Revista Ciclismo

Frenos de disco vs frenos convencionales (zapatas)

Por Rafael @merkabici

Los aficionados al ciclismo generalmente usan bicicletas con frenos de disco. Por otro lado, gran parte de los profesionales prefieren los frenos convencionales. Por eso, surge la pregunta ¿a qué se debe este dilema? La respuesta se halla al comprender las diferencias de ambos frenos.

Diferencias entre frenos de disco y zapatas

¿ Qué opción elegir al momento de cambiar los frenos? Eso dependerá de la circunstancias del ciclista. Existen varias diferencias entre los frenos de disco y los convencionales y son las siguientes:

  • Los frenos de disco deben llevar el propio disco en sí para poder realizar el freno, mientras que el de zapata no. La diferencia está en la cantidad de fuerzas que se debe ejercer en la maleta, para poder frenar la bicicleta. En el caso del freno de disco es menor. Es decir, el convencional es más cómodo porque se aplica menos fuerza sobre la maleta.
  • Por otro lado, los frenos de disco tienen una mayor ventaja en su sistema sin importar que esté en condiciones de lluvias. Porque la pastilla de freno no le afecta de ninguna manera. No se dice lo mismo del convencional, la primera vuelta casi se amplía en secarse la banda de frenado de la llanta y no se escucha cuando comienza a ejecutarse su sistema de frenado.
  • Además, los frenos de disco tienen la fama de ser peligrosos. Incluso, muchos ciclistas confirman que tan solo con pasarle la mano al disco, estos cortarían. Pero esa teoría no es cierta, el disco no corta si se le pasa alguna de las extremidades sobre él. No obstante, al darle un golpe seco y fuerte, si se convierte en un disco peligroso. Por otra parte, los convencionales gozan de buena reputación en este aspecto.
  • En cuanto al peso, la diferencia es muy poca, con los frenos de disco,se sumarían tan solo unos 200 gramos demás. Sin embargo, ese peso se está añadiendo en el eje del giro de la rueda, pero se le está quitando peso a las llantas, porque estos no tendrían que soportar los esfuerzos de las zapatas. De modo que en este asunto, el disco es más ventajoso.

Estas son las diferencias principales, y por lo tanto, no se puede definir cuál tipo de frenos es mejor. Porque la comodidad en el uso, la seguridad y las ventajas, son subjetivas (es decir, se identifican a nivel personal).

¿Qué opinan los ciclistas profesionales?

Los frenos de disco llevan más de 3 años en circulación, y existen diferentes opiniones, algunas favorables y otras no tanto. Por ejemplo, algunas fuentes del pelotón profesional dicen: en la competición pura y dura, se presentas más inconvenientes que ventajas. La más importante de todas es el mayor tiempo que se invierte al cambiar las ruedas, esto se convierte en un obstáculo.

Otros opinan que las ventajas que ofrecen los frenos de disco, es innegable en las etapas de alta montaña para la bajada de los puertos. Pero también se han presentado situaciones desfavorables, como los incidentes en el pelotón. Junto con otros problemas técnicos como el sobrecalentamiento de disco y pistones que no vuelven fácilmente a su posición original.

Antonio Alix explica: llevamos 3 años con los frenos de disco y en 2018 no se han extendido entre los equipos de primera división. Pero si es utilizado en grupos donde la marca es el patrocinador, como Trek, equipos con intereses de marca. Tomar la decisión de usar los discos corresponde al grupo completo. No puede ir un ciclista con zapatas y otros con discos en el mismo equipo.

¿Qué opinan los aficionados del ciclismo?

Como se ha observado, la mayoría de los profesionales rechazan los frenos de disco. Sin embargo dentro de los aficionados, ocurre todo lo contrario. Son cada vez más, las bicicletas que se compran con discos. La razón principal es por las ventajas que ofrece, por ejemplo, los cicloturistas realizan actividades largas sin competir. De modo que no van tan rápidos.

Otra de las ventajas es el uso de los discos durante las lluvias. No presentan ningún inconveniente para frenar. Y adicionalmente, la Unión Ciclista Internacional (UCI) ha aceptado el gran cambio de los frenos disco. Además, los discos -aunque son temidos porque parecen peligrosos- han ido mejorando su aspecto para reducir la impresión y el daño que pueda ocasionar.

Toledo menciona: Aún quedan quienes sienten temor por los discos. Pero nosotros insistimos en que un freno de disco no tiene por qué hacer más daño que una rueda girando a 60 km/h o un plato lleno de dientes. Al final, hay otros elementos que suelen ser de mayor peligro. Nosotros hemos realizado la prueba de frenar un disco con la mano sin riesgo a cortarse. Esto ha ido rompiendo las barreras de rechazo.

El progreso de los frenos de disco

El campo profesional explica que no creen que se extienda al 100 por 100 en la carretera, a no ser que fabriquen únicamente los frenos de disco. Pero el ejecutivo de Canyon dijo: Se nota ya en todas las ventas. El freno de disco va en aumento y crece el porcentaje año tras año sin parar. Hasta se cree que en el futuro, sean los aficionados quienes marquen el camino a los profesionales

Por eso, cada vez es más habitual verlos en la carretera, y en múltiples ocasiones se ha observado a las bicicletas equipadas con esta tecnología. Con este avance, se libera a la llanta de sufrir recalentamientos en cámaras y cubiertas. Además de la progresividad que se obtiene del accionamiento hidráulico. Y el poder de mantener la capacidad en detener la bicicleta en cualquier condición meteorológica.

Por consiguiente, los discos, tienen pocas desventajas que irán mejorando gradualmente. Lo más recomendable es fijar la vista en sus ganancias y disfrutar de sus beneficios. Probablemente, dentro de poco, solo serán fabricados los frenos de disco. Entonces, usar frenos de disco ¿sí o no?.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas