Revista Atletismo

Informacion tecnica de frontales trail running (parte 1)

Por Juangd
Frontales trailrunningElegir un buen frontal acorde a nuestras necesidades se está convirtiendo en un auténtico reto.
Si nos ponemos a mirar en detalle, todas las características y especificaciones de cada uno de los fabricantes, nos encontraremos con un buen número de términos y tecnicismo a los que no estamos acostumbrados, y aunque en cierta forma suponemos lo que puede significar, en ocasiones es costoso descifrar a que se refieren y si realmente es importante y/o relevante para el uso que daremos al frontal.
La primera pregunta que nos viene a la cabeza es ¿cuanta potencia necesito?. Aunque cada vez estamos más acostumbrados al termino lumen, debido a la entrada en el mercado de bombillas domesticas basadas en leds, por norma general estamos más habituados al termino vatio. Para ponernos en contexto tenemos la siguiente equivalencia hablando de lamparas led:
50 a 80 lumens >> 1 vatio
110 a 220 lumens >> 3,5 vatios
250 a 440 lumens >> 5 vatios
En este sentido para correr por una pista facil tendríamos suficiente con unos 50 o 60 lumens, mientras que si entrenamos por zonas más técnicas necesitaremos más de 100 lumens para tener una visibilidad adecuada. No obstante en el mercado podremos encontrar frontales mucho más pontentes, lo que nos deja en el siguiente punto: duración de las baterias/pilas
La mayoría de los fabricantes especifican el tiempo estimado que durará la bateria/pilas a diferentes potencias. De nuestras necesidades dependerá que frontal elegir; no será lo mismo un frontal para pistear ocasionalmente en nuestros entrenos semanales, que un frontal para correr una ultra técnica donde pasaremos muchas horas corriendo/andando de noche y necesitaremos unas garantías en cuanto a duración y a calidad del haz de luz. Efectivamente es imporante la duración, pero no lo es menos la instensidad del haz de luz ofrecida por el frontal, Para determinar el tiempo que un frontal puede ofrecer con intensidad de luz constantes los fabricantes utilizan el término "burn time".
El "burn time" según el estándar NEMA-FL-1, define el tiempo que transcurre en pasarse del 100% al 50% de intensidad, considerandose este último punto el momento en el que las baterías/pilas deberán ser reemplazadas.
Por ello es importante elegir un frontal de calidad que proporcione luz constante manteniendo su rendmiento durante el periodo que especifca el fabricante, permitiendo que aunque las baterias/pilas están casi agotadas tengamos la garantía de que alcanzaremos, con una intensidad lumínica óptima, el tiempo máximo de uso que esperamos y no nos quedemos tirados en mitad de la montaña
Brightness versus burn time
CONSTANT LIGHTINGCONSTANT LIGHTING
STANDARD LIGHTINGSTANDARD LIGHTING

Otro término importante que nos encontraremos es el "beam angle", que básicamente es el ángulo de haz de luz producido por el frontal donde la intensidad se mantiene como mínimo al 50% de la intensidad máxima. Hoy en día podemos encontrar frontales que nos permiten modificar el ángulo del haz (multi-beam headlamp), teniendo la posibilidad de adaptar el haz de luz al tipo del terreno por el que estemos transitando.
Por otro lado, y aunque normalmente no lo veremos especificado, existe el concepto "field angle", que vendría a ser el haz de luz alrededor del "beam angle" donde se mantiene una intensidad del 10% (o menos) de la intensidad máxima.
Bean angle y Field Angle Frontales trail running
En función de la calidad y textura del revestimiento exterior del frontal se crearán bordes más suaves a lo largo del haz de luz y se focalizará mejor consiguiendo una óptima distribución de la luz, evitando tener un "field angle" demasiado amplio, es decir, focalizar el "beam angle" y tener regiones "field angle" pequeñas.
A estos dos términos añadimos el "beam distance" que nos indica la distancia en la cual el haz de luz se reduce a 0,25 Lux.
Por si no teníamos suficientes conceptos,  introducimos uno más: el Lux.  El Lux  es la medida estándar para iluminación. Representa el brillo de una superficie en un determinado punto.
Un Lux equivale a un lumen por metro cuadrado, en función de la cantidad de lumens de la fuente y el "beam angle" la "beam distance" variará. Esto que puede parecer complicado se ve muy sencillo con un ejemplo:
100 lumens concentrados en un área de 1 metro cuadrado generarán 100 Lux, pero 100 lumens repartidas en un área de 10 metros cuadrados (mayor "beam angle")  sería igual a 10 Lux.
Es decir, según configuremos nuestro frontal para ofrecer un ángulo del haz más amplio ("beam angle" mayor) menos distancia podremos iluminar con una intensidad suficiente. Por lo que, si nos encontramos afrontando una bajada rápida y nuestro angulo de haz está demasiado abierto, es probable que no veamos con nitidez un espacio suficiente delante de nosotros para anticiparnos a los diferentes obstáculos. A su vez, si el "beam angle" seleccionado es demasiado estrecho deberemos ir moviendo mucho la cabeza para focalizar el punto donde queremos ir y perderemos detalles del resto de obstáculos a nuestro alrededor.
Los principales fabricantes ofrecen información detallada sobre el "beam angle" y la "beam distance" para cada una de las configuraciones que soporta un determinado frontal y será muy importante elegir un frontal polivalente que se mueva en rangos alrededor de los 25-30 grados de "beam angle".
Con esto creo que ya os he calentado suficientemente la cabeza, espero que estos conceptos técnicos os ayuden a saber identificar las caractéristicas de los frontales y que comparando podais hacer una elección adecuada dentro de la amplia gama de frontales que actualmente tenemos en el mercado.
En un próximo artículo, el cual será algo menos técnico, me centraré en peso, baterias, pilas etc.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :