Revista Ciclismo

Fuga y victoria para un atrevido Wallays

Por Elpedalnoticias.com

La clásica Dwars door Vlaanderen inauguró el turno de Flandes y con él los adoquines, el cielo plomizo, los caminos rurales sinuosos y la lluvia intermitente. Un valiente y atrevido Jelle Wallays (Topsport), belga de 25 años, triunfó ante la desorganización y avaricia del resto de equipos.  

pavé flandes tour ciclismo

La 70ª edición de la clásica belga Dwars door Vlaanderen se corrió entre Roeselare y Waregem, a lo largo de 200 km. Los adoquines finalmente dijeron presente en la temporada 2015, a través de múltiples tramos. Sólo en la segunda mitad de la carrera, el pelotón debió sortear doce cotas y ocho tramos de pavé, incluyendo Taaienberg -530 mt a 6,6%-, Oude Kwaremont -1500 mt a 4% con máximas de 11,6%- y la tradicional y durísima Paterberg -365 mt a 12,9% con rampas del 20%-. A ocho km de meta, esperaba Nokereberg -500 mt a 5,7%-, sitio estratégico para abordar el desenlace de la jornada.

En las quinielas el equipo a batir era el belga Etixx-Quick Step y el corredor a destronar el vigente campeón Niki Terpstra. Bajaron el listón de esta primera prueba de pavé las ausencias de Fabian Cancellara (Trek), Peter Sagan (Tinkoff-Saxo) y Sep Vanmarcke (Lotto) -sustituidos al frente de sus respectivos equipos por Stijn Devolder, Matti Breschel y Moreno Hofland. Lars Boom (Astaná) y Thomas Voeckler (Europcar) también fueron de la partida. El bautizado de turno fue el colombiano Nairo Quintana (Movistar).

A mitad de carrera una fuga de ocho mantenía un margen de 2′ con respecto al pelotón. Entre los aventureros, rodaba Matthias Brändle (IAM), Leigh Howard (Orica-GreenEdge) y Jelle Wallays (Topsport). Sin embargo, tras la estela del Etixx-Quick Step -equipo local condenado a ser protagonista- el pelotón recortó diferencias y a falta de de 80 km tenía a los fugados a tiro, dentro del medio minuto de margen.  Fue cuando Alex Kirsch (Cult Energy) saltó desde el pelotón y consiguió hacer contacto con una fuga que perdía a Adrien Petit (Cofidis).

Los esfuerzos de Etixx-Quick Step a favor del vigente campeón Terpstra persistía. La caída de Mirko Selvaggi (Wanty) no mermó el ritmo del lote mayoritario y el margen cayó de los 15” aún a falta de más de 70 km para la meta. Poco después fue absorbido Howard.

Controlada la fuga a 10”/15” por los escuderos de Terpstra, la carrera entró en una meseta. Los adoquines de Eikenberg acabaron por tirar abajo la escapada, aunque algunos intentaron subsistir en solitario. De éstos, prevaleció Jelle Wallays (Topsport) que llegó Taaienberg con 25” de margen sobre un pelotón que se fragmentaba -a falta de 55 km no superaba la veintena de corredores-. Para entonces, tras el pavé de Taaienberg, Quintana luchaba por unirse al lote junto a Devolder.

En el último cuarto de etapa Michal Kwiatkowski (Etixx-Quick Step) y otros dos corredores se unieron a Wallays en la cabeza de carrera -entre ellos, otro hombre de Topsport, Edward Theuns-. A 20” rodaba un grupo perseguidor de ocho corredores -entre ellos Boom- aunque tacaño y desorganizado en los relevos. Más atrás, el pelotón.

Ante la escasa ambición de los de atrás, la cabeza de carrera comenzó a aumentar el margen de tiempo. El trabajo coordinado de Wallays y Theuns, más Kwiatkowski y Dylan Van Baarle (Cannondale-Garmin) rendía frutos. No obstante la supremacía de los hombres de Topsport insinuaba en los pedales de quién quedaría la etapa. Además, el desarrollo de los hechos obligaba a preguntase una y otra vez ¿Se había equivocado Kwiatkoswki al atacar y conformar cabeza de carrera? ¿Debía Ettix-Quick Step, el equipo más fuerte de la competición, acelerar el ritmo en pos de los intereses del líder de filas y vigente campeón Terpstra? ¿Tras cruzar meta, Terpstra se acordaría de la madre del actual campeón mundial de ruta?

Así fue como el belga de 25 años se impuso en la primera clásica de Flandes del año 2015. Wallays arrebataría la corona a un Terpstra seguramente en desacuerdo con el plan de carrera y ante la avaricia del resto de equipos. Así fue como el tandem Wallays-Theuns hizo diferencias desde la nada.

A falta de 10 km algunos corredores saltaron desde los grupos perseguidores, pero no había marcha atrás. El margen de la fuga era 30” aunque más que el tiempo era la cadencia y la organización lo que daba sensación que entre los cuatro de adelante resolverían el desenlace.

A 0,9 km atacó Wallays. Nadie lo siguió. Van Baarle y obviamente Theuns permanecieron a rueda de un Kwiatkowski que miraba una y otra vez hacia atrás buscando referencias. Wallays abrió hueco ante la pasividad general y tuvo tiempo de levantar los brazos aún a falta de un trecho largo para cruzar meta. De hecho, el primero que esprintó desde atrás fue el propio Theuns que fue el más rápido para lograr un inigualable 1 y 2 de Topsport en la Dwars door Vlaanderen 2015.

Estrategia de libro para Topsport, premio al coraje para Wallays.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas