Revista Política

Gallardón y el aborto segunda parte

Publicado el 22 enero 2014 por Indignado @gritopoliticoes

Hace unos meses empezaron a llegarnos las intenciones que el señor Gallardón tenía de cambiar la ley del aborto, estas intenciones están cada día más cercanas y desde Grito Político seguimos defendiendo lo que escribimos el 28 de Julio en este mismo blog, en el post que titulamos: Gallardón y el aborto.

En aquel entonces le explicábamos a Gallardón porqué una ley de plazos era mucho mejor que una ley de supuestos y también le aconsejamos medidas alternativas e infinitamente más eficaces para conseguir la igualdad de las personas con malformaciones graves.

Hoy queremos explicarle al señor Gallardón que el hecho de estar en contra de su proyecto de ley no quiere decir que nos guste el aborto y que queramos que todas las mujeres embarazadas vayan en oleada a los hospitales a abortar.

Al contrario, señor Gallardón, nosotros que estamos en contra de su proyecto de ley, lo que más nos gustaría es que ninguna mujer tuviese que pasar por el terrible proceso de un aborto. Pero simplemente pensamos que su futura ley no evitará los abortos, que además añadirá más sufrimiento a las mujeres que tengan que recurrir al aborto e incluso que aumentará el número de abortos ilegales, con las consiguientes consecuencias en su salud dichas mujeres y en el incremento del gasto sanitario

También queremos explicarle al señor Gallardón que hay medidas muy eficaces que sí disminuyen el número de abortos y que su gobierno no solo no las está aplicando sino que las está entorpeciendo.

Empecemos por la medida de prevención del aborto más esencial de todas y la que a largo plazo reduciría de manera más eficaz la tasa de abortos: EDUCACIÓN SEXUAL, así de simple, para prevenir el aborto hay que evitar los embarazos no deseados y para ello el primer paso es tener una buena educación sexual; no confundir educación sexual con información sexual, por ejemplo: que los preservativos evitan el embarazo no deseado y las enfermedades de transmisión sexual es una información y seguramente más del 90% de los adolescentes lo sepan perfectamente; ahora bien, enseñar a como plantear el uso del preservativo a tu pareja a la hora de mantener relaciones sexuales, acabar con el mito de que los preservativos no permiten llegar al orgasmo o disfrutar de las relaciones sexuales, mostrar los avances y la diversidad de preservativos que hay disponibles en el mercado, enseñar la realidad de las personas que padecen alguna enfermedad de transmisión sexual como el VIH, enseñar la realidad de las personas que han pasado por un embarazo no deseado… es muy distinto.

Hoy en día la educación sexual queda relegada a algún tema dentro de alguna asignatura de ciencias o a alguna charla esporádica por parte de algún profesional sanitario, eso y cuando se trate de un colegio público, porque si hablamos de los concertados seguramente, en la mayoría de ellos, las palabras educación sexual brillen por su ausencia. Y por supuesto los recortes que su gobierno está haciendo en educación y sanidad tampoco ayudan a que los centros adquieran los recursos necesarios para impartir una buena educación sexual.

La siguiente medida imprescindible en la lucha contra el aborto es el acceso a los anticonceptivos, y ni el aumento del IVA de los preservativos ni la desfinanciación de anticonceptivos orales (medidas adoptadas recientemente por el gobierno del PP) ayudan a ello. Tampoco ayuda a ello que cada día sea más difícil acudir al ginecólogo en la  sanidad pública “lo siento las revisiones ginecológicas ya no están cubiertas por la seguridad social”, “lo siento sino tomas anticonceptivos orales ya no puedo derivarte a planificación familiar” son frases que desgraciadamente estamos empezando a escuchar las mujeres jóvenes de parte de los servicios de salud pública. Si realmente se desea disminuir la tasa de aborto deberían tomarse medidas que abaratasen los anticonceptivos sobretodo en la población más joven y fomentar desde la atención primaria las visitas ginecológicas de adolescentes y mujeres jóvenes.

Continuamos con el acceso a la llamada “píldora del día después” un anticonceptivo de emergencia que es muy importante que pueda comprarse libre y rápidamente puesto que su eficacia depende del tiempo que haya pasado desde que se mantuvo el coito. Por esta razón, sobretodo en lugares donde el acceso a los centros de salud y las urgencias es deficitario (que por cierto, cada vez son más desde que el Partido Popular llegó al gobierno) es imprescindible que las farmacias puedan dispensarlo sin necesidad de receta médica.

Otras medidas que disminuirían el aborto en caso de malformaciones sin necesidad de prohibir el aborto en dicho supuesto, serían la inversión en investigación para que esas malformaciones puedan evitarse o corregirse, el acceso a productos sanitarios ortopédicos y el aumento de ayudas a las personas con dependencia. Sectores en los que el gobierno del señor Gallardón (al que tanto parece importarle la igualdad de los no nacidos con malformaciones) ha recortado salvajemente.

Esperamos que el señor Gallardón recapacite y se de cuenta que su prohibitiva ley no va a disminuir el número de abortos y que en su lugar proponga a su gobierno aplicar alguna de las medidas que le hemos enseñado.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas