Revista Libros

Iliada

Publicado el 19 mayo 2010 por Santosdominguez
Iliada
Homero.
Iliada.
Versión de Óscar Martínez García.
Alianza Editorial. Madrid, 2010.
Alguien tan alejado aparentemente de Homero como Raymond Queneau escribió que toda gran obra literaria es o La Iliada o La Odisea, es decir, narraba la vida como batalla o como viaje.
La Iliada es el prototipo del primero de esos modelos narrativos. Situada en el décimo año de la guerra de Troya, en la que aqueos, argivos y dánaos formaban una alianza para rescatar a Helena, cuenta el episodio de la cólera de Aquiles, sus causas y sus consecuencias. Una sucesión de hechos bélicos y escaramuzas, de idas y venidas de dioses y hombres, de un efecto mariposa que llega hasta el Olimpo e implica a Zeus, a Hefestos, a Hermes, a Afrodita.
Los héroes aqueos que cercaban Troya o retrocedían hasta sus naves ante el contraataque de los asediados, los jactanciosos Paris y Héctor, o las viudas troyanas no sabían que eran piezas movidas por los dioses, que obedecían un plan trazado por Zeus, que ignoraba que él a su vez no era más que una de las piezas movidas por Homero.
Bajo las altas murallas de una de las nueve Troyas que descubrió Schliemann, la musa homérica sigue cantando la cólera de Aquiles, de pies ligeros, el poder de Agamenón, el rey micénico, señor de guerreros, la astucia de Odiseo, el de las muchas tretas, la armadura de bronce de Ayante, la muerte de Patroclo, los funerales de Héctor, domador de caballos, la belleza de Helena, las amenazantes naves aqueas, las piras funerarias, los caballos, los cinco círculos del escudo de Aquiles, que encierran la ambigua relación del hombre con la violencia, que, lo escribió también Wallace Stevens hace cincuenta años, habita en el corazón, muy cerca de donde habita el amor.
La versión en prosa de Óscar Martínez García, primera de la Iliada en este siglo XXI, la edita Alianza en su cuidada colección Libros Singulares y lleva las espléndidas ilustraciones ya clásicas de John Flaxman, el maestro neoclásico de las líneas puras. Va precedida de un estupendo prólogo y rematada con un índice onomástico que sirve para no perderse en el fragor de la batalla, en la que Homeró exaltó a los héroes y rebajó a los dioses para que unos y otros compartieran el campo y las heridas, los rencores y las venganzas.
Quizá fue aquí donde se creó la inevitable y penosa tradición de que la guerra la cuentan los vencedores.
Santos Domínguez

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista