Revista Libros

Historia de Estado

Publicado el 05 mayo 2010 por José Angel Barrueco
Un jefe de Estado de la Europa central, en donde los jefes de Estado tienen que temer hoy a cada instante por su vida, y con razón, reveló a su confidente un plan, elaborado por él en cientos de noches de insomnio, que permitiría a ese jefe de Estado, de la noche a la mañana, abandonar a su suerte al Estado que él, como todos los jefes de Estado de la Europa central a los suyos, había llevado de forma consecuente, como es natural, a su completa ruina, llevándose una fortuna tan grande que le aseguraría en un país extranjero, idealmente apropiado para ello, una vida por larga y segura y lujosa que fuera. Tenía la intención de realizar su plan en un plazo brevísimo, dijo, pero era necesario que su confidente guardase completo silencio al respecto. El confidente, que disfrutaba ya desde hacía años de la confianza del jefe de Estado, le prometió al jefe de Estado su silencio, y el jefe de Estado, por su parte, prometió al confidente una fortuna tan grande, que permitiría al confidente, lo mismo que él, el jefe de Estado, después de una fuga con éxito, vivir hasta el fin de sus días sin preocupaciones y realmente de forma lujosa. No habían pasado dos minutos desde que el jefe de Estado y su confidente se habían puesto de acuerdo, cuando el confidente simplificó todo el asunto y, mediante un tiro en la nuca bien disparado, mató al jefe de Estado y se proclamó a sí mismo jefe de Estado. Al instante, liquidó a todos los seguidores de su predecesor y modelo, y convirtió en confidente al que había matado a más seguidores de su predecesor y modelo. Como ahora conocía ya el arquetipo de las historias de Estado, sólo esperó, como es natural, la ocasión más propicia para deshacerse de ese confidente, antes de que él pudiera liquidarlo. Sin embargo, actuó con demasiada lentitud.

Thomas Bernhard, El imitador de voces

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Zátopek: Un atleta de Estado

    Zátopek: atleta Estado

    El escritor francés Jean Echenoz ha escrito una apasionada biografía novelada sobre el enorme atleta checo Emil Zátopek (Correr, Ed. Anagrama). En mi... Leer el resto

    Por  Manuelsegura
    ATLETISMO, DEPORTES, LIBROS
  • ¿Has estado en 'Babia'?

    ¿Has estado 'Babia'?

    Estar en BabiaBabia es una apartada comarca leonesa que linda con Asturias. Regada por un afluente del río Luna, Babia era un lugar de descanso preferido por lo... Leer el resto

    Por  Jcercas
    INSÓLITO
  • En defensa del Estado laico

    César Ricardo Luque SantanaUn factor determinante en la construcción del Estado moderno, paralelo a la surgimiento del capitalismo, fue la separación... Leer el resto

    Por  Hetairo
    FILOSOFÍA
  • Dinamarca, estado nazi

    Dinamarca, estado nazi

    Solo un país que tenga como inspirador de su política represiva al nazismo puede mantener en prisión a un hombre durante 21 días solo porque ha entrado... Leer el resto

    Por  Elhombredelpiruli
    OPINIÓN
  • Venezuela el estado compite "deslealmente"...

    Venezuela estado compite "deslealmente"...

    Política contradictoria. De acuerdo con la fuente, la política económica del Gobierno nacional revela una contradicción porque mientras el discurso oficial... Leer el resto

    Por  Fecove
    ECONOMÍA, SALUD Y BIENESTAR
  • El estado de Internet

    estado Internet

    Vía ALT1040 publican una infografía con mucha información recabada en 2009 respecto al estado de internet, arrojando resultados como estos: Un 74% de los... Leer el resto

    Por  Ariel
    COMUNICACIÓN, INTERNET
  • Muérete jubilado, piensa en el Estado

    Muérete jubilado, piensa Estado

    He leído en el blog de mi amigo Txema, que Pepiño Blanco ha dicho algo así como que vivimos mucho. Que la razón por la que se ha de aumentar la edad de... Leer el resto

    Por  Rgalmazan
    OPINIÓN, POLÍTICA

Dossier Paperblog

Revista