Revista Cultura y Ocio

La caña de pescar

Publicado el 14 enero 2021 por Rubencastillo
La caña de pescar

Que los sueños han constituido, en la historia de la literatura, una fuente casi inagotable de inspiración para poetas, narradores y filósofos no es asunto que pueda discutirse: desde Pedro Calderón de la Barca hasta Fernando Arrabal, desde Quevedo hasta Borges, desde don Juan Manuel hasta Hölderlin, desde Gonzalo de Berceo hasta Shakespeare, se ha acudido a ese venero para intrigar a los lectores y sumirlos en una atmósfera de felicidad o pesadilla que procedía del mundo onírico.

El dramaturgo Claudio de la Torre revisita ese fértil territorio en su pieza La caña de pescar, que se estrenó en 1958 y que fue saludada por el crítico Gonzalo Torrente Ballester, quizá con un punto de benevolencia, en la prensa de entonces.

Aquí nos encontramos en la modesta vivienda donde el matrimonio formado por Adriana y Ramón. Ella es una joven soñadora, divertida, alocada y risueña; él es calmado, racional, práctico y sensato. Adriana, interrogada por su marido, le explica de un modo candorosamente dulce por qué es tan fantasiosa: “Me da mucha pena que pasen los años, que se nos termine la juventud, y sigas tú trabajando todos los días en la oficina, en ese trabajo monótono, aburrido…”. Le da a entender de esa manera tan firme que soñar equivale a salir volando, a evadirse, a pensar en mundos mejores. Ramón, entre admirativo y perplejo, le responde con una sonrisa: “Has conseguido, al fin, dar a los hechos más triviales un aire sobrenatural”.

Pero ambos temperamentos chocarán cuando Adriana tenga un sueño en el que cree ver a su tío Federico, que vive en América y que parece invitarla a salir a pescar. Desde ese instante se sucederán las más extrañas visitas y los más curiosos equívocos: un visitante que les trae un regalo de su recién fallecido tío, unas fotografías antiguas, un taxi ocupado por varias personas que participan tangencialmente en la historia, unos tejados y unas chimeneas que parecen confundirse con el mar… Imaginativa y algo artificiosa, esta pieza nos permite asistir a un espectáculo de casualidades, reflexiones sobre el sentido de la vida y sueños que, por el solo hecho de desearlos, se terminan cumpliendo.

La caña de pescar no supone una convulsión en la historia del teatro, pero se lee con simpatía.


Volver a la Portada de Logo Paperblog