Revista Viajes

Jaisalmer, Cuando la hospitalidad raya lo absurdo

Por Javixas

Jaisalmer, Cuando la hospitalidad raya lo absurdoY es que no se me ocurre otra manera de describir el trato en esta ciudad. Antes de llegar conseguí el teléfono de Lucky miembro de CouchSurfing, le llamé desde el bus dos horas antes de llegar a esta pequeña ciudad del desierto de Rajastán. Me dijo que fuera directo a su hotel.      

Mi sorpresa, una habitación con baño, en pleno fuerte de Jaisalmer, y gratis. ¿Por qué gratis? Pues por ser de CouchSurfing! Así que me veo con habitación gratis en una de las ciudades más bonitas que he visto hasta ahora. Quizás no sea más espectacular que otros fuerte que he visitado, pero la gente es diferente al resto del Rajastán.    

Jaisalmer, Cuando la hospitalidad raya lo absurdo

Las calles de Jaisalmer

Llegue al hotel pero Lucky no estaba, pero como dijo, ahí tenia mi habitación esperándome. Yo no le vi hasta la noche, donde me citó en otro hotel donde trabaja y me recibió a base de rones… Y me encuentro con un chaval de 24 años que me habla un perfecto español, francés, algo de alemán, italiano, inglés, y 7 dialectos indios. Un fuera de serie.      

Y con esos rones ha empezado mi aventura en Jaisalmer, que iba a ser breve pero que veo que me voy a quedar por lo menos una semana aquí!      

Y no porque tenga habitación gratis, ni mucho menos, sino porque estoy viviendo justo lo que venía buscando en el viaje, me explico:      

Al día siguiente de ni llegada nos subimos a la moto, él, su primo y yo. Eso es, tres en la moto y nos vamos al campo, a la granja del primo que es un oasis en medio del desierto. Tras andar un rato llegamos bajo un árbol y nos ponemos a cocinar con su tío y algunos campesinos que trabajan las tierras.    

 

       

 

   

Jaisalmer, Cuando la hospitalidad raya lo absurdo

Jaisalmer

  

      

Yo me pongo a pelar ajos como un condenado,  fácilmente 30/40 dientes de ajo, otro pela cebollas, el otro los tomates, y así vamos preparando el guiso de cabra al curry extra picante! Y me veo, rodeado de campesinos, comiendo cabra en mitad del desierto en un pequeño oasis, su día a día como dice Lucky.      

Y en efecto este es el día a día de esta ciudad, mucha calma, mucho paseo, mucha charla con la gente de la ciudad y mucho de estar tirado en terrazas viendo puestas de sol, o amaneceres.      

Jaisalmer atrapa mucho y hay mucha gente por aquí que vino para dos días y lleva semanas o incluso meses. Algo tendría este lugar… yo vine por 2 dias y llevo 10, os iré explicando como han transcurrido.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista