Revista Cine

Inés París, la nueva SGAE y los catastróficos recortes

Publicado el 12 noviembre 2012 por Alfonso65 @AlfonRoldan

Inés París, la nueva SGAE y los catastróficos recortes

Inés París, una mujer trabajadora, del cine, en una fotografía de Fran Lorente.


Forma parte de la dirección de la nueva SGAE, al frente de la cual, ahora están “verdaderamente los autores”. Desde hace pocos meses dirige el Instituto Buñuel de la Fundación Autorcon el objetivo de promocionar el cine español y Latinoamericano. También es responsable de la sala de cine Berlanga, la más barata y mejor equipada de la ciudad que está al servicio de jóvenes autores y de la juventud que ama el cine (AQUÍ la ves). Con elocuencia, con ilusión cuenta proyectos sin parar: “vamos a firmar convenios con las escuelas de cine y con universidades; vamos a intentar enseñar a ver cine desde la escuela, para generar conciencias críticas”. Y aún tiene tiempo para, con su hiperactividad, rodar documentales o poner en marcha obras de microteatro. Desborda vida e ilusión en medio de un panorama oscuro. Sin duda, es una mujer de cine.

Desde que se creó hace seis años y hasta hace pocos meses ha sido presidenta de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales). “CIMA la creamos entre trece directoras, entre ellas Izíar Bollaín, Isabel Coixet, Helena Taberna…, pero éramos muy pocas. En la actualidad la asociación tiene casi trescientas mujeres de lo audiovisual, lo cual ya es un logro importante. Además, hemos conseguido crear un movimiento inesperado en lo audiovisual poniendo encima de la mesa lo que nadie había considerado nunca un problema: que hubiera tan pocas mujeres en la dirección, escritura y producción del cine y la televisión en España. Otro logro espectacular es que en un medio tan individualista la gente se una por un bien común, tanto, que hemos conseguido una ley de lo audiovisual con medidas de acción positiva”, explica una Inés París “muy satisfecha del trabajo realizado en CIMA”.
Ahora es vocal y tiene muy sabido lo que ahí se hace: “Se están tomando decisiones muy importantes, como es crear redes en Europa y Latinoamérica. O sea, internacionalizar nuestra producción y creación buscando salidas fuera”.
Aunque pienso en títulos concretos sin mencionarlos, comento a la París que muchas películas muy comerciales siguen siendo muy machistas… Y ella parece conocer la solución: “Los papeles más representados por mujeres son prostitutas y amas de casa… La solución no está en decir que las películas son machistas, lo que hay que pedir es que haya otras películas, como la inglesa La educación, que relata lo importantísimo que es para una mujer estudiar y lo malísimo que es si se va con un bobo”.
- Pero la mujer sigue estando fuera de la dirección, guión y producción de largometrajes…
- Cambiar esto es muy difícil, y en momentos de crisis, más. La producción está parada y nosotras somos pocas, así que somos las que más directamente recibimos el palo. Pero se produce una paradoja ya que aunque cada vez es más difícil para las mujeres acceder a películas de alto presupuesto, incluso de presupuesto medio, hemos espabilado para hacer otras cosas. Ahora hay muchísimos documentales dirigidos por mujeres y muchísima producción alternativa con pequeños presupuestos y novedosos medios de financiación que encabezan las mujeres. En todo este movimiento, las mujeres son bastante líderes.
Crisis
A nadie se le escapa que al cine y la cultura, los recortes del Gobierno y la subida del IVA para los cines han llegado con toda su fuerza… Y critica al Gobierno, porque en su opinión los recortes en el mundo de la cultura suponen una “catástrofe” porque demuestra cuál es la consideración de este Gobierno, del papel que tiene que jugar la cultura en aspectos que deberían servirles, incluso, para su ideario político.
- ¿Por ejemplo?- Por ejemplo la construcción de la identidad del estado español y la defensa de una identidad europea más allá de las directrices que marcan los bancos. Y todo esto unido a la idea que tienen de la marca España. Construir la marca España sin el cine es totalmente absurdo. Para Estados Unidos, España es Almodovar, incluso Saura, y puede terminar siendo Goya, pero a través  de las películas; o en plan tradicional, los tercios españoles son Alatriste de Reverte. El cine da la imagen del país.
Huelga y mujeres
Al hilo de todo esto y mucho más, el miércoles está convocada una huelga general… Y me cuenta como pecisamente esta mañana ledecía una señora: “qué horror, la huelga”. Inés, frente a ello, lo que dice es: “qué horror la situación que estamos viviendo” y esto sí que no sirve de nada. De todo lo que está ocurriendo, lo más positivo es la capacidad de movilización de la gente. Lo que sí me preocupa y me parece esencial es que la movilización que se da en la calle se articule en un discurso político. Creo imprescindible que la izquierda de este país cree alternativas que convenzan”.
Próximamente, 25 de Noviembre, se conmemora la jornada contra la violencia de género. No es un tema muy tratado en cine y televisión… Nuestra directora aclara que, en su opinión, no debería hablarse de violencia de género, sino de violencia hacia las mujeres. Es un eufemismo que tapa la realidad del asunto. “La violencia hacia las mujeres está más extendida. Es también contra las niñas en el seno de la familia, incluso contra las suegras. Es decir, va más allá de la relación de pareja. Sin duda, la película más importante sobre el tema fue Te doy mis ojos, de IzíarBollaín. Yo intenté hacer una serie sobre el tema para Televisión Española con Chus Gutiérrez, pero nunca logramos sacar adelante y debería salir… Documentamos mucho, incluso nos asesoró el que fuera delegado del Gobierno contra la violencia hacia las mujeres, Miguel Lorente”.
- ¿Piensas que el Ministerio de Igualdad (que desapareció en una legislatura) y la legislación aprobada en la última época del Gobierno socialista sirvió para algo?
- Creo que el Partido Socialista trató el tema de la violencia contra las mujeres y la igualdad con mucho rigor y compromiso. Ahora bien, no se debería plantear nunca más ningún tipo de programa político sobre este tema sin que tuvieran fondos para que las cosas se llevaran a cabo. El problema del Ministerio de Igualdad es que no tenía dinero. Luego, todos los programas que abordan el problema de la violencia contra las mujeres también tiene un problema de dotación de fondos, el Ministerio de Interior no tiene dotación de fondos para que exista protección, ni para dar salida a todas las mujeres que tienen que escapar de su casa. Hay que denunciar, pero también ofrecer alternativas con una protección importante. Y sobre la ley…, si hay algo que no funciona en ella, no ocurriría nada por revisarla.
Claro. Inés París es mujer y trabajadora. Se ríe cuando le pregunto que cómo lo lleva. Y me lo explica: “Una ayuda fundamental han sido los modelos que he tenido: mi abuela fue de las primeras farmacéuticas de España y todas sus hermanas también se licenciaron en distintas materias. Mi madre fue alta ejecutiva y…, algo curioso que empodera mucho a las mujeres es tener un padre que te apoye. También tengo un padre feminista. Yo no tengo un duro. No tengo ni casa. El dinero siempre lo he puesto al servicio de mi carrera profesional y divorciada y con una hija, he necesitado ayuda. Confieso que me sigo muriendo de mala conciencia cuando tengo que trabajar y viajar. A veces he dejado asuntos laborales por mi hija, pero al tiempo he pensado que mi carrera era tan importante como mi maternidad. He procurado que la maternidad no se convirtiera en un elemento central de mi vida”.
Y como es hiperactiva a pesar del yoga y el gimnasio, ha tenido tiempo de estrenar una obra de microteatro suya, Arde papi. Parece que el futuro de la profesión va por ahí… “No hay que magnificarlo. La cultura no debe convertirse en micro, pero en la actual situación funciona muy bien. Por poco dinero se puede tomar una copa y ver varias obras y sirve de buena práctica para actores y actrices. Ahora voy a rodar un corto con la obra. Y espero arrancar un documental que es un retrato de las mujeres subsaharianas que están viviendo en España. Y tengo dos películas en cola de espera. Una comedia que se llama La noche que mi madre mató a mi padre, con Belén Rueda de protagonista y producida por los Colomo. La otra cinta es más complicada, menos comercial, Rosalía, sobre Rosalía de Castro”.

Inés París, la nueva SGAE y los catastróficos recortes

Por Bárbara de Braganza en otra foto de Fran Lorente, claro

 La París, con su voz rotunda y segura, cuenta y cuenta proyectos e ideas, mientras saborea un café de los de Clooney salpimentado por el humo de un cigarro. Pero no es Humphrey esta mujer de cine. Desborda color.Sobre CIMA. Pincha aquí.Y sobre la nueva SGAE, puedes pinchar aquí.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas