Revista América Latina

Escapada de fin de semana

Por Vagabond

Machu Picchu: Misticismo e historia

 

En el año 2007, el Machu Picchu, lugar arqueológico Inca situado en el valle peruano de Urumamba, fue elegido como una de las maravillas del mundo moderno. Hoy esta zona forma parte del patrimonio de la humanidad y ha ganado una fama universal ya sea por la sorprendente vista que recorre todo el valle a más de 2.000 metros de altura, o por las originales ruinas que se levantan sobre ella.

Hace casi un siglo el explorador americano Hiram Bingham descubrió estas ruinas y las trajo a la luz, sin nisiquiera sospechar que hoy se convertiría en uno de los lugares más místicos del planeta. De hecho, después de este descubrimiento y a partir de los primeros años de 1900, Machu Picchu ha sido un destino turístico internacional que cada año atrae a medio millón de personas. No obstante, vale aclarar que esta afluencia de turismo puede provocar daños a las ruinas, por lo que las autoridades normalmente regula la cantidad de personas que pueden subir.

Según cuenta la historia, Machu Picchu era el sitio de descanso del primer emperador Inca aunque, algunas de las construcciones mejor conservadas indican la presencia de un sitio ceremonial o santuario religioso. Si bien en la cultura Inca la función de palacio y santuario podía complementarse a la perfección.

Este complejo está dividido en dos zonas fundamentales: las terrazas agrícolas que hoy exhiben un musgo verde que recubre las piedras y la zona urbana, donde encontrarás los restos de antiguos talleres, cocinas y habitaciones.


Machu Picchu: Misticismo e historia

 

En lo que respecta a las construcciones religiosas aunque el Templo del Sol puede resultar sorprendente; no dejes de fijarte en la piedra Intihuatana, un antiguo reloj de sol o en los detalles del Templo del Cóndor que, aunque los guías afirman que era un templo, todo parece indicar que se trata de una antigua prisión.

 


Machu Picchu: Misticismo e historia

 

Si eres de los que ama las aventuras, deberás emprender el Camino Inca, un recorrido que dura tres días entre pequeñas calles empedradas y llamas desconfiadas. Si prefieres seguir el camino más cómodo, deberás salir de Cuzco, pasar la noche en Aguas Calientes y después salir apenas salga el sol.


Volver a la Portada de Logo Paperblog