Revista Remedios

Hongos en la piel

Por Gabriel Giner @esaludcom

La piel funciona como nuestra capa protectora. Precisamente por eso, está en contacto con todo lo que nos rodea. Esto puede ser bueno, pero también muy malo, especialmente cuando pensamos en diferentes afecciones, en enfermedades o contagios que se pueden llegar a producir. Los hongos en la piel son más frecuentes de lo que parece, y queremos hablar aquí sobre ellos y dar algunos remedios caseros para eliminarlos.

Características de los hongos en la piel

Para empezar, hay que identificar la zona afectada y sus características. No hay un solo elemento que produzca hongos o que provoque que estos terminen apareciendo. El pie de atleta es una causa. También, otros hongos aparecerán debajo de la uña, y también se puede contar como similares la tiña que se produce en algunas partes del cuerpo. Ahora bien, algunos de estos hongos son causados por bacterias y por contagio, como por ejemplo el producido en zonas húmedas, pero no siempre es así.

A veces aparecen manchas blancas, que parecen hongos pero que son cosas diferentes. La falta de vitaminas es una de las principales causas de la aparición de diferentes manchas blancas en la piel. La falta de vitíligo es también otra opción, así como que se trate sencillamente de una marca de nacimiento.

En cualquier caso, todos estos problemas tienen mayor o menor solución. En el caso de ser un hongo, lo importante es eliminarlo de manera efectiva del cuerpo humano, de forma que no vuelva a aparecer. Aunque existen remedios que no solo lo eliminan, sino que además vuelven a darle a la piel un aspecto saludable, estos son algunos de ellos.

Remedios para hongos en la piel

Remedios naturales para hongos

Las manchas producidas por los hongos están en zonas bastante específicas del cuerpo, como por ejemplo los genitales, los sobacos o las partes interiores y cubiertas de las piernas. El motivo es que estas zonas destacan por su sudoración, y están asociadas siempre con el calor y la humedad, y precisamente por estas circunstancias terminan teniendo hongos. Ahora bien, hay que parar, por tanto, esas manchas y revertir la situación. Una excelente manera de hacerlo es con el ajo. Se corta en rodajas y se deja durante una semana en la nevera, mezclado con aceite de oliva. Al cabo de esos siete días, este último ha podido absorber ya toda la sustancia del ajo. Se pasa por la piel una vez al día y, al cabo de unos pocos, desparecerá la infección, ya que la bacteria se habrá matado y se cerrarán algo los poros, de manera que la sudoración se interrumpa ligeramente.

Otra alternativa es comer ese ajo. Esto lo que hará será matar la infección desde dentro. Consiste en comerse un ajo crudo en ayunas o antes de ir a dormir, de esta manera este actúa como un excelente purificador, que va eliminando todas las bacterias o los desperdicios que se pueden encontrar en el cuerpo humano. Si se toman después unas ramas de perejil, se anulará parcialmente el efecto del mal aliento.

El aloe vera es excelente para corregir las infecciones. Aquí se trata sencillamente de pasar la planta alrededor de la zona afectada par que la inflamación baje. Luego, esa especie de baba que tiene la planta se pasa por toda la piel. Y esto debe de repetirse en varias ocasiones al día para que la infección vaya a menos.

La sal marina es otro de los excelentes remedios naturales que pueden hacer mucho bien en estos casos. Suele ser mejor rebajarla con algo de agua de grifo. Es decir, el proceso seria el siguiente. Primero se calienta hasta que hierva algo del agua del mar, y con la sal sobrante se mezcla con algo de agua y luego se pasa por el hongo. Este proceso hay que repetirlo varias veces al día durante varios días. La sal absorbería todos aquellos elementos negativos y bacterias que encontrase.

Como último consejo de carácter general, el agua de mar sí que es buena. Evidentemente, ante un hongo hay que tratar de mantener la zona seca, para que este no se haga mayor ni más peligrosos. Sin embargo, es necesario cuidarlo y lavarlo, para mantener la higiene. Si uno se lava directamente con agua del mar, no aumentará el hongo, y consigue incluso reducirlo ligeramente.

Finalmente, cuidar la alimentación es importante, evitando aquellos alimentos como los derivados de vaca, los azúcares o los excesos calóricos, que no producen ningún aporte interesante y que estimulan el crecimiento y la proliferación de hongos.

En conclusión, a veces los hongos en la piel tienen síntomas muy similares a otro tipo de afecciones. Por tanto, es importante saber identificar su origen. Y a posteriori, existe una más que amplia red de remedios naturales que ayudarán a que baje la zona, a que no se extiendan e incluso a eliminarlos.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :