Revista Opinión

Esperanza, Desesperada

Publicado el 02 diciembre 2017 por Carlosgu82

                                          SIGO ESPERANDO

Hace unos días, una persona que aprecio y me aprecia, que sabe perfectamente de mi dolor, me llamó para decirme, ” prepárate, te va a llamar pronto”, es cuestión de días que te llame. Desde ese día se repiten en mi cabeza, una y otra vez, escenas de reconciliación, o no, tal vez de reproches, o no.

Dos mil quinientos cinco días de desesperación, de preguntas, de recuerdos, de ilusiones y desilusiones ¿Por qué?…..¿Por qué?….. ¿Por qué?……

Aún hoy no lo he entendido todavía, no creo que llegue a entenderlo nunca, si al menos me dieras una explicación, algo a lo que aferrarme cuando mi cabeza empieza a dar vueltas y vueltas y vueltas hasta quedar exhausta, y entonces, lloro, y lloro como un niño que no entiende el castigo.

Voy por la calle buscando entre los rostros de la gente el tuyo, aún sabiendo que si te encuentro no querrás mirarme. Y si por casualidad te encuentro, tu reacción, tu mirada al verme es como una patada en el estómago, como un mazazo en la

Esperanza, Desesperada

cabeza, y no me lo creo, no me lo puedo creer que seas tú.

Si en el mundo, había una sola persona que me entendería, que pasara lo que pasara, iba a estar a mi lado, sin juicios,respetando mis decisiones, esa persona eras .

Me pediste tiempo para asimilar, los cambios que se produjeron en nuestras vidas  cuando me marche de casa, después de veinticinco años de un “penoso” matrimonio, psicológicamente destrozada y con la esperanza de poder arreglar mi vida dentro de lo posible.

No eras una niña ya, estabas ya en la Universidad y yo, yo habia tocado fondo, no podía subir, me estaba ahogando en ese pozo infinito y fué cuestión de supervivencia, no me quedaba otra salida, y hacía mucho tiempo que sabía que esa era la única solución posible, no encontre otra. Tomé la decisión demasiado tarde, pensando tal vez que al ser mayor me entenderias mejor, que error. Bueno, lo que “paso”, paso. Que más da, yo te perdí, tal vez…. para siempre, o no.

Creí que aquello que me habia hecho seguir adelante durante tanto tiempo, por lo único que merecía la pena seguir luchando, me borró de su vida.Y yo aún, con esperanza a veces, con desesperación casi siempre.

Cuando te encuentro por la calle, y te vas para otro lado, pienso; “Que guapa que es mi hija”,  COMO LA QUIERO.. No sabe que siempre seré su madre.

Y aquí estoy esperando que suene el teléfono, o que llamen a la puerta, esperando tener esa conversación que termine en abrazo, esas cosas que solo pasan en las películas. Soy muy “ingenua”, lo sé, pero el día que no me quede ni una miajita de esperanza, ese día sera el último día de mi vida.

  
Esperanza, Desesperada
 TE QUIERO MI NIÑA.  CUIDATE MUCHO.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas