Revista Opinión

Es que es un burro

Publicado el 17 mayo 2010 por Franky
ES QUE ES UN BURRO En el régimen anterior de la Dictadura, algunos funcionarios y oficiales utilizaban los malos modos para tratar al pueblo soberano. La gente sencilla le tenía pánico acudir a las ventanillas de los servicios públicos, porque el saludo siempre era intempestivo: “¿Qué quieres? Imposible. Vuelve la semana que viene.” Y, desde luego, no daban ni un saludo al inicio o al final de la breve entrevista. A no ser que fuera un militar o un cura, que se distinguían por sus atuendos y siempre eran bien atendidos. La gente se iba con la sensación de que importunaban. Preferían renunciar a sus derechos a enfrentarse a las ventanillas. Bien es verdad que no todos los funcionarios eran así, pero sí los más.

Los primeros años de la Democracia, cambiaron las cosas. Los oficiales y funcionarios se percataron de que los tiempos eran otros y cualquier abuso o mal trato podía ser denunciado en el libro de reclamaciones. Se repitió por activa y por pasiva que el pueblo es el soberano y, por tanto, el que merece todos los respetos. Y comenzaban saludando y preguntando: “Buenos días. ¿En qué puedo ayudarle?¿Qué desea usted?” La gente no salía de su asombro. Dejaban de temblar e incluso se atrevían a decir: “¿Cómo está usted?”. Al poco tiempo, parecía que la burocracia democrática había asimilado las formas educadas del tratamiento al pueblo.

Desde hace unos años, estamos volviendo a detectar malos modos en las ventanillas municipales y públicas. Algunos funcionarios y oficiales han vuelto a las andadas, como dando a entender que el cortijo es de ellos, porque su partido ha ganado las elecciones; es decir, se ha pasado de la democracia a la partitocracia. El pueblo es el soberano por unos días pero, durante cuatro años, el único amo es el partido. Si algún ciudadano se envalentona y pide el libro de reclamaciones, exclaman con el mayor descaro del mundo: “Reclame usted, escriba todo lo que quiera, verá como no lleva razón.” Y la gente sencilla, que no quiere líos, se va desairada sin ganas de “meneallo”. Alguno, haciendo un acto de heroísmo, pega un grito, suelta un taco y se va echando chiribitas.

Abunda un tipo de funcionario indiferente, frío, inactivo, tibio, que ni siquiera saluda. El público sigue manteniendo las formas y saluda al entrar y se despide al salir, pero el funcionario ni se inmuta; mira hacia otro lado como si no fuera con él. Ha cortado todos los canales de los buenos modales y se queda tan pancho. Se diría que le cuesta dinero saludar, que el corazón se le ha quedado insensibilizado, envuelto en una malla de metal; que sólo reacciona cuando hay propinas o regalos.

A este respecto, recuerdo una anécdota que me contó un amigo -con perdón de Platero-. Salía de su casa, cada mañana, para ir al campo a trabajar. Se encontraba con un vecino que salía con su borriquillo a la misma hora, lo saludaba y respondía a su saludo. Un día, lo paró y le dijo: “Veo que usted me saluda cada mañana, como debe ser. Pero el que va con usted, nunca me saluda, ¿qué pasa? “Es que es un burro” –contestó sin inmutarse. “¡Ah!¡Ya!”. Bueno, pues eso es lo que le pasa a algunos funcionarios incapaces de contestar a un saludo.

JUAN LEIVA


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :