Revista Mundo animal

Falaropos

Por Davidalvarez

Falaropos
Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)
Los temporales de la pasada semana nos han traído muchas sorpresas, además de la gran cantidad de Paíños de Leach (Oceanodroma leucorhoa) que se han acercado mucho a la costa y que incluso han llegado a verse a varios kilómetros tierra adentro, otras de las aves que han aparecido en gran número son los falaropos picogruesos (Phalaropus fulicarius), de los que se han observado grupos enormes cerca de costa.
Falaropos
Estos pequeños limícolas, al contrario que otras aves de su misma familia se observan más frecuentemente en el mar que en las rías y estuarios e incluso se les puede ver varias millas mar adentro. La mayoría de las observaciones que se tienen de esta especie se producen en la costa, y por eso ver un falaropo picogrueso en el interior, como este ejemplar que me encontré esta misma mañana en el embalse de San Andrés (Xixón) y que ha había observado ayer Ivan Díaz Pallarés en el mismo lugar, es algo excepcional. Además de estas costumbres marinas, otra de las características más llamativas de los faloropos es que casi siempre se suelen ver nadando y picoteando pequeñas partículas de alimento en la superficie.
Falaropos
Pero la característica más llamativa del falaropo picogrueso y del resto de aves de este género está relacionada con su forma de reproducción. En estas especies los roles sexuales están cambiados y al contrario que ocurre con la inmensa mayoría de las aves, las hembras son las que defienden los territorios y cortejan a los machos, siendo estos los que se encargan de incubar los huevos y criar a los pollos. Debido a esto las hembras son de mayor tamaño y durante la época de cría tienen un color más llamativo que los machos, que lucen un plumaje más apagado y críptico.

Volver a la Portada de Logo Paperblog