Revista Religión

La década de oro: El Año 2008, el de la visita del Conde y el 75º aniversario del Besamanos

Por Soy_pastoreno

La década de esplendor que en la hermandad de la Divina Pastora de Cantillana supuso el periodo comprendido entre 1999 y 2009, tuvo uno de sus momentos álgidos en el año 2008, año de acontecimientos, rica vida de hermandad y valiosos estrenos que aumentaron el patrimonio material y sentimental de los pastoreños.

Las Fiestas Mayores de 2008

Las fiestas pastoreñas de 2008 estuvieron marcadas por el 75 aniversario del besamanos de la Pastora y la presencia del conde de Cantillana, don Tirso de Olazábal Ruiz de Arana, que acompañado por parte de su familia, asistió a la Función Principal del día 8 de septiembre.

Otra presencia, aunque más habitual, fue la de la lluvia, que no sólo acompañó parte del camino de la romería, sino que también se hizo presente en la calle Martín Rey y en la plaza del Llano, durante la procesión triunfal de la Divina Pastora.

Las fiestas comenzaron con el mismo entusiasmo y expectación de siempre, la noche del 31 de agosto, con el traslado de la Virgen al Risco y la Salve con la que se le saluda en la entrada del mes de septiembre.

La novena comenzó el sábado día 6. El día 7 salió de la parroquia el Santo Rosario de hermanas, prólogo tradicional de la fiesta mayor. El Rosario como es costumbre secular de nuestra hermandad fue presidido por dos hermanas que simbólicamente portan el Simpecado de la Virgen, en esta ocasión fueron Pastora del Carmen Aparicio Rivero y Gregoria García Vasco.

La mañana del día 8 llegó al pueblo don Tirso de Olazábal, XIII conde de Cantillana, acompañado por sus hijos y nieto, para participar en las fiestas. Todos quedaron gratamente sorprendidos por el recibimiento del que fueron objeto, por la brillantez de los cultos y, sobre todo, por la imagen singular de la Divina Pastora y las muestras de sincera devoción del pueblo.

El Conde de Cantillana ingresó en la Hermandad junto a varios miembros de su familia y fue recibido por el hermano mayor Antonio Castaño y la junta de gobierno aquel 8 de septiembre con motivo de su asistencia a la Función Principal.

Rememorando a sus antepasados, el actual Conde de Cantillana, el Excmo. Sr. don Tirso de Olazábal Ruiz de Arana, 13º de este título, quiso reforzar sus vínculos seculares con Cantillana y la hermandad pastoreña ingresando como hermano de la misma junto a su hijo mayor, heredero del título, don Tirso de Olazábal Cavero, y a la esposa de éste, doña Joana de Noronha da Cunha Reis, y su hijo Jaime. Todos ellos asistieron el 8 de septiembre de 2008 a la Función Principal de Instituto de la hermandad a cuyo inicio juraron las reglas en la Capilla Mayor ante el Risco y se les impusieron las medallas del Redil.


Minutos antes recorrieron, acompañados por miembros de la hermandad, las principales calles del pueblo y fueron recibidos oficialmente por la junta de gobierno y las autoridades locales a las puertas de la parroquia. Tras la solemne función religiosa, en la que ocuparon lugar preferente después de las autoridades y la Junta y en la que el Sr. Conde y su hijo y nieto hicieron la Protestación de Fe y el Voto de la Realeza Universal de la Virgen como es costumbre de los hermanos varones de la institución, fue descubierta por don Tirso una cerámica conmemorativa frente a la puerta principal de la parroquia en homenaje a sus antepasados los Vicentelo de Leca, señores y condes de Cantillana, costeada por el coro de la hermandad. Éstos edificaron el templo parroquial y establecieron en él el culto a la Divina Pastora, pues el fundador de esta hermandad en 1720, el célebre capuchino fray Isidoro de Sevilla, era familia por línea paterna de los condes, ostentando el título en aquella lejana fecha don Manuel Vicentelo de Leca y Silva, cuyo sobrino Joaquín Lorenzo Ponce de León y Vicentelo lo heredó y es ascendiente del actual conde.

Finalizados estos actos tuvo lugar una recepción oficial en la casa de la familia Sarmiento Solís, que tuvo la deferencia de ofrecer y decorar para tal fin esta mansión del siglo XIX muy vinculada con la Pastora y en la que se hospedó el beato Marcelo Spínola cuando asistió a las fiestas mayores pastoreñas de 1900.

Ya por la tarde, don Tirso y su familia asistieron emocionados a la bajada de la Virgen del Risco y su colocación en el paso procesional, besando devotamente su mano cuando la imagen pasaba ante ellos.

Maravillosa impresión, según sus propias palabras, causó en estos ilustres invitados el desbordado fervor mariano hacia la Divina Pastora de este pueblo y la magnificencia de sus fiestas mayores, agradeciendo de corazón las atenciones recibidas y manifestando su solicitud, servicio y colaboración a la hermandad para cuanto sea necesario y el deseo de toda la familia de mantener siempre vivo, acrecentándolo aún más, los vínculos personales, los de su casa y título con la Divina Pastora de las Almas.

Don Tirso deseaba dejar constancia de su vínculo con un regalo a la hermandad, un gran tapiz bordado con su escudo condal para la tribuna del coro de la parroquia.

Así lo trasmitió también el conde el 28 de febrero del siguiente año en su domicilio de Madrid, en el recibimiento que hizo a una representación de la hermandad junto a otros de sus hijos y varios de sus hermanos y donde se ofreció para costear el hermoso tapiz con las armas condales bordadas que se confeccionó para el exorno de la parroquia en las fiestas mayores, que fue diseñado por el artista local Luis Manuel López y que conmemora esta distinguida visita y el ingreso de tan nobles señores en el seno de la ilustre hermandad pastoreña.

A las 10 de la noche, la Virgen hizo su salida de la parroquia para recorrer triunfalmente las calles cantillaneras. La lluvia hizo una débil presencia en la calle Martín Rey, uniéndose a los pétalos de las rosas, para caer levemente sobre la Divina Pastora, como no se recordaba desde los años cuarenta del pasado siglo.


Destacó la bendición de un retablo de cerámica con la imagen de la Divina Pastora, en conmemoración de la imposición del báculo de oro a la Virgen, con motivo del 300 aniversario de la devoción pastoreña, hecho del que se cumplían cinco años. La citada cerámica, obra del ceramista y escultor Luis Manuel López Hernández, donada por doña Pastora de la Hera Sayago, fue colocada por la hermandad en la plaza del Llano, en la casa de la familia Bueno Naranjo, que desinteresadamente cedió la fachada de su domicilio para su colocación.


La novena terminó el día 14 con la solemnísima procesión del Santísimo Sacramento por las calles cercanas a la parroquia y el Rosario de hermanas, en este caso fueron las hermanas Pastora Hernández Barrera y Manuela Hurtado Berrocal las que lo presidieron; tras el Rosario, el Simpecado quedó de nuevo depositado en su parroquia, como finalización de esta primera parte de los cultos de septiembre.


La romería cerró las fiestas como manifestación destacada de religiosidad popular y muestra de devoción cantillanera a la Divina Pastora de las Almas. La lluvia, que apareció en varias ocasiones, no impidió que se realizasen con normalidad todos los actos y cultos programados. El regreso y la entrada triunfal en la Villa y en la parroquia demostraron, una vez más, que las fiestas pastoreñas están por encima de todas las adversidades, incluidas las climatológicas.

Para la Romería, aquel año fue designada romera mayor la señorita Pastora del Carmen Barrena López, y damas las señoritas Yolanda Ortiz Maqueda, Mª del Carmen López Rivero, Mª Teresa Conde Morales y Mª Soledad Ballesta Rodríguez. La romera infantil será la niña Mª José Heredia López y sus damas, las niñas Pastora Mª Esmerado Álvarez, Mª Soledad García Lozano, Mª Luisa Meléndez Durán, Pastora Hidalgo Barrera, Pastora Mª Núñez Hidalgo y Gema Rondón Espinosa.


Este año, además, se celebraba el 75º aniversario del besamanos de la Divina Pastora, instituido el 17 de septiembre de 1933, siendo el primer besamanos que se celebró en Cantillana, luego pasó a celebrarse en la histórica jornada del 7 de septiembre en la que se mantuvo y dio origen a la popular romería fundada en 1952. Con el tradicional y devoto besamanos se cerraron las fiestas como es costumbre.

Otros acontecimientos, noticias y vida de hermandad en aquel brillante año 2008

Su arranque llegó con los fríos de diciembre. En Navidad, la ermita se engalanaba para celebrar el Nacimiento del Buen Pastor con el Belén Monumental, que se superaba a sí mismo cada año. En la Navidad de 2007-2008 este grandioso montaje (figuras de tamaño académico revestidas, escenografía de corcho, lentisco y romero, lienzo con paisaje como fondo) contó con una novedad, una portada pintada en arquitectura de perspectiva, simulando un tímpano con dos ángeles que remangan un cortinaje de damasco rojo y que está rematada en su parte inferior por una bambalina en la que se lee la leyenda veterotestamentaria De ti Belén nacerá un Jefe que será el Pastor de Israel (Libro del Profeta Miqueas).

El día 25 de diciembre, tras la misa de la solemnidad de la Natividad de Cristo, el santuario acogió el besapiés del Divino Pastor, culto que se recuperó en 2006 (repitiendo una iniciativa nacida en 2000, Año Santo Jubilar) y que caló profundamente entre los pastoreños. Así lo demostró el incesante fluir de devotos que, al igual que otros años, acudieron a venerar al Pastorcito hasta el anochecer.

La imagen lució el cayado de oro bajo el dosel adquirido por entonces para este uso. Como antesala de los cultos navideños, el 23 de diciembre, la ermita fue el marco para el IV Concierto de Navidad, organizado por el grupo joven de la hermandad. En esta ocasión, el coro Madre de Dios del Rosario (Triana, Sevilla) interpretó un interesantísimo repertorio de villancicos antiguos rescatados por ellos mismos de la tradición lírica oral de Andalucía.

En febrero, los fuegos marianos de la fiesta de las Candelarias volvieron a iluminar Los Pajares. Candelas en todas las calles, en las puertas de todas las casas. También en la explanada de la ermita, donde se bendijo una gran hoguera que dio luz a todas las velas que participaron en la procesión litúrgica por los aledaños del santuario. Tras este preámbulo tuvo lugar la misa y la presentación a la Virgen de los niños nacidos durante el año, que fue como siempre un acto entrañable y multitudinario. Siguió una noche de alegría y diversión por todos los rincones de la aldea. A la mañana siguiente, domingo 3 de febrero, la hermandad quiso redondear estas celebraciones, que gozaban ya de un importante respaldo, con unas carreras de cintas a caballo, competición popular que fue implantada en Cantillana por nuestra corporación en el año 1929. Se celebraron en la avenida de la Romería y en ellas participaron un elevado número de jinetes.

II Torneo Divina Pastora de fútbol sala

En el mes de febrero la cuadrilla de costaleros organizó, por segundo año consecutivo, un partido de fútbol sala a beneficio del proyecto de los faldones del paso. Compitieron amistosamente dos equipos formados respectivamente por hermanos costaleros y diversos artistas como El Mani, Pepe da Rosa, Árcangel, Enrique Casellas, David Gutiérrez, Cantores de Híspalis, Rafa Serna, etc.


La hermandad de la Macarena de esta localidad, a la que pertenecen varias familias oriundas de Cantillana, colocó la imagen presidiendo la delantera del paso de palio y una representación de la hermandad cantillanera asistió a la bendición.

Cuando un grupo de cantillaneros coincide fuera de su pueblo, especialmente por razones de trabajo y familia, allí está la Divina Pastora, su imagen, su devoción, sus fiestas... Ocurre en muchos sitios y uno de estos es Parla, un pueblo dormitorio de Madrid donde la colonia de andaluces es grande y el amor de estos por sus tradiciones, devociones e idiosincrasia es mayor.

Allí fundaron hace 25 años, a instancias de un grupo de andaluces, una cofradía y hermandad que resume todo lo mejor del patrimonio devocional e iconográfico autóctonos de Sevilla: Jesús del Gran Poder, la Virgen de la Esperanza Macarena y, por iniciativa de un grupo de cantillaneros que allí viven y trabajan, también la Divina Pastora.

Algún tiempo llevaba un grupo de hermanos de la Macarena de Parla, los más vinculados a Cantillana, anhelando el poder llevar una imagen de la principal devoción cantillanera en el paso de palio que procesiona cada Miércoles Santo. En 2008, coincidiendo con su 25 aniversario fundacional y gracias a una donación, vieron su deseo.

El 24 de febrero de 2008, varios miembros de la junta de gobierno de la Pastora asistieron en la iglesia de los Santos Justo y Pastor de Parla a la bendición de la imagen de su titular, de 30 centímetros, fundida en bronce y bañada en plata, ejecutada por el escultor cantillanero Luis Manuel López.

Después de la función solemne, la hermandad de la Macarena ofreció a la representación pastoreña un almuerzo donde se estrecharon lazos entre ambas.

El 23 de febrero de 2008, recibió a la hermandad en su domicilio de Madrid El señor don Tirso de Olazábal Ruiz de Arana, descendiente de los Vicentelo de Leca y 13º Conde de Cantillana. Una representación de la Hermandad de la Pastora formada por el hermano mayor y varios miembros de la junta de gobierno, le hizo entrega de unos recuerdos de la Virgen y de Cantillana, al igual que en 1971, cuando la hermandad visitó a Doña María Isabel de Arana (q.e.p.d.), entonces Condesa de Cantillana y madre del actual conde.

El vínculo de los Condes de Cantillana con la Divina Pastora se remonta a principios del siglo XVIII, cuando se establece el culto pastoreño en este pueblo teniéndoseles como verdaderos promotores y mecenas del mismo, por su vinculación familiar con fray Isidoro de Sevilla, fundador de la hermandad en 1720. Numerosas fueron las atenciones dispensadas por don Tirso y sus hijos Pelayo y Antón, a los miembros de la hermandad, quienes les explicaron la vinculación con el título y rememoraron aquella otra histórica visita a la condesa de hace 37 años.

Ellos, por su parte, se interesaron por la imagen de la Divina Pastora y la historia y curiosidades de la hermandad y de la villa mostrando su deseo de visitarla con motivo de las fiestas mayores, a lo que la hermandad correspondió invitándolos oficialmente el 8 de septiembre, para asistir a la Función Principal y presenciar la procesión nocturna. Grata impresión les causó a los representantes pastoreños el detalle de encontrar un portarretrato con la Pastora de Cantillana en el salón principal del conde y conocer por su propia boca el cariño y afecto que su madre profesaba a esta imagen, cuya fotografía en marco de plata presidió su dormitorio hasta su muerte.


Salida extraordinaria de la Pastora de Triana

El Pregón de las Glorias de Sevilla tuvo en 2008 matices eminentemente pastoreños. La pregonera, Irene Gallardo Flores, periodista e hija del también pastoreño y maestro de capataces sevillanos Alberto Gallardo, recordó en su disertación la devoción por antonomasia de Cantillana: "[...] Por eso Pastora mía, Tú vives en Cantillana. Y te acuna desde siempre un Viar de espumas blancas y la Vega y Los Pajares... Y es que tu ermita, Pastora, de oro tiene puntales que no derriban los vientos y tampoco vendavales [...]". Y todo ello en presencia de la Divina Pastora de la parroquia trianera de Santa Ana, imagen elegida en esta ocasión para presidir dicho acto mariano. Una representación corporativa de nuestra hermandad acompañó a la Virgen en su procesión extraordinaria de regreso al arrabal el 4 de mayo.

Cantillana con la gala 2008 de 'Se llama copla'

La hermandad consiguió reunir a más de 2.000 personas en la plaza de toros de Cantillana. Por tercer año, se organizó en julio, con gran aceptación por parte de hermanos y visitantes, un espectáculo de primera magnitud con objeto de recaudar fondos para la institución.

En esta ocasión se eligió uno de los conciertos de la gira veraniega del popular programa de Canal Sur Se llama Copla. Actuaron los cinco finalistas de la pasada edición más un artista invitado. El evento se saldó con un rotundo éxito de público y recaudación.

El 22 de junio, la localidad sevillana convocó a más de 20 corporaciones de toda Andalucía para participar en esta jornada festiva ya tradicional.

Tras casi una década de historia, la Confraternidad de Hermandades de la Divina Pastora (hoy tristemente suspendida) continúaba su importante labor de vertebración y promoción de la devoción a la Madre del Buen Pastor, alentando cualquier iniciativa que tenga por objetivo engrandecer la advocación pastoreña y coordinando año tras año la reunión anual de las hermandades que la componen. La comisión ejecutiva de la Confraternidad propuso como sede del encuentro de 2008 a Villanueva del Río. Esta población de la Vega del Guadalquivir cuenta desde 1977 con una agrupación de fieles humilde pero entusiasta, que fue apadrinada por la hermandad de Cantillana y que rinde culto a una antigua imagen de la Divina Pastora; la Virgen llegó al pueblo gracias a la mediación de don Álvaro Dorado, sacerdote villarroteño. Esta elección respondía en parte a una tendencia seguida en aquellos últimos años de la Confraternidad, según la cual se pretendía que las hermandades que por sus circunstancias particulares estaban menos implicadas en la vida ordinaria de la Confraternidad se integraran en la dinámica de la institución, que gracias a ello creció notablemente en el pasado lustro y ya tenía amplia representación en todas las provincias andaluzas.

El encuentro comenzó con un rosario público en el que participaron los simpecados y representaciones de todas las hermandades asistentes: Cantillana, las sevillanas de Santa Marina, Triana, Capuchinos, San Antonio, San Fernando, Málaga, Jaén, Ronda, Aracena, Motril, Utrera, Almadén de la Plata, Cádiz... Tras él, a las doce de la mañana se celebró en la Iglesia de Santiago Apóstol (edificio mudéjar del s. XV) la Solemne Función Eucarística, oficiada por el Ministro Provincial de la Bética Capuchina, fray Mariano Ibáñez OFM Cap. La Pastora de Villanueva presidió la celebración entronizada en un risco, montado de manera extraordinaria para la ocasión. Terminada la misa, tuvo lugar el pleno de hermanos mayores, del que salió elegida Motril como sede del encuentro de 2009 y en el que se dio noticia del proceso de aprobación de los nuevos estatutos. Los actos concluyeron con el almuerzo de convivencia en el Parque Municipal. Como es habitual, nuestra hermandad aportó al encuentro un nutrido grupo de participantes.

Peregrinación a Caravaca y ruta cultural de verano 2008

Del 28 de junio al 5 de julio, un grupo de hermanos participó en la ruta cultural que se organizaba todos los veranos. La de 2008 incluía una peregrinación al Castillo Santuario de la Santa y Vera Cruz de Caravaca, donde fue recibida la representación de la hermandad, que asistió a la santa misa y veneró a continuación la sagrada reliquia. Se visitaron también las ciudades de Lorca, Valencia, Teruel, Albarracín, Molina de Aragón, Medinaceli y Alcalá de Henares. En cada una de ellas se recorrieron sus principales monumentos y lugares de devoción mariana, como la basílica de Ntra. Sra. de los Desamparados en Valencia y la ermita Santuario de la Virgen de la Hoz en Molina.

La hermandad adquirió un local en la plaza del Palacio anexo al almacén donde se guardan los enseres del risco

El mes de agosto la hermandad adquirió un estratégico local de esquina sito en la plaza del Palacio muy cerca del camarín y dependencias parroquiales de la Hermandad y contiguo al almacén de la Sacramental donde históricamente se guardan distintos enseres del Risco. El local se adquirió con la finalidad futura de emplearlo como dependencias de la hermandad para el mejor desarrollo de sus fines.

El 2008 fue, como la mayoría de esos años de esplendor pastoreño, un año de muchos y grandes estrenos que engrosarían el rico patrimonio de la hermandad.

Entre ellos destacó el de uno de los faldones laterales del paso. Ese proyecto de faldones, magna obra de envergadura material, temporal y económica, que comenzó a gestarse en el año 2004 gracias al comprometido entusiasmo de nuestra ejemplar cuadrilla de hermanos costaleros y especialmente de una comisión de ellos que a lo largo de todos estos años han demostrado al pueblo un celo incansable por este ambicioso proyecto. El esfuerzo derrochado por estos pastoreños de las trabajaderas ha impulsado aquella idea primera en una admirable levantada al cielo, ganándose de esta manera el cariño y apoyo masivo de los pastoreños en todas las actividades que organizan. Para aquel año se presentó el tercero de estos faldones, uno de los laterales, que no procesionó, por motivos estéticos, hasta que no estuvo concluida la última de estas caídas. La pieza realizada este año mantiene el suntuoso diseño de las anteriores, obra de Luis Manuel López, aunque amplía lógicamente su longitud. Luce el escudo del cardenal Fray Joaquín Lluch y Garriga, quien fue hermano mayor honorario y otorgó unas importantes indulgencias en 1882. Fue confeccionado en Morón por el taller de Manuel Solano.


Se recuperó otra pieza del grupo escultórico dieciochesco de la Virgen: la oveja que se colocaba antiguamente a la izquierda de la Divina Pastora con una de sus patas delanteras levantada. Fue desgraciadamente destruida en 1936 y desde entonces triste ha sido el recuerdo de este encantador borrego que en 2008 felizmente se recuperaba. La nueva pieza de imaginería representa, junto al ya recuperado San Miguel, un gran hito para el arte pastoreño, puesto que se consiguió recrear a la perfección la forma y proporciones de las obras perdidas.

Fue tallada en madera de cedro por el escultor Luis Manuel López Hernández y donada por José Manuel Pablo Martínez y Carmen Martínez Núñez.

Otro importante estreno fue la donación de un aderezo de oro y esmeraldas, conjunto de joyas que donó Concepción Conde Jiménez en memoria de su padre y hermano (Q.E.P.D.). Está formado por un par de pendientes y un lazo con cruz como colgante de pecho y es obra de fines del siglo XVIII, elaborada en oro amarillo de 18 quilates con engaste de multitud de esmeraldas. Toda su labor decorativa se basa en los tallos florales y los rosetones circulares y periformes típicos de la joyería barroca española.


Para el besamanos de mayo, estreno la Divina Pastora una nuevas toca. Precioso tul con encaje del siglo XIX con abundante bordado de lentejuelas e hilillos de oro que componen dos festones y un interior tachonado de flores y tallos, fue donada por Manuel Alés Reina, Ana María Castaño Rodríguez y Pastora María Fernández Alés.

Junto a la toca, estrenó un nuevo sombrero compuesto a partir de un precioso y antiguo encaje de hilo de oro, un antiguo lazo de terciopelo bordado y varias flores de talco doradas. Fue estrenado conjuntamente con la toca y las joyas ya reseñadas en el besamanos de mayo. Lo confeccionó y regaló el bordador cantillanero José Benito Molero Pérez.

La Hermandad recibió también la donación de una pintura de la Divina Pastora de Cantillana, obra de Antonio Barrera Sayago y donación suya. Se trata de un gran lienzo sobre tabla de 118x80 cm. pintado al óleo, representando un bellísimo perfil de la Divina Pastora, acompañada de la oveja y el Divino Pastor, bajo un frondoso almendro que deja ver al fondo un paisaje de Cantillana. La Hermandad quedó muy agradecida a este artista cantillanero, residente en Madrid, por su generoso gesto, y el valor de este importante regalo.

El Divino Pastor, estrenó también ese año una nueva prenda para su ajuar, se trata de unas calzas de color rosa, bordada en oro con flores de canutillo y lentejuelas, fueron donadas por las niñas Pastora y Lucia Barrera Sarmiento. Estrenó también el Pastorcito dos cuernas de hueso y oro, donación de Pastora María Palma Vega, realizadas en hueso y oro, con engaste de piedras preciosas. Lleva las iniciales de los santos óleo y crisma, como símbolo sacerdotal y real de Cristo.

Para las credencias del altar del triduo de mayo, se estrenaron dos paños confeccionados y donados por María de la Encarnación Civantos y Pastora Ortiz Castaño a partir de unas antiguas blondas de hilo hechas con encaje de bolillos.

Así mismo, fue donado un antiguo rosario de cuentas de plata, regalo de Dolores Sanz Sánchez para la Divina Pastora. Contiene en los misterios distintas medallas de devoción personal. La Virgen lo vino luciendo durante varios años en su camarín junto al antiguo báculo del siglo XVIII y diadema de plata.

Se estrenó también una nueva tarima para la peana de la Virgen, se trata de la pieza que se coloca bajo la peana de la Virgen para alzar el manifestador eucarístico del risco. Este plinto de orfebrería así como las gradas que conforman el plan de altar para la novena, están configuradas a partir de las chapas repujadas que formaban el baquetón del antiguo paso. En 2002 fueron restauradas las gradas y este año el orfebre cordobés Jesús Amaro llevó a cabo la restauración de la peana, que ha sido enriquecida con varias cornisas.

Luce además los escudos del redil eucarístico, franciscano, dominico y del rosario, así como cuatro grandes acantos para las esquinas.

Se continuó la elaboración de un nacimiento especialmente artístico para la ermita pastoreña y este año de 2008 se estrenó una bella portada de arquitectura fingida con una bambalina donde reza una frase de la profecía mesiánica de Miqueas. Pende de ella una aparatosa cortina que da paso a la escena de forma muy teatral. Todo ello fue elaborado por varios artistas de la hermandad. Así mismo Pastora Amores Amores, Francisca López Daza y Pastora de la Hera Sayago elaboraron varios trajes para las figuras, y esta última, la ejecución de dos paños para el altar.

Se estrenó un nuevo retrato pintado al óleo sobre lienzo del Cardenal Marcelo Spínola, hermano mayor de la hermandad desde 1901, figura desde entonces en el despacho de la casa de la hermandad. Fue realizado por el pintor Eduardo Martínez Pérez y estrenado en el triduo del beato, en enero de 2008. Recientemente se ha cambiado su ubicación a la Ermita Pastoreña.

Por último se estrenó una peana plateada de San Miguel, donada por fray Miguel de Cantillana para exponer al culto la nueva imagen de San Miguel arcángel. Fue estrenada en el triduo de mayo.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista