Revista Cine

Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza

Publicado el 13 agosto 2019 por La Henryteca @LaHenryteca
Por Victor Fernández y Alejo Cloppet.

Tras su estreno en el Festival de Cannes, con campaña anti-spoiler de por medio, llega a nuestras salas la novena película de Quentin Tarantino, y penúltima de su filmografía, debido a la promesa (mantenida) de retirarse a su décimo film como director. Siguiendo la estela de muchos de sus proyectos, llenos de cinefilia y amor al séptimo arte, el director de Tennessee se lanza, por primera vez, a retratar, desde dentro, el mundo en el que trabaja, retrocediendo a finales de los 60, para mostrarnos los entresijos de ese Hollywood de almas perdidas, en el que vagaban actores en decadencia junto a otros en la cúspide de su carrera. Con una mirada de cierta ternura, que pocas veces ha mostrado Tarantino, “Erase una vez en Hollywood” se convierte, probablemente, en una de las películas más atípicas de su carrera.



Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza Y es que es muy complicado hablar de la última película del director de “Pulp Fiction”. Con muchas de las señas de identidad que le caracterizan (duraciones extensas, diálogos rápidos y ágiles, violencia explicita…), el retrato de un mundo que estaba cambiando por completo se antoja mas íntimo de lo que acostumbra. Deteniéndose en sus personajes de manera mucho más calmada, dándonos momentos emocionantes y bonitos, como ese visionado de Sharon Tate sobre una de sus últimas películas, en un cine donde nadie la reconoce y donde disfruta, cual sueño, de la reacción positiva del público hacia su interpretación (en ese mas que tierno reflejo de una Margot Robbie que está viendo a su alter ego real en pantalla, en una de sus últimas interpretaciones). De esta manera, entre otros muchos ejemplos que podrían darse, se abre un melancólico dialogo entre realidad y ficción que será la piedra angular de la película de Tarantino, dispuesto a re-interpretar la historia de Hollywood a su manera, cambiando todo aquello que no le complazca, cual cuento de hadas.
Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza
Aprovechándose de aquellos aspectos que ama: la serie B, el western televisivo, las películas de artes marciales (aparición maravillosa y desternillante de Bruce Lee de por medio) … Tarantino realiza algo así como su “Ed Wood” personal, regalando amor a esos perdedores del cine. Se muestra, para ello, mas dilatado que en otras ocasiones, y quizá, también, menos redondo en la conexión de una historia cuyo hilo conductor es más débil de lo que nos tiene acostumbrados. Haciendo un retrato más íntimo de personajes, “Erase una vez en Hollywood” se queda coja en cuanto estructura de la historia se refiere. 
Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza
Es cierto que durante mucho tiempo del metraje uno se siente confundido, no logra vislumbrar del todo bien lo que pretende Tarantino con unas historias diversas que parecen no llevar hacia ninguna parte. Y, finalmente, algo así es. Aunque la conexión exista, es mucho mas floja de lo que uno podría esperar de su director. Esto nos da elementos buenos y malos: el bueno, es que, como antes comentábamos, podemos ver a un Tarantino más crepuscular, más íntimo, más interesado en sus personajes que en lo que les rodea; lo malo, por su parte, es que la sensación de acabado redondo que muchas veces suele tener su cine, aquí se disipa, para dejar paso a una sensación extraña, algo agridulce, como si uno sintiese que podía haber dado de más este guion, que lejos que antojarse largo (teniendo en cuenta su duración), parece quedarse corto en ocasiones.
Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza
Es esta sensación rara de la que hablamos la que le deja a uno sin saber bien que opinar acerca de la historia de Rick Dalton y su doble de acción, que parecen ser la excusa de Tarantino para hacer un viaje a través de los escollos de ese Hollywood en transición, con los Manson campando a sus anchas. Teniendo la estaca de la historia en estos dos personajes, que regalan escenas antológicas (esa visita de Brad Pitt a la granja de los Manson, todo el rodaje de ese capitulo piloto, de un western, donde DiCaprio comienza a vislumbrar su posición en la industria actual…), el resto de historias, interesantes en general, pero poco desarrolladas, parecen ser finalmente un boceto a medio dibujar que le sirve a su director para jugar a los “Malditos Bastardos” y entregar un tercio final mas propio de él, hiperviolento y descarado

Ahora bien, aunque no conecte todo como debería, aunque se noten flecos sueltos o uno tenga la sensación de que algo le falta al esqueleto de su historia, Tarantino se las arregla para realizar el que, probablemente sea, el final mas bonito de su carrera. Unos cinco minutos finales (plano final incluido) que muestra a ese Tarantino mas melancólico del que hablábamos. 


Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza
Es por ello que, en definitiva, es muy probable que no estemos ante una de las grandes películas del director. Muchos verán en ella, incluso, una de las más flojas o menos completas, que tampoco es el caso. Podríamos decir que es una de las más personales, teniendo en cuenta la extraña sensación que puede ocasionar esto. Uno siente estar entre el disfrute que casi siempre proporciona su cine (de inmenso talento para el ritmo, que aquí vuelve a demostrar una vez más), la melancolía y amor hacía el séptimo arte, pero también hacia el capricho de alguien que quería imaginar una parte de la historia de Hollywood a su manera y, para ello, se ha alargado en una película que no ha conectado del todo bien en su libreto. Probablemente, tendrá amantes y detractores, como casi siempre su cine. Eso sí, destaca ya en ella un Tarantino en el crepúsculo de su carrera, que está abriendo su corazón hacia una melancolía que apenas conocíamos, y que, probablemente, ya valga la pena, con ello, la entrada de cine.
  • [message]
    • ##check## Lo bueno
      • La curiosa y divertida forma en la que Tarantino mezcla ficción con hechos reales.
        Posiblemente el tono de humor en la película es el mejor conseguido por Tarantino en toda su carrera. La melancolía y ternura que muestra, no del todo habitual en su cine.
    • ##times## Lo malo
      • La debilidad del hilo conductor que da forma a la película.
        Lo desaprovechada que esta Margot Robbie, una enorme actriz con un papel muy mínimo en la historia. 

  • [accordion]
    • Ambientación 9.0
      • Una discreta y nada imponente (pero para bien) representación del Hollywood de 1969, con increíble cuidado al detalle en cada calle que vemos en la película. El nivel de producción es un increíble sobresaliente.
    • Desarrollo de Personajes 7.0
      • El enfoque sobre los personajes de DiCaprio y Pitt son muy contrastables y carismáticos, ambos con ciertas características que nos ayudan a profundizar en los personajes a medida que avanza la película. Pero por otro lado, el resto de personajes quedan bastante mas desdibujados.
    • Argumento / Guión 7.0
      • A pesar de su hilo conductor débil y que el espectador esté gran parte de la película sin ver la intención de sus escenas, gran parte de estas comienzan a encajar y a cobrar sentido ya acercándonos al tercer acto, donde la película cobrará la fuerza necesaria para acabar de forma digna.
    • Banda Sonora 7.5
      • Como es de esperar de Tarantino, no existe una banda sonora como tal, y Tarantino opta por llenar su película de canciones famosas y representativas de la época, con artistas como Simon and Garfunkel, Aretha Franklin y Deep Purple, entre otros. Eso si, la música pasa más desapercibida y discreta que en otras películas del director.
    • Entretenimiento 8.0
      • Como habíamos dicho antes, durante muchas secuencias de la película es difícil comprender a donde quiere ir a parar la película. Sin embargo, esto no interviene en mantener enganchado al espectador, si no que todo lo contrario, nos da más razón para seguir sumergidos en la película, porque conociendo a Tarantino, algo nos quiere decir o adelantar con cada secuencia. También aporta mucho el nivel de humor que hace que los 160 minutos de metraje se nos pasen volando.
    • Montaje / Innovación técnica 7.5
      • Un montaje que se nota que se esfuerza con dificultad en dar ritmo a la película pero que aún así sabe dividir con éxito las distintas líneas narrativas, algo en lo que Tarantino ya tiene cierta experiencia.
  • [message]
    • Puntuación Total  7.5 / 10
      • Érase una vez en Hollywood; melancolía y extrañezaÉrase una vez en Hollywood; melancolía y extrañezaÉrase una vez en Hollywood; melancolía y extrañezaÉrase una vez en Hollywood; melancolía y extrañezaÉrase una vez en Hollywood; melancolía y extrañezaÉrase una vez en Hollywood; melancolía y extrañezaÉrase una vez en Hollywood; melancolía y extrañeza

Trailer:

Fuente Imágenes: Sony Pictures Releasing


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas