Magazine

Fukushima

Publicado el 26 febrero 2021 por ArÍstides

SOLO HAY UNA FUERZA MOTRIZ: EL DESEO de Aristóteles

El 11 de marzo del 2021 se cumplirán 10 años del mayor accidente nuclear tras el producido en Chernóbil en el año 1986. En Fukushima - Japón- se encontraba la central nuclear que fue arrasada por un tsunami producido por un terremoto de 8.9 grados en la costa noroeste de dicho país. En el momento del maremoto la central tenía en activo tres de los seis reactores. El agua dañó las líneas de distribución eléctrica y los generadores encargados de refrigerar el núcleo de estos.

Como consecuencia de ello, los tres reactores que estaban en activo desarrollaron en su interior un aumento desmesurado de la temperatura que ocasionó la fusión de los materiales radioactivos. A la destrucción de los reactores le siguió la expulsión al medio ambiente de gran cantidad de materia radioactiva muy peligrosa para animales y personas. Las autoridades elevaron el accidente al nivel 7, el más elevado de la escala INES (Escala Internacional de Accidentes Nucleares). Japón vertió al mar más de 1 millón de toneladas de agua que había utilizado para enfriar los reactores.

El accidente obligó a que 150.000 personas fueran evacuadas y que la tierras fueran acotadas para impedir el acceso a ellas. La sociedad japonesa lo vivió con un estoicismo encomiable y hubo jubilados que, en un ejercicio de autoinmolación por los más jóvenes, se ofrecieron para realizar las tareas de enfriamiento del núcleo y de desmantelamiento de la central.

En un año Japón clausuró todas las centrales de energía nuclear, las cuales representaban el 30 % de su capacidad de producción eléctrica. Para compensarlo aumentó la importación de combustibles fósiles, lo que a su vez ocasionó que se elevara un 40% el precio de la electricidad. La paradoja es que, si bien la central no mató directamente a nadie, el frío que padecieron como consecuencia del aumento del coste de la tarifa eléctrica ocasionó 1280 víctimas según el Instituto de Economía Laboral de Alemania.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS, BLOG, PERSONAL, SERVICIOS GENERALES, SOCIEDAD, TECNOLOGIA, Uncategorized, VARIOS y etiquetada ACCIDENTE NUCLEAR, EVACUACION NUCLEAR, FUKUSHIMA por ARISTIDES. Guarda enlace permanente.

Volver a la Portada de Logo Paperblog