Magazine

Iniciación a la propiocepción para perros

Publicado el 06 marzo 2016 por Silvia Silvia Garcia

En la última entrada empezamos a hablar de la propiocepción, de sus usos y beneficios y de cómo ayuda en la formación de los perros de trabajo. A partir de hoy hablaremos de cómo realizar la iniciación a la propiocepción para perros.

Para realizar la iniciación así cómo en las siguientes sesiones, debemos tener en cuenta el temperamento y carácter de nuestro perro así como sus experiencias pasadas y su capacidad de exploración e iniciativa. Con los perros tímidos, los inicios serán mucho más lentos, pero en los perros seguros de si mismos, posiblemente los problemas surjan más adelante si en vez de asentar cada paso, corremos demasiado. Cómo en cada aspecto de un perro de trabajo, no debemos saltarnos ningún escalón, para que el perro pueda gestionar cada cosa aprendida y para poder detectar un problema mucho más fácilmente.

Iniciación a la propiocepción para perros

Tampoco podemos dejar de lado con qué se motiva nuestro perro, aceptando que el valor del premio no lo establecemos nosotros, si no el propio perro. Hay individuos que tendrán motivación alta por un trozo de queso y otros, por un trozo de pan. Unos por una bolita de pienso y otros, por una pelota.
Para tantear qué tipo de premio o qué juguete motiva más a nuestro compañero, podemos realizar un sencillo test que se trata de hacer elegir al perro en cada caso qué prefiere. Ponemos un premio diferente en cada mano cerrada, le dejamos oler y en la mano que insista más tenemos el premio elegido. Así realizaremos una criba entre unos 8/10 premios diferentes y estableceremos un orden. Para ejercicios menos duros, el premio será de un valor más bajo, para un ejercicio más exigente, premiaremos con algo muy suculento.
En cuanto a los juguetes o mordedores, realizaremos el mismo proceso de selección. Podemos poner dos juguetes en el suelo, mientras sujetamos al perro. Le soltamos y su objetivo será el juguete que prefiere. En el caso de los juguetes podemos hacer el test de cada pareja a elegir 2 o 3 veces para asegurarnos de qué no sólo ha focalizado en uno.

Hoy empezamos con un ejercicio que parece fácil pero veréis la reacción de dos perros diferentes. Yakone, mi Husky no es una perra de trabajo. Ella en la montaña, salta y trepa por cualquier sitio, sobre todo si hay que ir detrás de algún bicho, pero las alcantarillas no le gustan nada. Sun sin embargo, tiene un trabajo a sus espaldas de muchos meses, y aunque no llegó a casa de cachorro, hemos podido ir paliando muchas carencias.

Para esta sesión hemos utilizado un elemento que tenemos en casa que es una de las jaulas que tienen mis perros para dormir. Al plegarse quedan los barrotes de la jaula apoyados sobre la bandeja de plástico que se comba ligeramente y hace ruido en el momento que el perro apoya las patas. Con elementos habituales en casa se pueden realizar ejercicios muy interesantes y poco complicados.

Sun entiende el ejercicio muy rápido porque habitualmente trabajamos cosas nuevas y confía que no va a pasar nada malo. Yakone en cambio... bueno, lo podéis ver vosotros mismos...


Volver a la Portada de Logo Paperblog