Revista Cultura y Ocio

G. Daniel Sánchez Pardos

Por Mientrasleo @MientrasleoS
G. Daniel Sánchez Pardos
     "El tranvía se detuvo ante la boca de la calle de la Canuda e hizo sonar varias veces la campana de final de trayecto. "Causas ajenas al control y a la voluntad de la compañía", decían las maneras repetidamente graves del revisor, un muchacho enclenque y lampiño que se había pasado la última media hora rondando con encantadora torpeza a la única señorita que viajaba en el carruaje, pero que ahora, requerido por las nuevas circunstancias, empuñaba su silbato de emergencias con el porte de un profesional largamente curtido en toda clase de imprevistos."
     Frente a títulos llenos de lírica, y a veces de frases tan largas como incomprensibles, aparecen de vez en cuando otros escuetos, tanto que no podemos dejar de sentirnos intrigados por ellos. Hoy traigo a mi estantería virtual uno de esos títulos que acaban de llegar a las librerías y que llaman la atención precisamente por lo escueto, se trata de G.
     Barcelona, 1874. Conocemos a Gabriel Camarasa cuando está a punto de ser arrollado por un carruaje mientras su atención se centra en un incendio. Pronto descubre que ha sido el diario rival de su padre el que ha sucumbido a las llamas, y también que ha sido provocado. Ese día conocerá a Gaudí quien es, como pronto descubrirá, compañero suyo de estudios en la Lonja. La circunstancia de su primer encuentro los convierte en improvisados amigos que, viendo la cadena de especulaciones sobre la autoría del incendio, comienzan a atar cabos e investigar con la ayuda de Fiona, una vieja amiga de Camarasa que trabaja como ilustradora en el periódico familiar. Sus investigaciones les llevarán desde los fondos más bajos hasta las más altas esferas políticas de una ciudad cambiante en la que la muerte resulta no ser un concepto tan lejano cuando se entra en determinados juegos.
     Sánchez Pardos convierte a Gaudí en un nuevo Holmes en esta novela. y lo hace respetando su genialidad y sus ya conocidas manías. De algún modo reinventa al Gaudí conocido por todos colocándolo un tiempo antes de convertirse en la gran figura que llegó a ser, justo durante su periodo de estudiante. Es allí donde se hace amigo del protagonista y esa la posición en la que vamos viendo como crece llamando la atención de cuantos le rodean con su peculiar forma de ser. La novela de Gaudí nos presenta a un joven inquieto, que se maneja y conoce los altos y los bajos fondos, enigmático, desconocedor en gran medida del sexo femenino, y que se cree dotado de una asombrosa capacidad intuitiva. Pero sobre todo, un joven magnético frente a quienes le rodean, capaz de captar la atención e incluso de convencer o cuanto menos, interesar por sus teorías, a cualquiera. Es el contrapunto y compañero perfecto del protagonista de la historia, que por el contrario viene representado por un muchacho de alta cuna que ha vivido siempre de forma cómoda sin preocuparse de salir de la sombra que proyecta su apellido. Y esta será la pareja encargada de resolver una cadena de misterios que comenzarán con un incendio y dominarán toda la trama del libro pasando por la muerte. Aparecerá además Fiona, una mujer insólita por su independencia para la época en la que se encuentran que parece embrujar a quienes la conocen. O tal vez sea la visión de Gabriel Camarasa, quien, como narrador de la novela, no puede evitar exportar su propia percepción de la dama. Incluso nos deja su propia visión de una historia en la que parece empeñado en aparecer, al menos al principio, como un ingenuo que desconoce las ramificaciones de su familia y los tentáculos de poder de su propio padre, Sempronio Camarasa. Y lo hace, suponemos a medida que avanza su lectura, con una sonrisa en los labios y una mirada casi nostálgica hacia el joven que fue y como la vida le fue haciendo madurar y afrontar decisiones para las que no creía estar preparado.
     La ambientación de la novela es el otro gran protagonista: Barcelona en un momento convulso, de cambio, en el que las callas se movían entre la palabra pronunciada y el susurro apenas perceptible en cada esquina. Recorremos sus calles, las zonas de estudiantes, sus "teatros", la zona noble y los bajos fondos, y descubrimos una ciudad tan magnética como enigmática para el lector. El año elegido no es al azar, es un momento en el que la República, los anarquistas y los borbones están en la mente de muchos, y que posteriormente han saltado a las páginas de historia por los sucesos acaecidos, así que las conspiraciones pueden olerse en el aire. Conspiraciones y misterios que salpican a los protagonistas proporcionando al libro todos los ingredientes para convertirse en una novela interesante que despierta la curiosidad de cualquier lector.
     Hoy vengo con una novedad que ha salido a bombo y platillo intrigando a muchos lectores tras su escueto y enigmático título. Una novela de intriga histórica que arranca con un misterio en las primeras páginas y mantiene el ritmo hasta su final sin dar tregua a un lector que verá como los hechos se suceden ante su atenta mirada sin darle tiempo a aburrirse. Una propuesta más que entretenida que consigue eso tan meritorio que es que un libro sea fácil de leer. Hoy os presento G, de Gaudí, y de Gabriel Camarasa, su protagonista y narrador.
     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?
     Gracias
PD. Os dejo el book tráiler

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog