Revista Libros

La caja de botones de Gwendy (Stephen King/Richard Chizmar)

Publicado el 21 enero 2019 por Bookworm
La caja de botones de Gwendy (Stephen King/Richard Chizmar)TÍTULO: La caja de botones de Gwendy
AUTOR: Stephen King/Richard Chizmar
EDITORIAL: Suma de Letras
Sinopsis Editorial:

Existen tres vías para llegar a Castle View desde la ciudad de Castle Rock: por la carretera 117, por Pleasant Road y por las Escaleras de los Suicidios. Cada día del verano de 1974, Gwendy Peterson, de doce años de edad, toma el camino de las escaleras, que ascienden en zigzag por la ladera rocosa. Pero un día, al llegar a lo alto, mientras recupera el aliento con la cara roja y las manos apoyadas sobre las rodillas, un desconocido la llama. Allí, en un banco a la sombra, se sienta un hombre con una chaqueta negra y un pequeño sombrero. Llegará un día en el que Gwendy sufra pesadillas con ese sombrero...
Leer algo de Stephen King siempre es un placer, aunque es cierto que no siempre me han gustado sus novelas, pero con las que he leído ultimamente he disfrutado mucho y aunque este libro está escrito a dos manos (yo no tenía el gusto de conocer al señor Chizmar) debo reconocer que la historia de Gwendy me ha enganchado desde la página uno y casi me la leí de una sentada en la consulta del dentista mientras esperaba mi turno que se retrasó cuarenta minutos por una urgencia.
Más que una novela podría decirse que es un cuento largo en el que la vida de la protagonista avanza a bastante velocidad.
Gwendy sube cada día "Las Escaleras del suicidio" dispuesta a bajar de peso para que nadie pueda meterse con ella en su nuevo instituto, y un día se encuentra allí con un hombre de traje y sombrero negro. Richard Farris, que así se llama el hombre de negro, le regala a Gwendy una caja de botones (sí, botones de pulsar, pero que tire la primera piedra el que no creyó por un momento que eran botones de coser ¡ja,ja).
La inclina para que la niña pueda ver una serie de pequeños pulsadores en la parte superior de la caja, seis en filas de dos y uno a cada lado. Ocho en total. Las parejas son de color verde claro y verde oscuro, amarillo y naranja, y azul y violeta. Uno de los botones en los flancos es rojo; el otro es negro. Hay una pequeña palanca en cada extremo de la caja y, en el centro, lo que parece una rendija.

No os diré para qué sirven los botones, solamente el rojo, que es el único que se puede pulsar tantas veces como quiera y que te concede "cualquier cosa que desees".
Cuando Farris desaparece, Gwendy no tiene claro por qué le ha dado la caja, no sabe si volverá a por ella, no sabe si se atreverá a pulsar los botones porque no sabe cuales serán las consecuencias, solo sabe que debe guardarla con celo y nadie debe enterarse de que la tiene. Lo que sí empieza a notar Gwendy, es que su vida mejora en prácticamente todos los aspectos (físicos e intelectuales) y no solo la suya, si no la de su familia. El matrimonio de sus padres, por ejemplo parece comenzar a funcionar mejor. Para ella por supuesto, todo lo bueno que le está ocurriendo tiene que ver con la caja
El caso es que el tiempo va pasando y aunque al principio Gwendy era más consciente y dependiente de la caja, al ir madurando, la va "utilizando" menos. Durante el tiempo que tiene en su poder la caja, también han ocurrido cosas malas y por supuesto ella se siente responsable puesto que también es algo que achaca al poder de la caja. A veces cree reconocer en la calle a Farris, como si la estuviera vigilando, además de vez en cuando también ve el sombrero negro a su alrededor, pero su vida en general es fabulosa, es una buena estudiante, es una chica guapa y popular y quizás lo único negativo es que esta popularidad la aleja de su mejor amiga Olive, al menos eso es lo que Olive le reprocha, aunque Gwendy no está de acuerdo. Por supuesto en esta historia también tenemos un "malote", el niño que en la escuela martirizaba a Gwendy llamándola "Goodyear" (como los neumáticos) y que a medida que el tiempo pasa se va transformando en un delincuente de armas tomar.
No os cuento más porque la historia es tan breve que sería una pena estropearla, pero durante los años que Gwendy custodia la caja ella siente que es responsable de algunas cosas que han ido ocurriendo, aunque a veces tiene la sensación de que todo está en su cabeza. ¿Volverá a encontrarse con Farris? ¿Resolverá este sus dudas?
Como os decía me ha gustado el libro. Me ha encantado la evolución de la protagonista que en una historia tan breve está muy bien definida pasando por las etapas de la niñez, adolescencia hasta llegar una edad adulta. Es cierto que la historia podría haber dado mucho más de sí y  creo que me hubiera gustado leer una novela extensa sobre esta caja, pero aún así me ha dejado muy buen sabor de boca y pensando si realmente a veces no es todo psicológico y le damos a las cosas que usamos como "talismanes" más poder del que realmente tienen.
Puedes leer las primeras páginas de esta novela AQUÍ

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista