ha decepcionado en lo más mínimo. Sí, es cierto que puede que no sea una película para todos los públicos, puesto que, a pesar de sus gráficos espectaculares, la narración pausada y el trasfondo filosófico la separan del resto de las películas de puro entretenimiento. Sin embargo, a mí parecer, este es su mayor punto a favor.

Quizás, lo primero que habría que hacer sería aclarar el hecho de que la novela del mismo título en la que está inspirada la película no es un libro de autoayuda al uso, sino que es una especie de fábula en la que se reflexiona sobre la idea de la vida como un viaje con distintas étapas y cómo las circunstancias nos pueden ayudar aunque no lo creamos, así como la religión y sus distintas formas, o la formación de los mitos. Todo esto está plasmado a la perfección en la película en la que nuestro protagonista Pi, nos narra en forma de flashback su experiencia como superviviente de un naufragio, plagada de fantasía, pero con un giro final que es donde se encuentra parte de la moraleja.

En profundidad: La vida de Pi

Mientras la estética espectacular de la película puede que sea lo que atraiga a los espectadores, puede que sea el ritmo lo que les decepcione. Y es que, aunque tiene sus momentos de acción intensa, Ang Lee pone a prueba la capacidad de atención y concentración del espectador en varios momentos, de forma completamente justificada dentro de la historia:  está claro que si te pasas tropecientos días a la deriva en un bote, el tedio también va a formar parte de tu experiencia. Lee quiere que vivamos el viaje físico y espiritual de Pi con él, no que seamos meros expectadores.

Ang Lee se alza, una vez más, como uno de los mejores directores modernos al ser capaz de aunar entretenimiento, contenido, reflexión y estética.

En profundidad: La vida de Pi


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista