Revista Libros

La casa de cartón

Publicado el 04 enero 2010 por Santosdominguez
La casa de cartón
Martín Adán.
La casa de cartón.
Prólogo de Vicente Luis Mora.
Barataria. Barcelona, 2009.
Mi primer amor tenía doce años y las uñas negras. Mi alma rusa de entonces, en aquel pueblecito de once mil almas y cura publicista, amparó la soledad de la muchacha más fea con un amor grave, social, sombrío, que era como una penumbra de sesión de congreso internacional obrero. Mi amor era vasto, oscuro, lento, con barbas, anteojos y carteras, con incidentes súbitos, con doce idiomas, con acecho de la policía, con problemas de muchos lados. Ella me decía, al ponerse en sexo: Eres un socialista. Y su almita de educanda de monjas europeas se abría como un devocionario íntimo por la parte que trata del pecado mortal.
Así comienza La casa de cartón, del limeño Martín Adán (1908-1985), impulsor de la vanguardia peruana, poeta y bohemio algo anacrónico, una llamativa mezcla de apariencia estrafalaria y prosa admirable.
Publicada en 1928, cuando su autor aún no había cumplido los veinte años, La casa de cartón representa en la prosa peruana lo que Trilce en la poesía: la irrupción de una vanguardia que, pese al ninguneo o las descalificaciones de la crítica oficial, acabaría con el regionalismo indigenista de las novelas de la tierra.
La casa de cartón, una novela de aprendizaje y de iniciación erótica adolescente, una novela lírica y descriptiva que refleja la capacidad poética de su autor y la intensa elaboración metafórica de su estilo, acaba de reeditarse en Humo hacia el Sur, la nueva colección de bolsillo que Barataria dedica a las vanguardias latinoamericanas.
Aparte de las virtudes literarias de su prosa excepcional, La casa de cartón contiene los rasgos formales y las actitudes que caracterizan a la literatura vanguardista: la provocación y el escándalo, la subjetividad, el fragmentarismo caleidoscópico y el esbozo, la discontinuidad espaciotemporal, las secuencias de escenas yuxtapuestas, la disonancia, el culto a la imagen, el juego metafórico, el humor, el mundo urbano, la exaltación de la velocidad, que contagia el ritmo de la frase:
Pero todavía es la tarde —una tarde matutina, ingenua, de manos frías, con trenzas de poniente, serena y continente como una esposa, pero de una esposa que tuviera los ojos de novia todavía, pero... Cuenta, Lucho, cuentos de Quevedo, cópulas brutas, maridos súbitos, monjas sorprendidas, inglesas castas... Di lo que se te ocurra, juguemos al sicoanálisis, persigamos viejas, hagamos chistes... Todo, menos morir.
El despliegue verbal e imaginativo de las descripciones, la anulación de la trama o el estilo envolvente que desplaza de su lugar tradicional a los personajes y se convierte en primer protagonista de la descripción de la vida en el barrio limeño de Barranco, son la antítesis de lo que proponía el costumbrismo mundonovista que constituía el canon de la novela hispanoamericana en el primer tercio del siglo XX.
Novelas como La casa de cartón rompieron ese canon indigenista y fueron preparando el terreno y ampliando horizontes que hicieron posible la aparición de la gran novela latinoamericana de la segunda mitad del siglo. Además de su valor estético, novelas como esta cumplieron ese decisivo papel histórico.
Santos Domínguez

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Mi Sistema - Nimzowitch Aaron

    Sistema Nimzowitch Aaron

    Este libro constituye un método de enseñanza, contrastado a lo largo de más de 75 años, y que ha convertido en grandes maestros a generaciones de ajedrecistas d... Leer el resto

    Por  Ajedrezcehegin
    AJEDREZ, LIBROS
  • Mi tío

    Recuerdo Mi tío como una película divertidísima. Puro Jacques Tati. A Tati pocos lo conocen hoy. Hace unas semanas quise comprarme el pack con sus principales... Leer el resto

    Por  José Angel Barrueco
    CINE, CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Mi capital

    capital

    Se cumplen veinte años del final de la WWII, la batalla del siglo XX que nació del revanchismo inculcado en varias generaciones europeas por la remota detonació... Leer el resto

    Por  Alfonso
    SOCIEDAD
  • "Ayer quemé mi casa", Quique González

    "Ayer quemé casa", Quique González

    Conocí a Quique González de la forma más primitiva que existe. Un día cualquiera alguien te cuenta lo maravilloso que es tal artista o lo bien que suena tal... Leer el resto

    Por  Alebaster
    MÚSICA
  • Mi pan

    Mucho me temo que me voy a poner profunda, así que ya podéis abrir los paraguas .Hace mucho tiempo que intento hacer masa madre, mi propia levadura para el pan ... Leer el resto

    Por  Delantal
    RECETAS
  • Mi asma y mi embarazo.

    asma embarazo.

    Antes de nada, muchísimas gracias por los comentarios que me dejasteis ayer para animarme, os lo agradezco un montón... Me diagnosticaron asma a los 12 años,... Leer el resto

    Por  Una Mamá (contra) Corriente
    DIARIO, MATERNIDAD
  • Mi AIG

    Por fiiiinnn, que ganas tenía de recibirlo, ya pensaba que mi amiga invisible se había olvidado de mi, pero no, es una nueva amiga de Portugal, se llama... Leer el resto

    Por  Mar
    RECETAS

Dossier Paperblog

Revista