Revista Ciclismo

Fascitis plantar, una dolencia muy común entre corredores

Por Rafael @merkabici
Fascitis plantar, una dolencia muy común entre corredores

La fascitis plantar es una de las dolencias más comunes entre corredores. Es una lesión que no reviste gravedad y que se soluciona sin problemas en la inmensa mayoría de los casos.

Fascitis plantar, una dolencia muy común entre corredoresFascitis plantar, una dolencia muy común entre corredores

Qué es la fascitis plantar

Se denomina fascia plantar a la envoltura de los músculos del pie que se sitúan entre los dedos y el talón. Cuando esta envoltura se inflama es cuando se produce este incómodo dolor en la planta del pie, sobre todo en la zona más cercana al talón.

Esta lesión aparece generalmente cuando se produce algún cambio en la pisada debido por ejemplo a un cambio de zapatillas. También puede aparecer cuando se retoman los entrenamientos después de un largo período de inactividad, o cuando se corre por terrenos excesivamente duros.

Fascitis plantar, una dolencia muy común entre corredores

Solución y cómo prevenirla

En la mayoría de los casos esta lesión se soluciona simplemente con descanso. El propio descanso hará que la inflamación de la fascia plantar desaparezca por sí sola.

En el caso de que el problema persista lo ideal es acudir a un fisioterapeuta, el cual nos dará las pautas e indicaciones necesarias para solucionarlo.

En cuanto a la prevención, son muy importantes los estiramientos de los músculos cortos del pie. También es muy importante no apurar en exceso las zapatillas, ya que correr con unas zapatillas demasiado gastadas propicia que aparezca esta lesión.

Otra prevención es hacerse un estudio de la pisada, ya que en algunas ocasiones la fascitis plantar se origina debido a una pisada irregular. Con un estudio de la pisada y unas plantillas y zapatillas adecuadas estaremos previniendo esta lesión.

Fascitis plantar, una dolencia muy común entre corredores

¿Se puede correr con fascitis plantar?

Tomando las precauciones oportunas se puede correr teniendo esta lesión. Para ello habrá que hacer un buen calentamiento de la zona mediante estiramientos.

Lo que no es recomendable es realizar entrenamientos de alta intensidad, ya que se podría agravar el problema.

También es recomendable evitar correr por asfalto, ya que la amortiguación es menor que corriendo por caminos, y la fascia plantar sufre más.

Al terminar el entrenamiento es aconsejable aplicar hielo en la zona y practicar un pequeño masaje.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista