Revista Cine

La crónica francesa; La absoluta depuración de un autor

Publicado el 20 octubre 2021 por La Henryteca @LaHenryteca
Por Victor Fernández.

Wes Anderson es sin duda uno de los autores más destacados y particulares del cine actual. Sobre todo teniendo en cuenta que sus producciones vienen con un fuerte impulso hollywoodiense, donde la marca personal cada día es más difícil de dejar huella entre las grandes franquicias y películas de consumo. Por ello, La crónica francesa sorprende tanto en su absoluta anti-narración y marcada fijación en las formas.La crónica francesa; La absoluta depuración de un autorEl cineasta de Texas tiene un estilo visual y narrativo marcadamente personal. Sus películas y piezas audiovisuales son reconocibles a kilómetros de distancia. Su impronta, además, ha empezado a dejar una fuerte influencia en muchos autores jóvenes que tienen en su forma de hacer cine un absoluto referente.Aunque las tramas son importantes en el cine de Anderson, es su aspecto visual de colores pastel, planos y escenarios geométricamente perfectos maquetas descomunales, zooms, travellings imposibles y movimientos de cámara veloces y viñetescos, los que hacen de su forma de narrar una auténtica personalidad detrás de las cámaras.La crónica francesa; La absoluta depuración de un autorSus cuentos mezclan dos fascinantes universos donde se encuentran de lleno el imaginario infantil de un niño en el cuerpo de un adulto, y la comicidad adulta de un hombre hecho y derecho que todavía fantasea con ser el pequeño creador de mundos imposibles.Así su cine ha pasado por la animación (Fantástico Sr. Fox e Isla de Perros), por las aventuras veraniegas de primeros amores y adolescencia (Moonrise Kingdom o Academia Rushmore), por los cuentos y relatos aventurescos (Life Aquatic o El Gran Hotel Budapest), hasta las comedias dramáticas familiares (Los Tenenbaums o Viaje a Darjeeling).La crónica francesa; La absoluta depuración de un autor
En todo este universo, donde la trama mantenía un hilo conductor medianamente claro, a través del cual iba exponiendo, cada vez más, su marcada tendencia a la perfección compositiva y visual, es donde sorprende y encuentra algo de sentido a su proceso evolutivo una película como La crónica francesa.Ambientada en la redacción de un periódico estadounidense en una ciudad francesa ficticia del siglo XX, la película adopta la estructura de un periódico, con sus artículos y noticias, para narrar varias de ellas en un absoluto homenaje al periodismo y, sobre todo, a la libertad creativa.La crónica francesa; La absoluta depuración de un autorAnderson consigue con esta estructura casi anti-argumental, aunque cada historia y artículo tiene su hilo conductor, su película más recargada y desbordante a la vista. Una mezcla de formatos en la que tiene cabida el color, el blanco y negro, la animación 2D, las maquetas, los cambios de aspecto en la pantalla... Un festín visual donde cada plano está medido a la perfección.El problema que tiene Wes Anderson, así como su cine, es que esa obsesión con la depuración de sus formas le ha llevado a realizar películas de armazón perfecto, pero con poco alma en su interior. Ya le ocurría en la anterior Isla de Perros, y aquí, por momentos, vuelve a caer en ese preciosismo que a mucho espectador puede resultar perezoso y vacío.La crónica francesa; La absoluta depuración de un autorSin embargo, más allá del manierismo y la composición visual, la película consigue un mundo propio de exquisito ingenio donde la utilización de sus actores habituales y el cariño que muestra hacia el universo que homenajea traspasan la pantalla convirtiendo estas historias cortas en placeres extravagantes.La crónica francesa es el Wes Anderson más depurado. Un paso adelante en su carrera donde los conceptos siempre presentes en su cine se multiplican abriendo nuevos juegos conceptuales y capas. Narrativamente también es su obra más anti-argumental y atrevida. Una cinta asombrosamente interesante.

  • [message]
    • ##check## Lo bueno
      • La perfección compositiva y conceptual que logra en la que es su película más depurada.

    • ##times## Lo malo
      • Que su obsesión con perfeccionar un estilo lleve a muchos espectadores aburrirse en su armazón visual.

  • [accordion]
    • Ambientación 9.5
      • Fascinante. Los universos de Wes Anderson son delicias visuales, pero en está película tiene algunos de los instantes más bellos de su carrera a nivel estético y de ambientación.
    • Desarrollo de Personajes 6.0
      • No logra profundizar del todo en sus personajes tratándose de varias historias, pero alguna de ellas tiene un estudio más o menos consistente.
    • Argumento / Guión 6.5
      • Un homenaje al periodismo que acoge la estructura de un periódico para formar su argumento. No es lo mejor, pero es muy interesante.
    • Banda Sonora 8.0
      • Como siempre, las composiciones de Alexandre Desplat son perfectas para el universo Wes Anderson.
    • Entretenimiento 6.0
      • Es más fascinante en sus formas que en el entretenimiento que consigue. En ocasiones es, como mucho cine de Anderson, algo repetitivo y puede resultar aburrido.
    • Montaje / Innovación técnica 9.0
      • Con cada nueva película, Anderson innova más en la creación de escenarios y formas técnicas de plasmar sus universos. Consigue momentos fascinantes.
  • [message]
    • Puntuación Total  7 / 10
      • EstrellaEstrellaEstrellaEstrellaEstrellaEstrellaEstrella

Trailer:Fuente Imágenes: Searchlight Pictures


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas