Revista Deportes

Grata impresión de JIMÉNEZ FORTES en Valencia

Por Malaka

 

jimenez fortes

 

Zabala de la Serna (El Mundo)
Había en la plaza a la muerte del tercero una sensación precipitada de matador de toros cuajado: Saúl Jiménez Fortes. Por novel no se correspondía el asiento, la plomada, la seguridad. Y con un toro de casi cinco años que derrotaba por arriba del palillo, que la tomaba mejor que la despedía, la muleta, digo. Jiménez Fortes se impuso y acabó siendo el amo con el valdefresno convencido: "Me has vencido". El desplante a cuerpo limpio fue la prueba después de una trenza de ochos en cercanías. Solidez. La estocada cabal. La presidencia mal como siempre que hay que respaldar a un chaval que viene con las de verdad. Vuelta al ruedo. Debió ser oreja.

Mundotoro.com
Jiménez Fortes
sorteó en primer lugar un toro con mucho genio, que soltó siempre la cara. El malagueño estuvo firme sobre ambas manos y logró que nunca le tropezase las telas. Faena seria, que cerró con un arrimón valiente y capaz. Dio una vuelta al ruedo, pero la faena era de oreja y no se la pidieron. Fue una pena que el sexto se rajara, porque había demostrado el torero que es capaz de correr bien la mano y de buscarle las vueltas a los toros.

Burladero.com
De la terna, el que más a las claras mostró esa actitud inconformista fue Jiménez Fortes. Tuvo especial mérito la labor que llevó a cabo ante el tercero de la tarde, que embistió rebrincado, calamocheando, de forma violenta y muy molesta. Pero el malagueño, muy firme, seguro y autoritario, consiguió acabar haciéndose con él, sobre todo en la parte final, muy metido entre los pitones.

Lo del sexto fue visto y no visto, puro espejismo. El toro sólo duró una tanda. Fue buena, repleta de regusto y temple, poro una única serie y se rajó. Insistió Jiménez pegado a tablas, se pegó un arrimón, se justificó, pero el lucimiento era ya pura quimera.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas