Revista Cine

Gongjak - 2018

Publicado el 07 noviembre 2019 por Jimmy Fdz
Gongjak - 2018
Director: Yoon Jong-bin
Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018Gongjak - 2018
"Gongyak", internacionalmente conocida como "The Spy Gone North", es una película coreana que se exhibió en el Festival de Cannes año 2018, cómo no, en la sección de medianoche. En todo caso no diría que es un thriller coreano en la forma que nos imaginamos al escuchar tal etiqueta; no es, desde luego, una película como "The Villainess", "The Merciless" o "The Gangster, the Cop, the Devil", para que nos entendamos. Y esto lo sabía. Dirigida por Yoon Jong-bin (de quien por acá vimos y comentamos "Nameless Gangster", un solvente aunque poco memorable drama criminal "a lo Scorsese"), "The Spy Gone North" es un excelente drama de espías, ejecutado de manera exquisita, con conocimiento y dominio (y habilidad, por cierto) de los códigos del género, además de una inspirada puesta en escena, rica en recursos narrativos y estéticos. Sin embargo, lo que eleva esta película, más allá de su excelencia formal, es que, poco a poco, va ganando en humanidad, porque, a partir del amplio aunque acotado entramado de tramas y personajes (que giran en torno a las tensiones entre las dos Coreas y las tensiones internas de cada país o nación), el director, sin descuidar la red que conforma el argumento, se introduce sutil pero cabalmente en la moral de los personajes, en la humanidad de los personajes, ahí en donde las fronteras van difuminándose, van perdiendo su contorno, en donde las confianzas y las lealtades se cubren bajo el velo de la mentira y la ambigüedad, y los malos malos no son todos del norte y los buenos buenos tampoco son todos del sur. Acaso no sea descabellado interpretar que los ideales de justicia sean universales y que, a su manera, cada individuo hace lo que puede desde su posición en particular, ya sea un espía surcoreano o un alto funcionario norcoreano, separados por décadas de adoctrinamiento, unidos por la rabia ante la injusticia, la corrupción y la podredumbre, y también la incapacidad de hacer algo significativo ante esa fría y monstruosa maquinaria que construyen los poderosos. A fin de cuentas, "The Spy Gone North" es una película de espías, pero también de personas, de seres humanos enfrentados en tristes circunstancias, que no temen mirarse a los ojos y emocionarse cuando ven que la derrota ya los alcanza.
La película cuenta la historia de este espía surcoreano que, haciéndose pasar por inescrupuloso empresario, debe infiltrarse en la élite norcoreana para descubrir cuán avanzadas están las investigaciones o desarrollo nuclear de Pyongyang. Desde luego, no todo será en blanco y negro, y el protagonista tendrá que decidir si seguir órdenes o su propio compás moral. Y antes que lo olvide: grandes actuaciones Hwang Jung-min (a quien hemos visto por acá en otras películas, ésta siendo su mejor actuación), el protagonista, y Lee Sung-min, el alto funcionario norcoreano.
Excelente película, emocionante final, totalmente recomendable. No se la pierdan.
Gongjak - 2018

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas