Revista Opinión

Invertir en Convivencia

Publicado el 23 octubre 2010 por Jmbigas @jmbigas
Españolito que nacesal mundo, te guarde DiosUna de las dos Españasha de helarte el corazónAntonio MachadoTengo por costumbre alternar algo mis fuentes de información, a fin de balancear un poco los respectivos sectarismos y la tendenciosidad que parece que todas tienen. Procuro ver las noticias por la mañana en CNN+ (tendencia PSOE) y el Diario de la Noche en Telemadrid (PP en vena).

Invertir en Convivencia

(Fuente: laguiatv)

Pero este viernes me he sometido a un ejercicio más radical y violento. Tras ver media hora de noticias en CNN+, he sintonizado la cadena de la TDT Party (Intereconomía). Estaban llevando adelante un debate llamado Otro Gallo Cantaría. Algún día, haciendo zapping, he pasado por otro debate nocturno (algo así como El Gato al Agua) y he salido huyendo.Y, de verdad, me he sentido como el españolito de Machado, desgarrado en dos mitades irreconciliables.Desde hace seis años y medio, en España gobierna José Luis Rodríguez Zapatero, con el apoyo del Partido socialista Obrero Español. Por lo tanto, desde hace el mismo tiempo, el Partido Popular está en la oposición.

Invertir en Convivencia

(Fuente: laguiatv)

Ante todo, debo reconocer que tengo cierta tendencia hacia el centro izquierda, que voto habitualmente al PSOE, pero también he votado al PP en alguna ocasión en que me parecía necesario un recambio por higiene democrática.Me deja obnubilado, patifidifuso y ojiplático constatar el nivel de sectarismo, rencor y odio que campa por los foros de la derecha, más o menos próximos al PP. Da la sensación de que todavía no han digerido que en las dos últimas Elecciones Generales perdieron, porque más españoles votaron al otro partido mayoritario que a ellos.El sectarismo, para bien o para mal, es perfectamente esperable. Cada cual calza para su lado, y todos sabemos que las cosas que pasan tienen ángulos distintos desde donde evaluarlas. Una cierta dosis de rencor me la podía esperar. No es bueno, pero creo que es ciertamente inevitable. Pero el odio me desborda, me resulta inadmisible.Este jueves juraron o prometieron su cargo en el Palacio de la Zarzuela los nuevos ministros que Zapatero ha decidido que formen parte de su Gobierno. Y, lógicamente, esa era una de las noticias del día. Oir al moderador y a buena parte de los tertulianos destilar odio (y desprecio) hacia los miembros del Gobierno es algo que me parece fuera de lugar, y muy lejos de perseguir los objetivos que se les supone.

Invertir en Convivencia

Xavier Horcajo de Intereconomía
(Fuente: intereconomia)

Me parece lógico que cualquiera trabaje para defender sus propias opciones, y que eso a menudo suponga depreciar (ojo, no despreciar) al adversario. Los éxitos propios siempre valen al menos el doble que los ajenos, y los patinazos propios valen como mucho la mitad que los ajenos. Todo eso es el juego democrático.Pero el odio exhibido de esa forma en una cadena de televisión nacional no es nada bueno, desde mi punto de vista. Porque los medios, nos guste o no, crean opinión, y generan en buena parte de la población, más o menos partidaria, un cierto estado de ánimo, que es proclive al odio. Y del odio a la exclusión hay un corto trecho. Si se tensa por un lado, se radicalizan los tibios. Y en pura reacción, también se radicalizan los tibios del bando adversario.Nos toca asistir casi todos los días a espectáculos bochornosos, muchas veces en Universidades, válgame Dios, en que se intenta impedir, de formas a menudo muy violentas, las conferencias de algunos políticos. Y eso, por parte de todos los bandos. En Barcelona, los cachorros de Esquerra llaman fascista y asesino a cualquiera del PP que se acerque por la Universidad. O lo que es pero, españolista. Este jueves, en la Complutense, hubo abucheos y episodios violentos, protagonizados por presuntos progres descerebrados contra una conferencia de Rosa Díez, a quien sacaban tarjeta roja. No hace mucho, cachorros de la derecha impidieron un acto de Santiago Carrillo. Y así para adelante, y eso en la Universidad. Reflexionad en el significado del propio nombre: Universidad. Un lugar de vocación universalista, donde todos los criterios tienen que tener cabida y cualquier debate debe ser abierto.

Invertir en Convivencia

Concha Boo de CNN+
(Fuente: cuatro.com)

Cuando Machado hablaba de las dos Españas, poco podía imaginarse que siguiéramos instalados en lo mismo tantos años después. Da la sensación de que tanto los que ganaron como los que perdieron la Guerra Civil (y de eso ya hace setenta años) siguen teniendo el odio enraizado en alguna parte de su ser. Y sólo hace falta despertarlo para generar disensión social. ¿Algún día conseguiremos derrotar a la inercia de vencedores y vencidos?.De verdad, propongo contratar a un diseñador gráfico para que defina y dibuje una nueva bandera para España. Una bandera que no tenga que ver con nada del pasado, que no sea la rojigualda ni la tricolor, que no tenga cuatro barras, ni castillos ni leones. Una bandera nueva y diferente, que todos podamos sentir como símbolo de nuestro país común, que no tenga ninguna reminiscencia ni de vencedores ni de vencidos, y que todos podamos ondear sin resquemores cuando nos sintamos orgullosos de ser españoles. Una bandera que, seguramente, debería ser color verde esperanza.Sería una buena inversión para mejorar la convivencia de los españoles.Entiendo las diferencias, pero me duele el odio.JMBA

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas