Revista Opinión

Hostión del Partido Popular

Publicado el 29 abril 2019 por Rgalmazan @RGAlmazan

Y Génova parecía un desierto en noche oscura. Nadie. Un balcón vacío. El balcón del olvido, del menosprecio, de la derrota. Un cartel con una cara decadente, a pesar de su juventud, y un lema en el aire “Valor Seguro”, y sí, hay que tener valor para seguir en el cargo después de lo ocurrido.
Porque el PP no es que haya perdido las elecciones, es que, simplemente, se ha hundido, perdiendo 71 diputados, más de la mitad. Pero nada, no pasa nada para ellos. Según ellos, la culpa es de Vox –el partido ultramontano que ha conseguido una entrada importante en el Congreso pero muy alejada de sus expectativas y de las encuestas electorales--, y claro, la marquesa Cayetana --que ha llevado a la ruina al PP en Cataluña--, Javier Maroto, responsable de la campaña electoral –expulsado del Congreso para más inri por Bildu, que sube considerablemente en su feudo-- y el gran Pope, el liderísimo Pablo Casado –que se ha cargado el partido--, siguen sin dimitir, a estas horas.
Hoy les toca llorar por fin, y pagar sus múltiples y lamentables desvergüenzas de los últimos años. Corrupción, cloacas del Estado, partidismo judicial, insultos y mentiras, desigualdad en favor de los poderosos, promesas imperativas del 155 sin razón, odio a los independentistas, chulería galopante y pretendido acercamiento a la extrema derecha. Todo ello les ha llevado a donde están, al declive más delirante desde UCD.Hostión del Partido Popular
Pero no, siguen sin darse cuenta, sin querer ver. Y quizá sea lo mejor. Es verdad que la crispación no es lo ideal en un Estado Democrático, pero, si eso nos lleva a que el PP siga hundiéndose y no rectifique, lo tomaremos como algo deseable. Un PP como el que dirigía Pablo Casado y su padrino Aznar se ha quedado en la cuneta. Eso sí, con su discurso anti-independentista ha conseguido seguir siendo la mayor fábrica de independentistas, y parece que no pararán hasta que la independencia se consolide en Cataluña y Euskadi. Ellos son así.
Algo debe ir mal en los partidos del 155, cuando en Cataluña, los independentistas han pasado de 17 a 22 escaños, Ciudadanos se ha mantenido con 5 y el PP ha bajado de 6 a 1 (gran hostión). Y qué decir de Euskadi, donde Ciudadanos sigue sin comerse un colín, el PP pierde los dos diputados que tenía (incluido Javier Maroto) y sin embargo PNV y Bildu obtienen 3 diputados más.
En fin, la democracia ha hablado. Ciudadanos se ha salvado aunque no llega a liderar, como era su pretensión, la derecha, Vox obtiene mucho menos de lo que esperaba, el PSOE se convierte en el gran vencedor y Unidas Podemos obtiene unos malos resultados, aunque un poco mejor de los que le daba las encuestas, y le puede convertir en un valor determinante en el próximo gobierno.
La cosa queda clara, el PP va a pasar una temporadita a la sombra. Sánchez será presidente y, espero que con Unidas Podemos, Comprimís y algún partido independentista (aunque sea absteniéndose). La única duda que podía quedar, la despejaron ayer los socialistas en la calle Ferraz, gritando ¡Con Ciudadanos, no! Esa es la única duda. Y, no lo duden, los socialistas derrotados, que los hay –barones como Susana Díaz, Lambán, García-Page o Fernández Vera o socialistas derechosos como Guerra, Bono, González, etc-- pretenderán que Ciudadanos pacte con Sánchez y deje a Unidas Podemos fuera de la órbita del poder. Ahí está la batalla que tenemos que ganar, porque Unidas Podemos es la única garantía de que un gobierno de Sánchez haga una verdadera política de izquierdas.
Salud y República

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas