Revista Comunicación

Google+: La buenas prácticas de Obama

Publicado el 01 febrero 2012 por Mandomando

Soy de los que cree que si uno actúa cada día como un personaje bondadoso - sin prisa ni pausa - termina irremediablemente siéndolo, convirtiéndose en buena persona. Llamadme utópico. O cínico, si se toma como ironía.

Según lo veo, será difícil que la constancia en ser honesto quede en una máscara. Esa búsqueda te hace profundizar en detalles, construir una historia completa – rellenar grietas de incoherencia donde las haya – y poner en la práctica real aquellos conocimientos de simulación y es entonces cuando cambia tu comportamiento. Te conviertes en lo que actúas. Con lo que cambia la percepción que el resto tiene de ti. A la larga comienzas a creer en el personaje que te has inventado, empiezas a asumir sus rasgos y finalmente la persona ocupa su lugar y borra la caricatura, despeja el avatar y quedas tu mismo. Si actúas cada día, sin prisa ni pausa y profundizas en detalles.

Claro que, esto también funciona también para lo malo, hacia el Lado Oscuro.

Incluso para las marcas – por lo menos las que se toman en serio las cuestiones de comunicación, reputación, identidad y percepción – ambos lados de la actuación pueden reconstruir su identidad. Una vez mas, funciona en ambas alturas del péndulo, sin embargo dudo que nadie haga un proceso largo, arduo, costoso y tedioso para empeorar. O tal vez deba ver de nuevo La Guerra de las Galaxias.

Ese Rebranding de la marca es mucho mas que un reposicionamiento. Es parte de un desarrollo cultural. Hay una decisión y un esfuerzo de comunicar que uno es bueno, lo cual ya es una declaración de intenciones magnífica.

En EE.UU. ayer se llevó a cabo el Discurso del Estado de la Unión. Hasta ahí, lo de todos los años desde nuestro sitio en el mundo. Lo que resulta motivador es que una vez mas, se apuesta desde la Administración por llegar con un canal real a la gente. El año pasado, via Twitter. Este año via una Quedada (o Hangout) en Google+. Buscando aparentar transparencia, la logran: preguntadas votadas por la propia comunidad en Google+ en lugar de seleccionadas por funcionarios y asesores.  Por supuesto que hay ensayo, hay preparación, hay corrección. Se agradece la atención al detalle. La naturalidad es ejercicio, no imprevisión.

Y queda lo mejor: cinco pluseros han sido invitados a participar en vivo. La sensación de la gente participando, hablando sin filtros con su Presidente resulta una escenografía de alta democracia. La mujer hablando de su marido ingeniero que está en paro o el estudiante al que Obama le agradece haberse puesto corbata para la ocasión van a quedar para la historia. Ensayar de forma brillante la transparencia, nos lleva a la transparencia. El personaje se nos hace carne.

Menos de 24 horas después, en las conversaciones online aparecía como leitmotiv que el hacer Quedadas debe incorporarse al Manual de Buenas Practicas. Que sea parte cotidiana del entendimiento de la comunicación interna. Que si un presidente de EE.UU. lo hace, bien puede hacerlo nuestro presidente o el resto de nuestros representantes. Que puede hacerse con otra frecuencia, con otra cadencia. Que es posible retomar la comunicación. Que es tiempo de olvidarse del “no se aceptan preguntas en las ruedas de prensa” (gracias Mercè)

Es tal vez una de las mejores y mas sencillas recomendaciones para empresarios que quieren empezar a ejercitar su voz en los Social Media: empieza por casa. Anúncialo, invíta a tu gente y arma una quedada. Romper el verticalismo de una organización nunca fue tan fácil y con tan pocas excusas para no llevarlo adelante.


 


Volver a la Portada de Logo Paperblog