Revista Libros

Fuera del cascarón (david lodge)

Publicado el 01 septiembre 2013 por Ceci

Hay dos clases de personas en el mundo, las que se angustian ante el desafío logístico que supone un viaje al extranjero y las que no. Quien desde aquí les habla tiene, lo reconozco, un punto controlador y obsesivo, así que... sí, pertenezco al primer grupo. Siento, pues, inmediata simpatía por aquellos personajes de papel que, en mayor o menor medida, comparten mis desvelos; sobre todo, porque lo hacen en un ámbito donde no suele concedérseles espacio a cuestiones tan mundanas como dónde y cuándo orinar, por ejemplo, o si habrá tiempo de comprar una empanada antes de que el tren se ponga en marcha. No es de extrañar, pues, que Mary McCarthy me ganara bien pronto para la causa de aquel entrañable y bisoño Peter Levi que en Pájaros de América se angustiaba hasta el desmayo por el destino de su motocicleta a su llegada a Le Havre, ni que David Lodge me haya ganado para la del inglesito Timothy Young, que a la temprana edad de dieciséis años aceptó la invitación de su hermana Kate para ir a visitarla a la Heidelberg de posguerra. Se ambienta Fuera del cascarón en la Europa de los primeros ‘50 y, además del entendible miedo que pudiera provocar en un joven inocente pasar sus vacaciones de verano en terreno hostil solo hace unos años, la logística del viaje es responsable de no pocos de sus desvelos. De hecho, ocupa en su integridad la segunda parte de la novela, aquella que mayor cabida ofrece al humor. Y es que, no nos engañemos, por más que suframos al advertir que nos hemos colado por error en primera clase o que vamos a pasar toda la noche en pie en el tren, estos son los ingredientes de los que se componen nuestras más divertidas anécdotas una vez que hemos vuelto a la seguridad del hogar. 
FUERA DEL CASCARÓN (DAVID LODGE)
Hay lugar para el humor en esta historia, sí, pero no ha de esperar el lector diversión en la línea de las célebres novelas de campus Intercambios, El mundo es un pañuelo o ¡Buen trabajo!, del mismo autor, que nadie del mundo académico debería perderse. Es esta una novela más reflexiva, a mitad de camino entre la Bildungsromany la de choque de culturas tan cara a Henry James, como el propio autor -Lodge, no James- reconoce en el, cómo no, lúcido epílogo de la novela. No en vano, el propio protagonista, Timothy, admite en un momento dado de la historia haber asumido el típico rol de inglés -cortés, educado, tibio- para divertir a los expansivos, avasalladores y sofisticados amigos americanos de su hermana. Y aunque una no se ría a mandíbula batiente como lo hizo con la sátira estructuralista que es El mundo es un pañuelo, disfruta del viaje físico y emocional de Timothy como si fuera propio, aprende con él que la visión romántica, simplista e infantil que la ficción ha transmitido de la guerra es, como mínimo, inexacta, y comprende, en fin, la necesidad de someterse a los riesgos que entraña el viaje para tener la oportunidad de volver a casa más sabio.
No se la pierdan y lean, lean. Lean a David Lodge.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas