Revista Cine

La Alta Sociedad. Violenta lucha de clases

Publicado el 20 abril 2017 por Criticasen8mm @Criticasen8mm

La Alta Sociedad. Violenta lucha de clasesTítulo original:
Ma Loute
Año:
2016
Fecha de estreno:
21 de Abril 2017  
Duración:
122 min
País:
Francia
Director:
Bruno Dumont
Reparto:
Fabrice Luchini, Juliette Binoche, Valeria Bruni Tedeschi, Brandon Lavieville, Raph,Didier Després, Cyril Rigaux, Jean-Luc Vincent, Laura Dupré
Distribuidora:
VerCine / La Aventura Audiovisual
Tras su salto a la comedia con L’il Quinquin, el duro y sádico Bruno Dumont vuelve al ruedo con una película que continúa la línea iniciada por su miniserie de 2014 pero subiendo la apuesta por el absurdo y la excentricidad, hasta el punto de presentar una obra por momentos desconcertante pero sumamente satisfactoria. Por supuesto, la apuesta por la comedia no significa la renuncia a su universo violento y grotesco, pues la oscuridad en La Alta Sociedad está a la altura de las más duras películas del francés, siendo lo estrambótico de su empaque poco más que el maquillaje de un análisis social más serio.
Ma Loute es el hijo mayor de una familia de pescadores que además trabaja en el negocio local de transportar personas (manualmente) a través del Río Slack. Los pescadores que viven en lo más bajo de la escala social y geográfica son hoscos, con cara de pocos amigos, con una fuerte carga de resentimiento social y con bellezas no normativas, para decirlo amablemente. Todo lo contrario se vive en la cúspide geográfica y social, donde tienen lugar las estrambóticas costumbres de una familia adinerada dedicada a los lujos más idiotas y a las preocupaciones más sencillas. En la Bahía Slack, lo que debe estar separado está separado, sin embargo es la forma en que los dos mundos empiezan a comunicarse lo que empieza a mover la película.La Alta Sociedad. Violenta lucha de clasesEn esta cinta Dumont abandona la conocida austeridad de su puesta en busca de una excentricidad y un colorido desconocido en su filmografía. Así, la caracterización ridícula de esa alta sociedad y el espacio completamente absurdo en que viven y se relacionan (hay una vivienda extravagante desde la arquitectura misma) contrasta directamente con lo que pasa en la bahía, siendo el espacio de los marginados en donde la fotografía y la puesta vuelven a temas más típicos de las cintas del francés, con una fuerte presencia del ser humano mimetizado con el paisaje y la naturaleza (aquí más que nunca se enfatiza la presencia del rasgo geográfico en la diferenciación social).La Alta Sociedad. Violenta lucha de clasesOtro elemento que se vuelve recurrente en las comedias de Dumont es la ridiculización de las fuerzas del orden. Si el L’il Quinquin el comandante Van der Weyden hacía gala de un motricidad problemática y una poco agraciada inteligencia, los inspectores Machin y Malfoy (que recordarán un poco a Hernández y Fernández de Tintín) vienen a ofrecer una renovada galería de torpezas. Su investigación resulta tan ridícula e inútil que lejos de llevar tranquilidad a aquella alta sociedad sobre el preocupante caso que investigan (la misteriosa desaparición en serie de buegueses en la bahía), dejan el hueco a todo tipo de fantasías sobrenaturales. En este caso, el director francés decide poner al espectador por delante de los detectives revelando bien pronto el misterio, para así desarrollar libremente los temas que le interesan.La Alta Sociedad. Violenta lucha de clasesUna vez más, en un mundo perdido en el odio son los niños los que muestran las relaciones más puras, aunque aquí el cabrón de Dumont no nos deje tan buena sensación como la que nos dejaba L’il Quinquin. Quizá porque aquí los niños son mucho más grandes y están mucho más empapados del mundo adulto, quizá simplemente porque no está cómodo con el lado luminoso de la vida, lo cierto es que el atisbo de final feliz de “La Alta Sociedad” parece más la mueca horrorosa de una sonrisa fingida.La Alta Sociedad. Violenta lucha de clasesCon todas su rarezas, es posible que estemos ante la más compleja y completa obra del francés, quién viene superándose año a año y colocándose en la primera línea del panorama cinematográfico. Aunque su radicalidad la condenará a ser una incomprendida por años, vale la pena ver uno de los trabajos más personalísimos que la cartelera puede ofrecer.8.5/10

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas