Revista Coaching

Habilidades Directivas 2.0

Por Joseldelcampo

Habilidades Directivas 2.0Hoy me hago una reflexión sobre una de los temas que, con las nuevas herramientas 2.0 que hay en Internet, mucho ha dado que hablar y tiene que seguir dándo. Son las Habilidades Directivas 2.0.

Quienes en alguna ocasión hemos dado algún curso sobre el tema, siempre lo hemos dado (hasta la fecha) en el mundo 1.0. Interactuando con el alumno o asistente a la sesión formativa y viendo sus reacciones y, en definitiva, con ‘el cuerpo a cuerpo’ que nos gusta tanto. El feedback se produce de forma inmediata con lo que la sesión formativa se enriquece sobre la marcha.

Pero el otro día hablando con mi amigo Agustí Brañas, administrador del blog Habilidades Directivas 2.0 y creador del grupo en Linked In denominado de la misma manera ‘Habilidades Directivas 2.0′ me ha surgido una duda que espero que sirva para abrir un pequeño debate.

Las Habilidades Directivas, que hay quien las llama competencias, son adquiridas por nosotros mediante los conocimientos y hábitos del uso en el día a día en nuestro entorno (teoría y práctica). O sea, que se adquieren por el conocimiento y por el uso cotidiano.

Y es aquí donde viene mi duda:

Las Habilidades Directivas como eran entendidas hasta ahora (llamémoslas 1.0) ¿han cambiado con respecto a lo que se define como Habilidades Directivas 2.0 o nos encontramos con que hay nuevas habilidades que han aparecido distintas de las actuales?

Es decir, una transformación de las primeras, mediante un conocimiento teórico de las nuevas herramientas 2.0 y la posterior puesta en práctica, han derivado en la aparición de las segundas, pero siendo las mismas evolucionadas. O, por lo contrario, las nuevas herramientas de por si llevan a la fuerza innatas la aparición de unas nuevas habilidades.

Con la primera situación nos encontramos con que directivos actuales, con un reciclaje de conocimientos, seguirán siendo los directivos de siempre pero con nuevas herramientas.

Con la segunda situación, estamos hablando de que puede darse el caso de que un directivo, que hasta ahora no era bueno en Habilidades Directivas 1.0, si pueda serlo en Habilidades Directivas 2.0 nuevas que surjan al abrigo de estas nuevas herramientas, y viceversa.

Y aunque parece sencillo ya que la pregunta sería si un buen directivo lo seguirá siendo con las nuevas herramientas, la cuestión es más compleja.

Si optamos por la primera situación nos volcamos en que las habilidades o competencias están en las personas, mientras que si optamos por la segunda, le estamos dando el protagonismo a las herramientas y no a los individuos.

Con lo cual llego a una conclusión: Yo que tengo debilidad por las personas, creo que las herramientas, por definición, son instrumentos que deben de ayudar al directivo no condicionarlo. Un buen directivo lo será siempre con independencia del entorno o herramientas que emplee y consecuentemente, un mal directivo 1.0 no puede esperar milagros con las nuevas herramientas 2.0, como mucho puede aspirar a maquillar algo sus carencias con su uso, pero no van a obrar milagros.

A mi modo de ver, las Habilidades Directivas 2.0 serán una potenciación de las Habilidades Directivas 1.0 (o un maquillaje de las deficiencias en las mismas), pero lo que no creo es que sean sustitutidas las primeras (1.0) por las segundas (2.0). Como se suele decir, de ‘donde hay madera’ se puede sacar con unas buenas herramientas, pero donde no la hay, da igual las herramientas que se emplee.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :